Segunda División B. La Hoya Lorca
La Hoya Lorca10Betis B
 

La Hoya marca el ritmo del Grupo IV

Los lorquinos consiguen su segunda victoria consecutiva y ascienden al liderato al ser los únicos que han sumado seis puntos

31.08.2015 | 00:33
La Hoya marca el ritmo del Grupo IV

La Hoya Lorca logró la segunda victoria consecutiva tras derrotar por la mínima al Betis B. Un solitario tanto de Antonio López bastó para que su equipo se encuentre en lo más alto de la clasificación tras dos jornadas disputadas. Un triunfo justo ante la atenta mirada del técnico del Real Murcia, José Manuel Aira, el centrocampista Chavero y el ahora técnico de las bases Miguel Albiol. Y es que los granas serán los próximos en visitar en Artés Carrasco, concretamente el domingo que viene.

Paco García solo cambió una ficha con respecto a la jornada anterior. Convocó a Gassama y dejó fuera de la lista Edu Alarte. En el once, también un cambio. Julián Dominguez entró en el lateral derecho en lugar de Pina.

Los lorquinos salieron dominando, teniendo más el balón, pero demasiado estáticos de medio campo hacia adelante. No había juego por las bandas y Dani Carballo se mostraba muy solo arriba. Los visitantes no tenían prisa. Muchos hombres por detrás del balón, ordenados, con poco toque, y arriba, solo Loren se peleaba con los dubitativos centrales locales. Los béticos encontraron pasillo en su ataque derecho ya que Alcántara no encontraba solidaridad defensiva en Roberto Alarcón, pero cuando llegaba al área lorquina, se mostraban muy ingenuos.
En el minuto nueve llegó el primer susto para los visitantes. Pardo sacó un disparo desde fuera del área cuyo balón salió lamiendo la escuadra izquierda de Pedro y en el minuto quince, Dani Carballo estuvo a punto de marcar, pero su remate salió alto por poco.

Los béticos estaban muy cómodos en el campo, ya que los hoyeros no le exigían demasiado. Los lorquinos daban la impresión de jugar demasiado relajados exentos de intensidad y fallones en las entregas.

Cuando más plácido estaba el partido llegó el minuto treinta y tres. Poley botó una falta en la frontal del área bética y el cuero se estrelló en la escuadra de Pedro. Esta acción espoleó a los locales, que pudieron marcar en el minuto treinta y seis. Julián Domínguez sacó un centro raso desde la derecha y el balón se paseó por el área pequeña sin que Dani Carballo llegara por poco.

Algunos errores en las entregas de los defensores locales pudieron costar un disgusto a los hoyeros. Loren controló un balón, se marchó de todos por el centro, pero cuando se plantó ante Salcedo, este le adivinó la intención y detuvo el envío.

Al descanso se llegó con la impresión de que La Hoya Lorca mereció algo más por ocasiones, pero tampoco extrañó a nadie el empate sin goles. Partido sin fútbol y aburrido en el primer acto.

No mejoró nada el inicio de la segunda mitad. Juego ramplón en los locales, sin velocidad y con demasiados jugadores que no terminaban de entrar en el partido. Tan solo alguna acción a balón parado donde Poley servía en bandeja de plata, pero nadie remataba.

En el minuto cincuenta y siete, una pared preciosa permite a Poley penetrar en el área, disparó con mucha intención, pero Pedro repelió con una gran intervención y el rechace no llegó Roberto Alarcón por poco.

Fue una premonición porque dos minutos después, los lorquinos lograron inaugurar el marcador del estadio Artés Carrasco en la presente campaña. Poley botó un saque de esquina, y después de varios rechaces, el lumbrerense Antonio López, dentro del área, empaló al fondo de la red.

Pese a la lentitud y juego previsible, los locales eran los claros dominadores. En el minuto setenta y siete, Roberto Alarcón realiza una buena jugada individual que culmina dentro del área con un disparo con la pierna menos buena, la derecha, y el cuero se estrelló en la madera.
El propio Roberto Alarcón protagonizó la siguiente acción, pero su disparo envenenado salió rozando el poste.

Del Betis B no había noticias en ataque. Pese a ir por debajo en el marcador, no mostraba intenciones por empatar. Seguía demasiado atrás y aunque Merino movía el banquillo, el meta Salcedo estaba muy tranquilo.

Daba la impresión que el partido estaba claro a favor de los locales, ya que los béticos no metían ni miedo, ni tan siquiera en los balones parados que dispusieron en los últimos minutos.

Al final, los hoyeros lograron el triunfo, muy justo por ocasiones creadas, pese a que el juego no fue demasiado vistoso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine