FÚTBOL. UCAM Murcia CF
Granada B11UCAM Murcia CF
 

Empate desde los once metros

El UCAM Murcia rescata un punto en el descuento ante el Granada B gracias a un penalti transformado por el lateral Góngora

18.10.2015 | 04:00

Los goles de ambos equipos, en un partido sin ocasiones y de poco juego, llegan tras sendas penas máximas

El UCAM Murcia consiguió rascar ayer en Granada un punto de oro, con mucho sufrimiento tras lo acontecido sobre el terreno de juego del Nuevo Los Cármenes. Y como ha sido habitual a lo largo de toda la semana, tras la victoria ante el Cartagena y la eliminación copera del miércoles ante el Logroñés, Góngora volvió a convertirse en protagonista para los universitarios gracias al penalti que transformaba en el minuto 90 de partido.

La primera parte fue de dominio universitario, salvo por el breve inciso que supuso el gol de Álex Carmona desde el punto de penalti. Un saque de esquina, en el minuto 8, era peinado en el primer palo por Sergio Martín y el rechace, el cual pugnaron Checa y el propio Álex Carmona, desembocó inexplicablemente con la pena máxima. El centrocampista del UCAM quiso dificultar, con un leve forcejeo, que el central del Granada B controlase el esférico. El defensor nazarí, Carmona, convirtió el penalti de forma magistral, prácticamente sin carrerilla y bien ajustado a la base del poste derecho de un Escalona que se estiró en balde.

A partir de aquí, el UCAM mostró sus mejores minutos en el encuentro. Construyó desde atrás, con un Checa bien plantado entre la pareja de centrales, moviendo el balón con criterio y contando con la movilidad que aportaban Nono y Manolo entre líneas. Sin embargo, no pudo enlazar bien con sus hombres de banda, algo imprescindible en el sistema de juego universitario, lo que dificultó la posibilidad de generar buenas ocasiones. La más clara del UCAM se creaba precisamente desde el costado. Un balón boleado por Fall en la derecha, lo recogía Góngora en la otra banda, colgaba prácticamente a la desesperada y de forma sorprendente, un Nono libre de marca, solo en la frontal del área pequeña (ni el mismo Nono se lo creía después) remataba de cabeza directamente hacia las manos de Dimitrievski.

En cuanto al Granada B, el conjunto andaluz ofreció a los pocos espectadores que presenciaban el encuentro (por parte del UCAM, una veintena viajó hasta Granada) un derroche físico descomunal. El nivel de juego generado por el filial nazarí, entrenado por el técnico de Mazarrón José Miguel Campos, careció de precisión, movilidad y sobre todo, imaginación. Pero, en lo referente a cuestiones defensivas, el trabajo de los futbolistas dirigidos por el preparador murciano fue excelso: Boateng, Uche, Clifford, Orozco... la labor de contención de todos ellos impedía crear al UCAM, especialmente en la segunda mitad.

Y es que tras el descanso, ninguno de los dos equipos consiguió efectuar un lanzamiento entre los tres palos o, prácticamente, pisar el área contraria. Salmerón, técnico universitario, se vio obligado a sustituir a Tekio por un corte que no dejaba de emanar sangre, o así lo consideraba el colegiado García Aceña, muy estricto con el UCAM en ciertas decisiones. Checa recaía hacia el lateral diestro, Manolo era sustituido y Salmerón introducía velocidad y remate arriba. Además, la lesión de Bello, reemplazado previsiblemente por una lesión muscular, provocaba el debut en partido oficial del joven Isi Ros, extremo de 20 años procedente del Plus Ultra de Tercera División.

De esta forma, el UCAM arreciaba con fe sobre el campo rival pero sin atinar. Las imprecisiones se sucedían, hasta que el delantero universitario Pablo Pallarés, que mejora su rendimiento con el paso de las jornadas y que ayer cumplió con las expectativas, recogió en el minuto 90 un balón llovido del cielo en las inmediaciones del área, se adentró para encarar a Uche y éste, tras ver como Pallarés le superaba con un magistral recorte, le zancadilleaba cometiendo un penalti de libro.

Aquí es cuando aparece el actor principal de esta última semana. Góngora se hacía responsable del lanzamiento desde los once metros para no perdonar. El lateral malagueño lanzaba a media altura y con potencia hacia la izquierda de un Dimitrievski que no alcanzó para atajar por muy poco. De esta forma, el carrilero del UCAM redondeaba sus actuaciones prodigiosas, con triplete de asistencias de gol y dos tantos en los últimos tres partidos.

De esta forma, el UCAM Murcia proseguirá una semana más en puestos de promoción de ascenso pero con posibilidades de verse apeado en el liderato del grupo IV de Segunda División B.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine