Segunda División B. Real Murcia

Nuevas caras, mismas diferencias

El Real Murcia asume cada temporada los gastos de alrededor de 200.000 euros para mantener el estadio Nueva Condomina, mientras que Felipe Coello, concejal de Deportes desde junio, anuncia que el Ayuntamiento se hará cargo del 50% de los costes de La Condomina

18.08.2015 | 04:00
José Ballesta y Felipe Coello, el pasado 7 de agosto en Nueva Condomina.

­El ayuntamiento de Murcia cambiaba de caras hace dos meses. Pero la llegada de José Ballesta a la alcaldía y de Felipe Coello a la concejalía de Deportes no ha cambiado la diferencia de trato que reciben los distintos equipos del municipio. La última tiene que ver con el mantenimiento de los dos estadios murcianos. Mientras el responsable del área deportiva del consistorio reprochaba el pasado 7 de agosto al Real Murcia el estado de las instalaciones de Nueva Condomina y les amenazaba con mandarles a los técnicos y luego pasarles «el recibo», en el día de ayer, en declaraciones a Onda Regional, Coello explicaba que prácticamente tiene cerrado el acuerdo con el UCAM Murcia para el uso de La Condomina y que desde La Glorieta asumirán «el 50% de los gastos que supone tener abierto» el campo. «Estaríamos hablando de unos doscientos mil euros en total y se haría al 50%», insistía el concejal.

Una contribución por parte de las arcas públicas que contrasta con la ausencia de ayudas al Real Murcia, que desde que en 2006 se inaugurase Nueva Condomina ha asumido todos los costos del mantenimiento del estadio, una partida que, según fuentes del club grana, se eleva hasta los doscientos mil euros –cifra idéntica a la que Coello atribuía a La Condomina, una instalación tres veces más pequeña y que en la actualidad solo utiliza una grada–.

Teniendo en cuenta las dificultades económicas de la entidad murcianista el mantenimiento del estadio supone una de las principales partidas en lo que a gastos se refiere, solo por detrás de la más importante, la que se refiere a la primera plantilla. Pagos, que al contrario que el de otras áreas, apenas se pueden reducir al ser fijos. El consumo de luz, por ejemplo, asciende a más de 110.000 euros a lo largo de una campaña, mientras que en limpieza del estadio el Real Murcia desembolsa más de treinta mil euros.

La entidad murcianista es así la que asume completamente todos los gastos de Nueva Condomina, una instalación municipal, y es que además del UCAM Club de Fútbol, que desde la pasada campaña juega en La Condomina y que como ya ha anunciado el concejal de Deportes solo tendrá que pagar el 50% de los gastos, ElPozo Murcia y el CB Murcia también ven como desde La Glorieta hacen frente a la mayoría de las facturas que genera la limpieza y mantenimiento del Palacio de los Deportes. Es más, el equipo universitario dirigido por José María Salmerón entrena en El Mayayo (Sangonera), otro campo que pertenece al consistorio murciano, mientras que los granas lo hacen en Cobatillas, instalación que le pertenece.

Pese a ello, Felipe Coello, que el pasado 7 de agosto acudía junto al alcalde a Nueva Condomina para, previo anuncio a los medios, sacarse su carné de abono murcianista, aprovechaba la ocasión para azotar a los responsables de la entidad al considerar que el estado de las instalaciones no era el idóneo, acentuando la falta de algunas butacas en la zona del fondo sur o la aparición de grietas en la estructura. «La situación en la que se encuentra ahora mismo el estadio es poco lógica para una instalación que solo tiene nueve años», decía el concejal, que incluso amenazaba con mandar a los servicios técnicos municipales para solucionar los problemas y luego pasar la factura a Jesús Samper. Unas palabras que contrastan con la desatención con la que el Ayuntamiento ha tratado la instalación, y es que desde que se inaugurase en 2006 nadie desde La Glorieta ha preguntado o se ha preocupado por un estadio que, aunque es utilizado exclusivamente por el Real Murcia, pertenece al municipio.

La diferencia de trato parece que no va a cambiar en un periodo próximo de tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que Felipe Coello afirmaba hace unos días que va a dar todo su apoyo al Real Murcia, aunque eso no se transformará en una subvención municipal a una entidad que en los últimos cinco años solo ha percibido 100.000 euros de las arcas públicas, una cantidad incluida en el convenio firmado en 2012 y con validez para una sola campaña.

La ausencia de subvenciones ha sido defendida desde La Glorieta por la crisis económica, aunque esas ayudas sí se han mantenido para el UCAM CB Murcia, que ha sido el gran privilegiado de los últimos años (la última campaña ha percibido 200.000 euros y desde el curso 07-08 suma alrededor de 2,5 millones de euros de dinero público).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine