FÚTBOL. Segunda B
FC Cartagena10Real Jaén
 

Menudo salva el escollo

Un tanto del delantero sevillano en el tiempo añadido supone el triunfo del FC Cartagena ante el Real Jaén en un mal encuentro de los cartageneristas

19.10.2015 | 10:43

Los tres puntos ayudan distanciarse en cuatro de los puestos de descenso directo

El FC Cartagena conseguía en la tarde de ayer un agónico triunfo ante el Real Jaén, gracias al gol que anotó Juan Carlos Menudo en el tiempo añadido de libre directo.

La victoria –tercera consecutiva en casa–, supone un respiro para los albinegros que de esta manera vuelven a dar un pequeño salto en la clasificación y se distancian dos puntos de la promoción por el descenso.

El equipo celebró el triunfo como si de una final fuera, probablemente porque lo habían visto todo muy negro, ya que el Real Jaén jugó mejor en la primera parte y gozó de claras oportunidades en la segunda para haberse llevado la victoria. Además, para los cartageneristas la semana se había hecho demasiado dura porque dolió mucho la derrota ante el UCAM Murcia y necesitaban reivindicarse con los tres puntos que alivian de forma provisional una situación que no deja de ser preocupante.

Fue el de ayer quizá el partido más flojo que se le ha visto a este FC Cartagena en casa. En el resto de encuentros los de Víctor Fernández –por cierto ayer vio el partido en una cabina por sanción–, han llevado el peso del choque y han gozado de infinidad de oportunidades. Ante el Real Jaén se pueden contar con los dedos de una mano las que dispusieron, porque el empuje inicial y el arreón final no metieron al oponente en su área.

Los aficionados, gracias a que el tanto lo anotó Menudo cuando el partido estaba languideciendo, se marchó con una enorme alegría, pero los comentarios tras el enfrentamiento denotaban que no estaban satisfechos después de la imagen ofrecida por los de Víctor Fernández.

El juego vistoso que pretende el preparador se diluye una y otra vez cuando el rival es capaz de tapar la salida de Quique Rivero. Parece que este equipo no tiene más jugadores capaces de levantar la cabeza y dar un pase en condiciones de medio campo hacia arriba. El de Cabezón de la Sal tenía que ir hasta su área a recoger el balón para sacarlo jugado hasta el centro del campo, porque nadie asumía ese rol.

Es cierto que el FC Cartagena salió de inicio como tiene acostumbrados a su público: con rapidez y profundidad. La movilidad exhibida en los primeros instantes se fue disolviendo conforme pasaron los minutos, por lo que esta alegría del arranque duró muy poco. En ese periodo, no más de quince minutos, los albinegros tuvieron hasta dos ocasiones claras para haberse puesto por delante. Primero fue Cristo, con un pase entre líneas que lo dejaba solo ante el portero, pero su disparo lo sacaba con los pies el meta Felipe. Esa misma jugada se había podido ver unos instantes antes en la meta contraria, con Limones y Hugo Díaz como protagonistas, que además tuvo el mismo final.

Luego fue turno para Montero, tan voluntarioso y trabajador como negado dentro del área, quien lo intentó a la media vuelta pero su disparo se marchaba demasiado cruzado.

El fuelle se le terminó ahí a los albinegros, que no encontraron a partir de entonces el fundamento de su juego. El Jaén aprovechó los problemas en la medular de los locales y Quesada tomó el mando de las operaciones para los jiennenses. En el minuto 19 Álex Cruz mandaba a la madera un libre directo muy bien lanzado. En el minuto 26 el disparo desde la frontal era de Molina y Limones se tuvo que estirar a fondo para evitar ese gol. Tan sólo cuatro minutos más tarde Quesada tuvo en su cabeza el gol para los visitantes, pero su testarazo se marchó fuera con todo a su favor.

El Cartagena estaba a merced del oponente. No sabía cómo sacar el balón controlado y se limitó a dar pelotazos en las antípodas del fútbol pretendido por su entrenador.

Montero recordaba entonces a Seba Rivas, delantero del pasado año, cuya aportación se basó en saltar a por los balones aéreos que le caían llovidos desde la defensa. Y es que si Rivero no estuvo acertado, tampoco se les veía demasiado listos a Menudo, Cristo o Sergio García, quienes andaban tan imprecisos como perdidos en esta primera parte.

En la segunda, nada más empezar, el Real Jaén gozó de la que sí se puede decir que fue oportunidad más clara del encuentro. Un centro desde la derecha del lateral Pérez caía en los pies de Álex Cruz sin que ni Limones ni los centrales hubieran sido capaces de despejarlo. El jugador estaba a dos metros de la portería, con un defensa bajo palos y sin portero, y además tenía todo el tiempo del mundo para pensar por dónde meterlo. Pero no sé lo que se le pasó por la cabeza, quizá quiso ajustar mucho el balón, pero le pegó tan mal que éste salía por la línea de fondo. Nunca más se la pondrán a Álex Cruz tan fácil como la de ayer.

Luego fue Santi Villa, en el minuto 56, quien de fuerte testarazo otra vez de centro por la derecha enviaba el balón al poste izquierdo. El meta local estaba ya batido y fue en esta oportunidad Moisés quien de forma acrobática conseguía salvar la ocasión cuando el balón ya se colaba al fondo de las mallas.

El Cartagena se veía superado por todos lados. Las aproximaciones del Jaén ponían siempre en aprietos a la zaga local. El medio campo albinegro brillaba por su ausencia y los atacantes se dedicaban a la vida contemplativa. Ni defendían ni enlazaban dos pases seguidos.

Víctor oteaba desde las alturas el panorama y decidió dar entrada a Juanlu Hens en la banda izquierda por un desdibujado Sergio García y unos minutos más tarde mandaba a la caseta a Montero y le daba la oportunidad al uruguayo Fede Laens.

El FC Cartagena fue despertando a base de control y aproximaciones. El Real Jaén quizá se vio algo temeroso de perder el punto que estaba cosechando y se vino atrás de forma más que descarada. Fue entonces cuando los albinegros volvieron a dominar y jugaron más interior que hasta entonces. Menudo, Cristo, Hens y Laens tocaban con mayor frecuencia, buena noticia para el Cartagena.

En el 67 Rivero recogió un balón que le mandaba Hens atrás y su disparo lo despejaba un defensa, en una de las mejores opciones del Cartagena. Cuatro minutos más tarde era el uruguayo quien de seco testarazo hacía emplearse a fondo a Felipe.

Con el tiempo añadido el mismo Fede Laens sacaba una falta en el borde del área. No había tiempo para mucho más. Menudo cogió el balón, tenía claro que era él en esta ocasión quien dispararía. Lo hizo a la perfección. Un lanzamiento inapelable que vale un triunfo y un respiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine