Exposición

El hilo conductor y el laberinto

Los murcianos Pepe Yagües y Carmen Baena exponen sus obras en la ciudad alemana de Mendig

10.01.2017 | 04:00

Desde el 15 de octubre de 2016, la galería Gilgenmann, en la ciudad alemana de Mendig (cerca de Bonn), expone en sus salas conjuntas la obra de dos artistas españoles, escultores y multidisciplinares: Carmen Baena, granadina y murciana de adopción, y Pepe Yagües, uno de los más internacionales artistas coterráneos.

La prolongación de la conjunta muestra de las obras gráficas y tallas de Baena y Yagües, dada la admirable acogida del público visitante, que no mermó en su asistencia a la exposición, nos ha motivado a hablar, a través de la distancia, de la belleza y expresividad en ambos artistas.

Con la delicadeza del bordado sobre papel, entre las aproximaciones de un Paul Klee o un Brancusi a los tornasolados, fríos y cálidos de un Oriente remansado, El hilo que nos teje nos desliza, sin notarlo, a un ámbito donde para la vista todo es calma, atracción equilibrada, armonía? Porque Carmen Baena, portadora de una sutil visión y corriente magnética, hace que el pan de oro, los hilos, papel, madera, acero, raíz, fotografía, pintura, colores? Eh quai! est sensible!, que decía el Pitágoras de Gérald de Nerval.

La simbología, la mítica y la naturaleza, la literatura –entre la realidad onírica y el sueño de la razón-, en La huella de Gulliver participan de un despliegue sensual de cuerpos y entelequias, seres imaginados, reales o posibles, en azules intensos y coloraciones prenatales; tauromaquias, monomaquias; fuerzas desatadas hacia la metalíbido, y calmadas en un olear parsimonioso: el de un mar cuyas fronteras proyectan el futuro, donde renace el pretérito fabuloso.

Con los textos literarios, poemas, anotaciones previas (en original castellano y traducción magistral al alemán a cargo de Úrsula Cramer) de Francisco Jarauta, Manuel Moyano, Rafael Hortal, Inma Pelegrín, Pepe Yagües, la galerista Ingrid Gilgenmann y de un servidor, el catálogo, espléndido, quedará para ser, un día, considerado como incunable.

Los testimonios de algunos de los admiradores de Carmen Baena y Pepe Yagües, de entre aquellos que han tenido la ocasión de ver la muestra alemana de las obras de la pareja de artistas, son unánimes: «Un regalo al arte, apabullante por su diversidad y belleza, luminosidad y capacidad lírica?» (estas son palabras textuales de dos viajeros afortunados, el arabista Robert Pocklinton y su esposa Teresa Vicente, poeta de la experiencia vital y el gusto artístico).

Esperanzados quedamos en que, a su debido tiempo, esta exposición de Baena y Yagües, sin merma del despliegue que la galería alemana Gilgenmann ha hecho posible, pueda ser acogida en alguno de nuestros espacios culturales; a veces, durante tiempo, exentos de auténtico contenido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Cinco fotógrafos participarán en el PHotoEspaña becados por la Comunidad

La Región de Murcia se une de nuevo este año a la celebración de PHotoEspaña, y desde la...

Los ´Conciertos en Familia´ logran récord de asistencia

El ciclo Conciertos en Familia cerró la temporada 2016-2017 con cifras de asistencia históricas,...

Isidoro Valcárcel: «El arte actual es conformista»

Isidoro Valcárcel: «El arte actual es conformista»

Alejado de todas las etiquetas que le ponen -pionero del arte conceptual en España-, aboga por un...

Tintín, en la intimidad de su cuarto

Tintín, en la intimidad de su cuarto

Cantabella muestra al personaje en su faceta más erótica

Una lectura para reinvidincar el teatro

Una lectura para reinvidincar el teatro

Profesionales del sector leen un manifiesto en el Romea

El periodismo y la cultura despiden a "la maestra" Paloma Gómez Borrero

El periodismo y la cultura despiden a "la maestra" Paloma Gómez Borrero

Compañeros como Nieves Herrero o Mariló Montero coinciden en reseñar su bondad y profesionalidad

Enlaces recomendados: Premios Cine