Tesis

Los usuarios del fútbol base reclaman más calidad en las instalaciones

La tesis elaborada por Martínez Caro, que versa acerca de cómo se gestionan este tipo de clubes, esgrime además que jugadores, padres, técnicos y árbitros valoran positivamente el esfuerzo y atención de estas entidades para solucionar los problemas diarios

01.12.2015 | 00:31
El nuevo doctor Martínez Caro junto al ayuntamiento de Cartagena.

Los usuarios del fútbol base consideran que la calidad de las instalaciones deportivas de las que ellos hacen uso son claramente mejorables, tanto en equipamientos, como material deportivo o calidad de los servicios. Así se desprende del estudio que ha llevado a cabo Eduardo Martínez Caro, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Ciencias de la Información, y que servía para su tesis doctoral, presentada el pasado viernes bajo el título 'Gestión de la calidad en clubes de fútbol base de la Región de Murcia'.

Este estudio, destinado a jugadores, padres y madres, técnicos y árbitros, que se elaboró en la campaña 2012/2013, trataba de determinar la satisfacción e importancia que dichos protagonistas designan a factores tan dispares como las instalaciones que usan; la fiabilidad que les ofrecen sus clubes; la capacidad de respuesta de los mismos ante los problemas e imprevistos que les pueden surgir; la seguridad –formación, competencia o comportamiento del personal del club, entre otros–; y la empatía –atención, preocupación– de las entidades deportivas dedicadas al fútbol base.

Concluye la tesis de que el nivel de estos factores es positivo y el aprobado es general. De las más de mil encuestas que Martínez Caro trasladó a jugadores, padres, técnicos y clubes de un total de 25 entidades deportivas de Cartagena y Comarca (San Javier, San Pedro, La Unión, Los Alcázares, Fuente Álamo, Mazarrón y Torre Pacheco), sobresale el hecho de que el principal escollo que se encuentran los usuarios está en las instalaciones deportivas usadas para la práctica del fútbol base.

Consideran que requieren acciones urgentes los equipamientos del club (campos de fútbol, porterías, vestuarios o aseos), así como proporcionar materiales deportivos adecuados (balones, petos, picas o conos), equipaciones deportivas o servicios con una adecuada relación calidad precio.

Por contra, estos mismos encuestados concluyen que se viene produciendo un derroche de recursos por parte de los clubes en la formación del personal de los equipos, la calidad gestora-docente de los mismos o la atención personalizada ofrecida por los clubes. No deja de ser curioso para destacar este asunto, ya que a pesar de que observan como dispendio el gasto en la formación de los monitores y entrenadores, las competiciones federadas en las que los niños y niñas están inmersos exigen cada vez más titulaciones y mejores formadores.

Insiste Martínez Caro que esto no quiere decir que se suspenda en la calidad de las instalaciones deportivas usadas o que directamente los usuarios crean que se está tirando dinero en la formación de los entrenadores. «El nivel de satisfacción entre este grupo de encuestados es alta», destaca el técnico municipal del ayuntamiento de Cartagena, «lo que ocurre es que hay factores a mejorar, sin ninguna duda, y otros que observamos que están valorados de forma muy adecuada».

Señalaba el estudio otro asunto interesante, y es que cuando se le ha preguntado a los jugadores por la preocupación y atención de los dirigentes de los clubes, el nivel de satisfacción es alto, pero no ocurre lo mismo cuando los entrevistados eran los padres o los árbitros. El nivel de percepción en la empatía no se observa igual cuando de chicos o de adultos se trata. El esfuerzo que se pone por solucionar los problemas, la amabilidad o accesibilidad y la atención rápida son valoradas positivamente.

«Es un estudio dirigido a los usuarios de los clubes de base que debe servir para informar directamente a sus dirigentes y que se pueda poner en práctica un plan de choque, pero indirectamente también van dirigidas estas conclusiones a las instituciones, sobre todo a los ayuntamientos, que son los que controlan a los clubes e instalaciones cedidas o colaboradas», explica Martínez Caro, quien obtuvo, dicho sea de paso, una calificación de sobresaliente 'Cum Laude' en su tesis.

Además, subraya que sería interesante hacer otros estudios futuros recogiendo las mejoras dentro de cinco años, para ver si se han producido cambios en los parámetros analizados. «Los clubes tienen cada vez más capacidad de gestión en instalaciones, actividades y programas y deben mejorar sus herramientas del servicio, incrementando su calidad, siempre con el control de los ayuntamientos y de las instituciones», concluye el nuevo doctor Martínez Caro.

Fue el pasado viernes cuando presentó la tesis y sus conclusiones en el Salón de Grado de la Facultad del Deporte en San Javier. La misma ha sido dirigida por Arturo Díaz, Decano de la Facultad del Deporte de la Universidad de Murcia, y Eva Martínez Caro, subdirectora de Calidad de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la UPCT de Cartagena. Los miembros del tribunal fueron: Leonor Gallardo –Universidad de Castilla La Mancha–; Juan Gabriel Cegarra (UPCT) y Antonio López Cabanes (Universidad de Murcia).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine