Fútbol . Ucam CF
UCAM Murcia CF21Algeciras
 

Una dosis de autoestima

El UCAM Murcia supera en la segunda ronda de Copa del Rey al Algeciras después de un buen partido en el que domina de principio a fin Los murcianos cuentan con varias oportunidades para sentenciar, pero se acaban complicando al final

10.09.2015 | 08:18
Una dosis de autoestima
Una dosis de autoestima

El UCAM Murcia se estrenó esta temporada en la Copa del Rey con un buen triunfo ante el Algeciras (2-1) que le permite seguir soñando con enfrentarse a un equipo de Primera División que dispute competición europea dentro de dos rondas. Después de quedar exento en el primer partido, el equipo murciano no desaprovechó la oportunidad de jugar delante de su afición frente a un rival asequible para meterse de lleno en la segunda eliminatoria donde le espera otro equipo de Segunda B. Los goles de Higinio y Pallarés, los dos '9' del equipo, sirvieron para lograr la victoria, que además se puede considerar como una dosis de autoestima de cara a la Liga después de caer hace unos días ante el Mérida.

A pesar de que ningún equipo entrenador niega el atractivo de la Copa del Rey, lo cierto es que la mayoría de ellos suelen aprovechar la competición para dar minutos a los menos habituales en liga y así entregarles algo de confianza. José María Salmerón llevó esta práctica al extremo y prácticamente cambió su once de arriba a abajo respecto al último liguero. Entraron nueve futbolistas nuevos y solo Robles y el guardameta, Escalona, repitieron respecto al equipo que cayó ante el Mérida. La plantilla universitaria es amplia y el técnico no desaprovechó esta circunstancia para renovar su alineación. Pese a los cambios, el UCAM mostró una buena cara y fue desde el primer minuto a por la victoria.

En apenas un cuarto de hora, el UCAM dispuso de tres acciones claras para adelantarse en el marcador. En la primera fueron Iván Aguilar e Higinio los que se toparon con Arcos. Dos remates a bocajarro que el guardameta del Algeciras desvió lejos de su alcance. Minutos después, Carlos Rodríguez tampoco supo batir al portero pese a plantarse dentro del área en un mano a mano favorable. El equipo universitario dominaba el balón y merecía el gol. Pero el partido estaba vivo, abierto y el Algeciras también contó con una clara oportunidad para marcar. Santi se plantó delante de Escalona, que se lució con una gran intervención.

Fue el UCAM quien, de tanto intentarlo, acabó acertando en la portería contraria. Higinio aprovechó un pase largo de Son a la espalda de la defensa visitante para batir con facilidad a Arcos. El conjunto de Salmerón veía reflejada su superioridad en el marcador con un tanto aunque el Algeciras no le perdió la cara al encuentro hasta el punto de empatar solo tres minutos después. Santi, después de varios recortes en la frontal, batió con un tiro cruzado a Escalona. Un golazo que contó, también, con la pasividad de los jugadores del UCAM, que asistieron pasivos a la jugada del extremo algecireño.

Con la igualdad presidiendo de nuevo el marcador, el juego se calmó. Los dos equipos bajaron su ritmo y solo hubo una noticia, negativa, hasta el final de la primera parte. Higinio se retiró lesionado y tuvo que dejar su lugar a Pallarés. El murciano estaba cuajando unos buenos minutos, demostrando que tiene capacidad para ser titular en este equipo. El cambio, en cualquier caso, no modificó el esquema del UCAM.

El descanso sentó bien al equipo murciano que regresó de los vestuarios con las pilas cargadas y el ánimo recobrado. Al igual que sucedió al inicio del partido, no tardó en avisar. Son se internó por la izquierda y su pase medido lo cortó un defensor en boca de gol antes de que Iván Aguilar pudiera empujar el balón. Fue el aviso previo al segundo gol. El propio Iván Aguilar golpeó el balón y su disparo se convirtió en un centro al segundo palo donde apareció Carlos Rodríguez para asistir a Pallarés, que batió a Cristian Arcos a placer. El UCAM, que arrancó mejor, de nuevo se adelantaba en el marcador con menos de media hora por delante para acabar el partido.

El Algeciras, sin nada que perder, estiró líneas en busca del empate. El duelo terminó por romperse y de ahí hasta el final el balón fue de una portería a otra con mucha facilidad. El conjunto de Salmerón trató de dormir el encuentro aunque el Algeciras no lo permitió gracias a su intensidad en el juego. El técnico del UCAM, consciente de que el principal peligro venía por la derecha con la presencia de Santi, dio entrada a Góngora en el lateral zurdo en lugar de Pol Bueso.

Después Jesús Rubio ingresó al césped para darle más oxígeno a su equipo en lugar de un cansado César Remón, ayer uno de los mejores de los de azul y oro. El Algeciras se quedó sin gasolina y apenas creó peligro en los minutos finales. También acusó la expulsión de Benítez que a falta de diez minutos dejó al conjunto andaluz con un jugador menos, lo que facilitó la tarea defensiva local hasta el final del encuentro. Los visitantes, sin embargo, lo intentaron a base de colgar balones pero los murcianos defendieron bien su resultado y certificar su pase.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine