FÚTBOL. FC Cartagena
Cartagena21Marbella
 

La victoria vuelve con suspense

El FC Cartagena gana al Marbella después de una racha de cuatro empates consecutivos, aunque acaba pidiendo la hora tras finalizar el partido con uno menos Ceballos y Fede Laens, los autores de los tantos albinegros en la primera parte del choque

23.11.2015 | 11:18

El FC Cartagena lograba en la tarde de ayer retomar la senda de la victoria y lo hizo como siempre lo ha hecho en casa, con mucho sufrimiento, atrincherado atrás ante un Marbella volcado en ataque y padeciendo hasta el último instante en el que el colegiado pitaba el final del encuentro.
Los goles de Ceballos y Laens en la primera parte habían facilitado hasta el minuto 68 que los albinegros jugaran un partido plácido, sin sobresaltos con un equipo marbellí muy blando en ataque, sin apenas chispa ni llegada.

Pero la expulsión del defensa Ceballos lo cambiaba todo y provocó que esta tarde para relajarse se convirtiera de nuevo en una jornada no apta para cardíacos. El Marbella recortó distancias y atrincheró a un FC Cartagena que se defendió con uñas y dientes para evitar el empate y una nueva decepción.

Atípica fue la primera parte que se vio en el Cartagonova, no tanto por el juego de uno y otro equipo, sino por el resultado que lucía el electrónico al final de la misma. El 2-0 a favor de los albinegros no se había dado hasta el momento en un primer tiempo en casa, lo que supone que los cartageneristas encontraron el sitio por donde hincar el diente al oponente. Muy pronto se adelantaron en el marcador. Ceballos aprovechó un balón peinado atrás en un saque de esquina en el minuto 11 para embocar a placer el balón al fondo de las mallas, con la ayuda, eso sí, del brazo. Los marbellíes, con más presencia en medio campo, tocaban con fluidez, pero no encontraban el hueco donde dar el último pase a sus atacantes. Eso sí, gozaron de un sinfín de saques de esquina y en uno, minuto 28, Añón estuvo a punto de poner el empate, con un gran testarazo que detuvo con gran agilidad y reflejos Limones. Eso fue lo poco o lo mucho que hizo el bloque dirigido por Lorenzo Morón.

Los albinegros, por su parte, trataron de enlazar con más frecuencia que en otras ocasiones con sus hombres de arriba. Sergio García aparecía más, Ceballos se sumó con mucha frecuencia y Fede Laens estuvo en todas. Tanto fue así, que en una de ellas, minuto 34, el uruguayo se aprovechó de un despiste del portero visitante, quien no atajó un centro de Sergio García y por debajo de las piernas introdujo el balón Laens al fondo de la red. Se le estaban poniendo las cosas muy fáciles a los albinegros, como nunca antes las habían visto venir en una primera parte.

En la segunda el técnico visitante puso un poco más de mordiente en el ataque, con la entrada de Juanfri. Narváez lo intentó en el minuto 48 con un potente disparo desde la frontal del área. En esta oportunidad Limones estuvo muy atento y mandó a saque de esquina un balón que iba envenenado hacia su portería.

El choque caminaba sin sobresaltos. Los albinegros no estaban mejor que en otras ocasiones, pero jugaban con el factor del rival, porque el Marbella no había demostrado hasta el momento que incluso dominando el partido era capaz de inquietar casi la portería de Limones.

Pero todo cambió cuando Ceballos, quien había sido amonestado en el minuto 3 de partido, vio su segunda amarilla en el minuto 68 en una falta quizá intrascendente en el medio del campo. Al FC Cartagena le entraron los miedos esos a que nos tiene acostumbrados cuando el resultado es corto y sus dudas muchas. A pesar de tener el partido encarrilado, dio un paso atrás.

Víctor tuvo que sustituir a un Rivero que andaba con molestias en el pubis y puso a Palau en su posición. En joven mediocentro está falto de ritmo y llegaba casi siempre tarde a todas las acciones, por lo que su aportación fue mucho menor de la esperada. Además, el técnico decidió que Jonxa ocupara el carril izquierdo, mientras que Juanlu Hens bajó hasta el lateral derecho. Así las cosas, el conjunto dirigido por Víctor Fernández decidió poner atrás el autobús y despejar todo lo que le viniera del Marbella.

En una de esas, en el minuto 76 de encuentro, una acción por banda derecha del Marbella era finalizada por Alex Herrera, recién salido al campo, que remataba a placer un balón enviado por su compañero.

A catorce minutos para el final la situación se ponía muy complicada, ya que regresaban los fantasmas del pasado y tocaba ponerse el mono de trabajo para tratar de evitar una nueva debacle. Cuatro empates consecutivos en las últimas cuatro jornadas de liga es un lastre pesado de llevar, sobre todo ante una afición tan exigente como la albinegra, que estaba ya desde hace un tiempo recelosa por la situación de un equipo que no acaba de arrancar a pesar de que se llevan consumidas catorce jornadas de liga.

El técnico local se desgañitaba dando instrucciones a sus jugadores para que ayudaran en las marcas y no quedasen tan atrás, ya que su ámbito de actuación se había reducido a un cuarto del campo, renunciando por completo a salir con el balón controlado.

El Marbella lo intentó por medio de Herrera, el autor del tanto, con un disparo en el minuto 86 que no encontraba rematador final, pero que salía muy cerca del poste de la meta de Limones.
Luego fue su compañero Añón quien decidió intentarlo desde lejos, ya que la defensa cartagenerista se había convertido en una tela de araña, casi imposible penetrar en ella. El atacante mandó con dureza el esférico y su chut se marchó fuera por muy poco.

El FC Cartagena decidió matar el encuentro con algunas interrupciones que provocaron que el encuentro se alargara cuatro minutos más, pero ya el equipo rival no tenía ni fuerzas ni capacidad para martillear de nuevo la meta de los albinegros, por lo que el triunfo volvía al estadio después del 18 de octubre, que fue cuando el conjunto cartagenero venció por última vez –en aquella ocasión fue ante el Real Jaén–.

Con estos tres puntos el conjunto cartagenerista escala hasta la undécima posición, con 18 puntos sumados en las 14 jornadas jugadas. A día de hoy está situado en tierra de nadie, ya que se encuentra a los mismos puntos, es decir, cinco, de los puestos de fase por el ascenso que de la posición que le obligaría a jugar la fase por el descenso de categoría.

La próxima semana, los albinegros visitan el sábado a las seis de la tarde, el campo del Villanovense, equipo que ayer perdió ante el Recre y está en descenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine