Don de gentes
Escritora 

Alba Navalón Martínez (Shirin Klaus): "No me gusta la poesía ni me emociona"

"No me gusta que lean mis obras delante de mí, siento pudor, mi madre lo hace y no lo soporto", reconoce

15.08.2016 | 04:00
Alba Navalón Martínez es autora de nueve novelas de gran éxito, la mayoría románticas y editadas en formato digital.

Me gusta

  • Un color: Violeta.
  • Música: Pop.
  • Película: El señor de los anillos, de Peter Jackson. La he visto 20 veces.
  • Comida: Cruasanes.
  • Libro: Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.
  • Un deseo: Ser feliz.
  • Chiste:
    – Van dos... 
    –...y se cae el del medio.

Cieza, 1989. Shirin Klaus es el seudónimo de la jovencísima escritora ciezana (aunque nació en Cuenca accidentalmente) Alba Navalón Martínez, autora de nueve novelas de gran éxito, la mayoría románticas y editadas en formato digital. Comenzó a escribir con 17 años y estudió Traducción e Interpretación en Murcia.

­­­Pese a su juventud, Alba Navalón tiene publicadas nueve novelas desde que comenzó a escribir a los 17 años, cuando estudiaba Bachillerato. La mayoría de ellas están editadas en Amazon en formato digital y que están teniendo una gran aceptación por parte de lectores de todo el mundo. Su última novela No está el horno para cruasanes llamó la atención de la editorial Planeta que la ha publicado en su sello digital Zafiro. «Me gusta mucho el papel, pero el 80% de lo que leo es en formato digital. Estoy muy contenta con esta forma de editar. Puedo llegar a muchísimos más lectores».

¿Cómo fueron tus inicios?
Cuando empecé a leer se pusieron de moda las trilogías y las sagas. Yo leía y me quedaba pensando qué pasará después, así que empecé a escribir mis propias continuaciones, lo que se llama ´Fan fic´. Comencé escribiendo El Señor de los anillos y El Rey Arturo. Me resultaba muy fácil, porque no tenía que crear un mundo. De ahí di el salto a mis propios personajes y situaciones.

¿Cuál es tu temática favorita?
Me gusta la literatura romántica porque da pie a muchos temas. Mi novela Quiérete, quiéreme trataba sobre una chica con sobrepeso que va a aprendiendo a cambiar su forma de vida y aprende a quererse a sí misma; digamos que puede ser un libro de autoayuda. Con corazón trata sobre deshaucios, estafas bancarias y corrupción, pero todo lo enmarco en novela romántica con enfoques amplios, humorísticos, de acción, de suspense, no sólo de color rosa.

¿Quienes son tus referentes literarios?
Me gusta mucho Laura Gallego, Gabriel García Márquez y, en romántica, me encantaría un día estar a la altura de Elisabet Benavent: sufro con sus personajes.

¿Dónde se desarrollan tus novelas?
No me gusta localizarlas en una zona determinada. Normalmente es en España, pero no me gusta explicar dónde. Sí que me gustaría escribir una novela ambientada en Cieza, sobre Siyâsa con trama histórica sobre el mundo árabe.

¿Te gustaría que una novela tuya llegase al cine?
¡Por imaginar! Soñar es gratis. La gente me dice que mi novela Luces, cámaras, corazón quedaría muy bien adaptada al cine. Ojalá algún día, pero no creo que eso pase en breve.

¿Has escrito poesía?
No me gusta la poesía, no me llena, no la entiendo ni me emociona... Madre mía, la gente me va a odiar por decir esto porque poesía y romanticismo están cercanos, pero como no entiendo la poesía, ni me emociona, no la veo ni bonita. A lo mejor es que soy muy simple.

¿Sobre qué te gustaría escribir próximamente?
El próximo libro es juvenil, trata de un viaje de cuatro amigos descubriendo Europa en Interraíl que se va a llamar Tren con destino a ti. Ahora escribo sobre una youtuber, espero que me salga algo fresco y divertido y que emocione. Eso es lo que yo persigo. Me encanta cuando un lector me cuenta que le he emocionado, es lo que pretendo.

De puño y letra: "El amor es algo que todos buscamos, anhelamos, sufrimos, y por ello escribo romántica, con la esperanza de llegar al corazón de los lectores".


Foto realizada en la cocina de la pastelería Glea.

Grafoanálisis de Pablo Alzuagaray. Alba manifiesta una notable capacidad para adaptarte a las circunstancias impuestas u obligadas. Básicamente se trata de un esfuerzo de su voluntad. Ello no significa despersonalizarse ni modificarse a la medida de los demás... es más bien una capacidad para fluir, para ser vulnerable (en el mejor sentido), para «doblarse en vez de quebrarse», para adecuar sus pensamientos y estilo de vida en pos de una mayor armonía y convivencia. http://www.consultoresgrafologos.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine