Fútbol. UCAM-Real Murcia

Cuando el amor no va unido a los colores

Francisca y Diego vivirán este domingo emociones opuestas, ya que el marido es socio del UCAM y su esposa una incondicional del Real Murcia

21.11.2015 | 04:00
Cuando el amor no va unido a los colores

Rivalidad en casa. Diego Romero, de 74 años, y su esposa Francisca, de 69, representan dentro de su hogar lo que va a pasar el domingo en La Condomina cuando el líder UCAM reciba a un Real Murcia que regresa al escenario que ha sido su casa durante 82 años. Los granas y los universitarios se van a jugar el liderato en el Grupo IV de Segunda B y el corazón de Diego piensa en azul y dorado, mientras que el de Francisca lo hace en grana.

«Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre». Esta frase con la que los sacerdotes suelen terminar las bodas solo se pone en peligro en casa de Francisca Pujante y Diego Romero, un matrimonio de jubilados de Alcantarilla, cuando se habla de fútbol regional. Y es que cuando este domingo empiece a las cinco en La Condomina el duelo entre el UCAM y el Real Murcia, Francisca estará apoyando al conjunto grana en un lado del estadio, mientras que su marido, desde otro lugar, defenderá y se dejará la voz por el equipo universitario, ya que este matrimonio cuenta con la peculiaridad de que ella es una veterana socia del Real Murcia, mientras que él ha sido uno de los que ha decidido cambiar de bando y apostar esta campaña por ser socio del UCAM. Cada uno tiene sus motivos muy claros, pero mientras que Francisca apuesta por «la importancia de un club de más de cien años de historia», para Diego ha sido clave a la hora de tomar la decisión el hecho de que «el club universitario destine a lo largo del curso varias de sus taquillas a distintos colectivos sociales que necesitan mucha ayuda».

En resumidas cuentas, el optimismo de ambos es notable teniendo en cuenta que el UCAM va primero en la clasificación y el Real Murcia es segundo, pero dentro de cinco días, durante noventa minutos, tendrán intereses totalmente opuestos. «Alguna vez sí que discutimos», confiesa Francisca, quien bajo su punto de vista ve a la afición grana como más «ruidosa», mientras que la universitaria «es algo más tranquila».
En un primer momento puede dar la impresión de que el 'pique' de esta pareja es una simple casualidad, pero si encima el pasado domingo, acompañados por una amiga, el matrimonio se desplazó hasta Lorca para presenciar el choque entre La Hoya y el UCAM, que se llevaron los universitarios por 0-1 y del que, dependiendo del resultado, dejaba bien al Murcia o al UCAM como líder, resulta que el asunto de broma pasa a no tener ninguna. «Mi amiga y yo volvíamos en el coche bastante enfadadas y con pocas ganas de hablar, porque claramente queríamos que hubiera ganado La Hoya para que el Murcia fuera líder del grupo, pero la victoria del UCAM dejó bien contento a mi marido, el único que iba sonriendo de regreso», explicó ayer Francisca a este diario.

Y es que el mérito de esta vecina de Alcantarilla no se queda solo en su apoyo incondicional al Real Murcia, salvo las temporadas que por trabajo no ha podido retirar su carné de socia, ya que con sus 69 años no ha tenido problemas en adaptarse a las nuevas tecnologías y crearse una cuenta de Twitter (lakiki46) desde la que deja patente su amor por los colores de la centenaria entidad.
Además de que tanto Francisca como Diego están puntualmente delante del televisor a la hora de los informativos regionales para saber las novedades y noticia de sus equipos favoritos pensando en la siguiente jornada, sí hay una cosa, siguiendo en el apartado futbolístico, que une, mantiene unida y mantendrá unida a esta pareja, es la pasión incondicional de ambos por los colores del Real Madrid, algo que no resulta tan extraño teniendo en cuenta que la Región de Murcia se podría considerar más merengue que azulgrana tanto por el número de peñas como los aficionados que se congregan con los éxitos de uno y otro equipo. «En estos casos no hay ninguna duda, ya que nos encanta a los dos el Real Madrid, así que cuando juega sí coincidimos los dos en que queremos que gane siempre», recalcó.

Bajo el punto de vista de Diego, de 74 años, las televisiones tendrían que dedicar más espacio a los asuntos deportivos de toda la Región, aunque en este debate Francisca tampoco quiere ganarse enemistades, puesto que ella es pasión pura y así le refleja en las redes sociales. «Solo hay un Real Murcia y está en tu corazón», repite esta señora en los canales digitales al mismo tiempo que compartió en su Facebook la noticia de que había sido una de las agraciadas con una de las mil entradas que han llegado a Nueva Condomina para distribuir entre sus aficionados.

Sobre el conjunto de Rafa Benítez el matrimonio puede pasar horas hablando, ya que no es extraño que en casa de Francisca y Diego se reúnan incluso hasta vecinos del Barcelona para disfrutar de algunos partidos concretos y que solo se pueden ver por canales de pago. Su análisis sobre el nuevo Madrid es duro como si lo hiciera un periodista feroz, pero tiene lógica: «Yo creo que el señor Rafa Benítez no se come el pavo en el Real Madrid, porque no tiene mano dura y ha demostrado ser muy blando. Mi marido y yo hemos sido muy de Mourinho, ya que el portugués es de los que llaman al pan, pan y al vino, vino».

En cualquier caso, las sensaciones que vivirán este domingo, en el mítico estadio de la Puerta de Orihuela tanto Diego como Francisca, serán totalmente opuestas, ya que la alegría de uno lleva implícita la tristeza del otro, salvo que el duelo se salde con un empate, algo que en principio no quieren ni los jugadores ni los aficionados de uno y otro club.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine