Marcha. Mundial de Atletismo

"Me dejé la vida en el último kilómetro"

Miguel Ángel López, "bastante emocionado" tras su oro en Pekín, decía que estaba viviendo algo "impresionante", dejando claro que era "lo que buscaba, porque venía a ganar" - Proponen dar al paseo ribereño el nombre de Carrillo

24.08.2015 | 04:00
Miguel Ángel López posa con su entrenador de toda la vida, José Antonio Carrillo, tras conquistar el oro mundial.

El español Miguel Ángel López, flamante campeón del mundo de 20 kilómetros marcha, aseguró ayer que estaba «bastante emocionado» con su triunfo, que «es lo que buscaba» tras su progresión de los últimos años. «Es impresionante lo que ha pasado. Era lo que buscaba, venía a ganar», afirmó exultante el marchador murciano, quien a sus 27 años se ha coronado a nivel mundial, en el primer título que consigue España en estos campeonatos desde 1999.

López, de 27 años y que se embolsará un premio de 60.000 dólares (52.600 euros) por su victoria, explicó que la carrera de ayer fue «muy dura», ya que los rivales estaban «muy fuertes», si bien algunos han fallado, como los japoneses, y especialmente Yusuke Suzuki, que estableció un nuevo récord del mundo en marzo pasado. «Me he encontrado muy bien, iba en todo momento controlando, con sensaciones muy buenas», añadió el campeón español, quien en los últimos kilómetros mantuvo un emocionante duelo con el chino Zhen Wang, quien dio un tirón a falta de unos cinco kilómetros y logró algo de ventaja sobre el resto.

«Me iban avisando de que (Wang) llevaba dos avisos, me he lanzado a por él», explica, ya que confiaba en que su rival no se arriesgaría a una tercera amonestación que le habría supuesto la expulsión y quedarse sin medalla. «He hecho unos parciales rapidísimos. Cuando le he cazado me ha pegado otro cambio. Me he quedado reservando para aguantar la ultima vuelta y darlo todo ahí», narra.

Tras su ataque, que resultó definitivo, «he visto que se quedaba y me he venido arriba y he podido disfrutarlo porque tenía un poco de fuerza al final». En el último kilómetro «me he dejado la vida» y «el momento de entrar (al estadio del Nido) ha sido impresionante», reconoce Miguel Ángel López, quien resume su táctica con un simple «aguantar, aguantar y llegar fuerte al final».

«Sabía que los últimos kilómetros iban a decidir la carrera. Había que llegar con fuerzas por el día que hacía, el calor. Creo que he sabido regular bien, llegar bien al final. Me he hidratado bien. Wang me lo ha puesto muy difícil», agrega.

López atribuye parte de su éxito, además de a la intensa preparación, al factor psicológico que le ha dado más ambición: «Es muy importante la psicología, si no, no se gana este tipo de pruebas. Hay gente muy fuerte, pero hay que saber leer bien las carreras, cómo esta el día y aguantar hasta el final», explica.

El murciano rememoró que empezó en el atletismo con siete años y en la marcha con once, cuando un compañero de club enfermó y él, que no destacaba en otras pruebas, se ofreció voluntario para sustituirle. Al final «se me dio bien» y pudo ver que tenía cualidades para esta modalidad, así que comenzó a adentrarse poco a poco. «Tuve la suerte de encontrar lo que se me da bien», recuerda.

En este punto, considera «fundamental» a su entrenador, José Antonio Carrillo, con quien está desde la categoría cadete, y del que reconoce que «todo lo que he conseguido ha sido gracias a él».

Sonriente tras su triunfo y con la bandera de España que le entregó el pertiguista navarro Adrian Vallés todavía anudada a la cintura, López habló a la prensa con tres pequeñas medallas colgadas del cuello: una de su nacimiento, otra con la muy murciana cruz de Caravaca, que aún lleva incluso si se le rompió uno de sus brazos. La tercera medalla se la regaló su novia, Daniela, por su cumpleaños, y «la he besado en la cámara, porque se lo prometí». La medalla dice ´Y llegaste tú´, como el título mundial.

Por su parte, José Antonio Carrillo, entrenador de Miguel Ángel López, no quiere que la progresión de su pupilo se detenga con este título y ya piensa en el próximo reto: «Una medalla olímpica, cualquiera que sea», decía a Efe. «Mi sueño es la medalla olímpica. Hemos trabajado mucho para llegar al número uno y para nosotros su victoria aquí no ha sido una sorpresa. En los entrenamientos previos a un campeonato siempre controlamos sus valores fisiológicos y este año han sido los mejores», explicó Carrillo tras fundirse en un abrazo con López.

Carrillo reconoce que se emociona con ´Carros de Fuego´ y sueña con poder vivir una escena similar a la protagonizada por el entrenador de la película, aquella en la que, desde su hotel, al observar que la bandera izada en el centro es la británica, en una reacción de júbilo horada con el puño su sombrero. «De hecho, me voy a comprar un sombrero de paja y pienso hacerle un agujero semejante si Miguel Ángel saca medalla en Río», anticipó. La exquisita técnica es la cualidad que Carrillo destaca en su discípulo. «Ha vuelto a dar una lección de técnica. En esto, para mí, sí que es el mejor del mundo sin discusión, a años luz de los demás, y eso me satisface más porque siempre estamos puliendo defectillos para que no decaiga la técnica», subrayó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine