Mir, el 'gigante' de los mil goles

El murciano ha dado el salto del juvenil del Valencia al primer equipo, con el que debutó el pasado martes en Champions, y su nombre ya resuena en toda Europa

26.11.2015 | 04:00
Rafa Mir

Rafa Mir, un delantero corpulento (1,89 metros) y joven (18 años), es el nombre de moda en el Valencia. Este murciano de Javalí Nuevo ha pasado en apenas unos días del anonimato para el aficionado en general a ver plasmado su nombre en la elite del fútbol europeo, en un partido de la Liga de Campeones. Y es que el pasado martes fue la apuesta personal de Nuno en el duelo ante el Zenit.

Nadie esperaba de inicio la irrupción del prometedor ariete, que llevaba varias semanas llamando la atención del entrenador valencianista por sus destacadas actuaciones con el equipo juvenil, tanto en liga como en la UEFA Youth League (la Liga de Campeones de la categoría), competición en la que ha marcado seis goles esta temporada, siendo una de las grandes sensaciones en el continente europeo. Una sensación nada nueva para él porque, en realidad, Rafa Mir lleva toda la vida haciendo goles. Y haciendo muchos.

La lesión de Álvaro Negredo le abrió el camino al primer equipo. Dos semanas de entrenamiento le bastaron para ganarse la confianza de Nuno y saltar al once titular, a pesar de que el conjunto che se jugaba buena parte de su continuidad en la Champions frente a uno de los rivales más duros de su grupo como es el Zenit de San Petersburgo. El murciano jugó 56 minutos en un partido que acabó en derrota para su equipo, pero le valieron para mostrar sus virtudes sobre el césped a los ojos de toda Europa y, ya de paso, convertirse en el segundo debutante del Valencia más joven en la Liga de Campeones.

¿Pero quién es Rafa Mir? Primero hay que buscar en sus raíces. El fútbol le viene de serie. Hijo del mallorquín Magín Mir, quien fuera central del Cartagena en la temporada 1992/93 y luego del Real Murcia (96/98), con apenas 6 años empezó a jugar a fútbol sala. Sus primeros goles los marcó en el equipo de su pueblo, el CD Javalí Nuevo. Porque Rafa Mir siempre tuvo la portería en su punto de mira y fue un adelantado entre los chicos del pueblo.

Con edad prebenjamín, jugó con el benjamín del Javalí en su primer año y, al siguiente, se proclamó campeón regional, siendo además el máximo goleador del torneo con más de 100 tantos. Su capacidad para marcar no pasó desapercibida para los ojeadores del mejor club de la Región de fútbol sala: ElPozo. Allí siguió perforando redes –120 dianas firmó– y ganar con su equipo el Campeonato de España. Desde entonces, no paró de crecer. Ni de marcar.

El Ranero lo reclutó para el fútbol. Más de 140 tantos en dos temporadas le bastaron para llamar la atención de los grandes clubes nacionales. Renunció al Villarreal y fichó por el Barça, cumpliendo un sueño. A pesar de los 32 goles que hizo en La Masía, volvió a casa para jugar en el cadete del Real Murcia. Y otro año para enmarcar (45 tantos) le llevaron directo al Valencia, donde acumula ya cuatro temporadas (cadete A, juvenil C, juvenil B y ahora juvenil A), con casi 90 goles entre todos ellos.

Su ascensión en los últimos meses ha sido meteórica. Ni siquiera le ha afectado el cambio de posición dentro del campo. A pesar de que siempre ha sido un delantero, Miguel Ángel Angulo, técnico del juvenil B, lo situó el año pasado pegado a la banda derecha, posición que ya conocía de su etapa en el Barcelona. Pero aún así Rafa Mir ha mantenido ese don natural para seguir haciendo goles gracias a su velocidad y pericia para sortear rivales. Dentro del área es un delantero infalible. Su ídolo siempre fue el alemán Mario Gómez, un jugador de similares características tanto en su juego y, por qué no decirlo, también en su físico.

En el Valencia, un club tendente a la autocombustión obligado a apagar incendios semana tras semana, ha encontrado su sitio para seguir creciendo y terminar de formarse como futbolista profesional. Después de que el pasado sábado fuera convocado por primera vez con la primera plantilla para el partido de Liga ante Las Palmas –aunque al final se quedó sin debutar– su gran oportunidad le llegó el martes con esa titularidad en Champions que lo sitúa definitivamente como uno de los jugadores a seguir en España y en toda Europa. Su futuro está en sus manos. Y en sus goles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine