Literatura

«Las boas se jalan su priesa interetiquia, sin mascujarla»

El maestro jubilado José Martínez Aguilar, de Molina de Segura, traduce al 'murcianico' la novela de Antoine de Saint-Exupéry

31.12.2017 | 04:00
Ilustración de ´El Principito´, que nos deja enseñanzas como que «cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer».

'Er Principico' puede comprarse por Amazon y en la librería Diego Marín

«Cuando yo teniba sai años vide una vez en un libro sobre la serva virgen que se llamaba Hestorias vivías una rebonica imagen. Er debujo ripresentaba una sirpiente boa que se jalaba a una fiera».

Así arranca Er Principico, la versión murcianica de uno de los libros más famosos de la historia: El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Hace unos meses se hacía famoso Er Prinzipito, que es el libro escrito en andaluz. Ahora, las mismas letras del clásico están disponibles en la 'rebonica' lengua murciana.

«Una beh, kuando yo tenía zeih z'añiyoh, bi un dibuho mahnífiko en un libro a tento'e la zerba bihen ke ze yamaba Histoires Vécues ( Ihtoriah bibíah)». Así comienza la adaptación al 'andalú' que la Zoiedá pal Ehtudio'el Andalú (ZEA) editó entonces. El mismo párrafo, tanto en la lengua más popular de la vecina comunidad como en murciano, se entiende. Más para los que ya conocen la leyenda de la serpiente que engulle un elefante.

El responsable de la adaptación murcianica del clásico es el molinense José Martínez Aguilar, «maestro jubilado que se crió 'a la orilla de una cieca'», como lo definía en las páginas de este periódico el mercero y novelista Paco López Mengual.

'Asín,', 'preguntaos' y 'zagalicos'

«Así, las palabras del piloto perdido en el desierto y su fábula sobre la soledad y la amistad podrán ser disfrutadas de nuevo por los amantes de la lengua murciana», prosigue la descripción de la original creación del molinense.

Localismos y dejes como 'asín', participios que se comen la letra 'd' ('preguntaos') y palabras en las que directamente se sustituye una vocal por otra ('debujo') pueblan un volumen que también se puede encontrar en una de las librerías míticas de la Región de Murcia: la de Diego Marín.

En la bitácora El petit príncep en idiomes, dedicada a analizar las distintas traducciones que vienen saliendo del libro, se dice que «en Murcia existe una parte de la población que considera el murciano no sólo un dialecto castellano de transición entre el catalán y el castellano sino que directamente lo califican de lengua y no dudan de hablar de la lengua murciana, asimismo, lengua, con ll». Añade el autor del blog que «aunque existe esta postura, no es ni mucho menos mayoritaria entre la sociedad murciana».

En Er Principico salen 'zagales' y 'zagalicos'. Y, como en su original hizo Saint-Exupéry, el traductor pide «perón a los zagales por haber edicao este llibro a una presona mallor». Aunque, como saben los que han leído El Principito, «toas las presonas mallores han sío zagales enantes, pero poquiquias s'acuerdan».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine