Fútbol . Real Murcia

Reencuentros en la Tacita de Plata

El Cádiz, al que visita mañana el Murcia, cuenta en su plantilla con cuatro futbolistas con pasado grana Abel Gómez y Alberto Cifuentes intentarán frenar al equipo de Aira sobre el césped, mientras que los canteranos murcianistas Juanjo y Andrés se pierden el duelo por lesión

09.10.2015 | 09:15
Reencuentros en la Tacita de Plata

El Real Murcia y el Cádiz, además de compartir el mismo objetivo de volver al fútbol profesional, cuentan en sus filas con jugadores que tiempo anterior defendieron la camiseta contraria a la que llevarán mañana en el Carranza. Si nos centramos solamente en esta faceta para el choque, el conjunto gaditano cuenta con más pasado grana, ya que hasta cuatro jugadores han militado en el equipo de Nueva Condomina antes de desembarcar en Cádiz. Sin embargo, tan solo uno de ellos disputó el partido de Copa del Rey, el primer enfrentamiento de la temporada entre ambos que se adjudicó el equipo de Claudio Barragán por 0-1.

Una lesión en el aductor impedirá que Juanjo defienda el costado derecho del Cádiz el sábado en el Ramón de Carranza. El lateral sufrió una recaída de su lesión en el duelo ante el Marbella y no se podrá medir, de nuevo, a los granas. El murciano, de 28 años, llegó al Cádiz procedente del Melilla este verano después de formar parte de la cantera del Real Murcia hasta el año 2010 y disputó como titular el duelo de Copa en Nueva Condomina. Otro murciano que tampoco se podrá enfrentar al equipo de José Manuel Aira, entrenador grana, será Andrés Sánchez. El lateral zurdo, de 29 años de edad, se convirtió el pasado curso en uno de los futbolistas más destacados del Cádiz, lo que llevó al equipo andaluz a renovar su contrato por una temporada con opción a otra. Una grave lesión de tobillo, que le provocó la rotura del peroné, impidió al canterano del Real Murcia disputar el play off de ascenso a Segunda la campaña pasada y su vuelta a los terrenos de juego no se espera hasta dentro de unas semanas.

Abel Gómez y Alberto Cifuentes, los otros dos jugadores con pasado murcianista, serán dos de las principales amenazas de los locales. El centrocampista, tras su trayectoria a caballo entre la Primera y la Segunda División después de abandonar el cuadro murcianista, recaló este verano en el Cádiz con el objetivo de dirigir al equipo de Barragán sobre el terreno de juego. Abel Gómez logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol español con el Murcia de Lucas Alcaraz y, tras el descenso, se marchó al Xerez, para después pasar por el Granada y el Córdoba.

Otro jugador que reconocerán los aficionados será al guardameta local. Alberto Cifuentes, que sufrió desde primera línea el trágico descenso de Girona y consiguió el ascenso exprés tan solo un año después a Segunda División, será el encargado de parar las embestidas de los delanteros del Murcia tras su paso por La Hoya y su aventura en Polonia. El meta manchego defendió la portería grana durante cuatro temporadas, donde conectó con una buena parte de la grada tras lo ocurrido en Montilivi. Además, si se abre el círculo en la relación del Cádiz con la Región de Murcia, se encuentran casos como el de Dani Güiza, uno de los jugadores más emblemáticos en la época del Ciudad de Quique Pina. Y es que, el presidente del Granada, también colabora con el cuadro cadista.

Por el lado del Real Murcia tan solo Carlos Álvarez sabe lo que es jugar como local en el Ramón de Carranza. El asturiano llegó a tierras andaluzas en el mercado invernal de la temporada 2012-2013 procedente de la Gimnástica Torrelavega tras una primera vuelta en la que anotó trece tantos en Segunda B. Con el conjunto amarillo tan solo vio puerta en tres ocasiones y al término de esa temporada puso rumbo al Leganés, aunque reconoce que su paso por el Cádiz fue una gran experiencia. «Todos los partidos son especiales, pero es algo distinto para mí porque al final juegas contra un equipo en el que has estado y has pasado un buen momento», dice el delantero, que guarda «muy buenos recuerdos» porque llegó a Cádiz con «mucha ilusión». «La gente se portó increíblemente conmigo. Al final la experiencia duró un poco menos de lo que pensé que iba a durar, pero esto es el fútbol», afirmó Carlos Álvarez. En resumen, una serie de reencuentros que harán todavía más especial el choque que se disputará mañana y que puede marcar las diferencias entre dos equipos que lucharán hasta el mes de junio por conseguir el ascenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine