Actuaciones

Antonio Saura: "La vida es un cuento que cuenta un idiota"

La compañía Alquibla pone en escena hoy en el Parque Almansa de San Javier su versión de 'Macbeth', una función que "no deja de ser ese espejo en el que, cuando nos miramos, nos podemos asustar", considera su director, Antonio Saura

17.08.2016 | 08:47
Cuatro hombres sobre el escenario, en un momento de ´Macbeth´, función que se pone en escena esta noche en el Parque Almansa de la localidad costera de San Javier.

«San Javier y Alquibla tienen una relación muy especial, de amantes extraordinarios», tiene claro Antonio Saura, director del Macbeth que hoy se sube a las tablas del Auditorio Parque Almansa, en el marco del 47 Festival de Teatro, Música y Danza de la localidad costera.

Saura confiesa, en conversación con LA OPINIÓN, «una especial pasión por San Javier, por su festival y por el Parque Almansa», donde aterriza con una obra «muy difícil» que «era un reto». No obstante, «no nos asusta», resalta, «trabajamos siempre con la misma pasión y compromiso». «Con este trabajo, no iba a ser menos», manifiesta el responsable de la adaptación.

El texto de Shakespeare habla de brujas, sortilegios y asesinos. «Habla del mal», remarca Saura, quien se fija en «la trasgresión y lo prohibido» que late en la obra. «Esto nos seduce –explica– porque se genera la paradoja de ser un reflejo de nuestros propios terrores».

Macbeth, de esta manera, «no deja de ser ese espejo en el que, cuando nos miramos, nos podemos asustar», asevera el director, que basa su montaje en la traducción que Ángel Luis Pujante, Premio Nacional de Traducción, hizo sobre el original de Shakespeare.
Antonio Saura se dirige a un público que «está empatizando con un ser despiadado, al que le mueve la sangre y quiere más sangre».

«El encanto que tiene este texto es que invita a reflexionar sobre la ambición que surge del poder que está a nuestro alcance», considera el director de la función.

«Una sombra que camina»
Javier Mula y Esperanza Clares respectivamente encarnan a Macbeth y a Lady Macbeth, su esposa.

«Lo que nos planteamos es: nosotros consideramos que obramos bien o mal con arreglo a nuestros valores morales... hasta que nos ponen delante la opción de subir», precisa Antonio Saura, que atiende a este periódico en medio del montaje para dejarlo todo listo y poder representar hoy la función. La Escocia que plasmó Shakespeare será recreada, a partir de las diez y media de la noche, sobre las tablas del
Auditorio en el que en julio sonó jazz y ahora se desgrana dramaturgia.

Aunque la obra original se escribiese allá por 1606 –los expertos no se ponen de acuerdo con la fecha exacta–, los asuntos universales que aborda no caducan. Y es que, según manifiesta el director de la versión, «cada vez que nos ponen el anzuelo delante, el ser humano pica. Pica por sistema».

Macbeth se ha llevado al cine, a la ópera y al teatro en infinidad de ocasiones, todas por humanos que quisieron explorar más en el alma del sadismo. Según se detalla en la nota de prensa remitida por el ayuntamiento de San Javier sobre la obra de hoy, «se disecciona el mal que nace del ansia de poder, así como la tortura interior que sufren sus protagonistas como consecuencia de una cruel ambición desmedida, sin reglas morales ni éticas».

Para demostrar, al final, como dejó escrito Shakespeare, que «la vida es una sombra que camina, un pobre actor que en escena se arrebata y contonea y nunca más se le oye. Es un cuento que cuenta un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine