Pintura

Abellán Juliá y la confluencia de arte y espíritu

El ciezano ha recibido la Medalla de Oro a la trayectoria, otorgada por el Foro Europa 2001

16.07.2016 | 04:00
Abellán Juliá y la confluencia de arte y espíritu

El pintor, escultor y muralista ciezano Juan Antonio Abellán Juliá ha obtenido la Medalla de Oro a la trayectoria profesional otorgada por el Foro Europa 2001.

El acto de entrega del galardón tuvo lugar en el Westin Palace Hotel de Madrid hace unas semanas de la mano de José Luis Salaverria, fundador y presidente de este organismo.

Juan Antonio Abellán Juliá desarrolla su actividad artística actualmente en su estudio ubicado en Ascoy. Mucho ha llovido desde aquellas primeras enseñanzas recibidas de parte del maestro Juan Solano. De aquel primer realismo de bodegones y paisajes, encontramos ahora a un pintor que ha recalado en lo esotérico, en lo trascendental.

Porque si antes el artista modelaba innatamente, ahora, el espíritu le sirve de guía en conexión con una mente universal que está al alcance de cualquiera, pero que solo unos pocos buscan y encuentran. A través del yoga y diferentes técnicas tántricas, Abellán Juliá ha iniciado el camino de ayuda a los demás que, seguro, le hará sentirse libre y verdadero, puro y en sintonía con la vida, pero también con lo más etéreo del universo.

No en vano, sus obras denotan un halo especial marcado por una armonía con la esencia del ser humano, allí donde está la sabiduría plena, la conciencia absoluta. Su compenetración es tal que los 'negros' que sobresalen en sus composiciones están enriquecidos con el denominado 'sang o incienso tibetano', dándoles un toque aún más esotérico y chamanista.

Y si su trabajo ha evolucionado, más lo ha hecho aún si cabe su vida y pensamiento. Su convicción y conversión al Budismo es tal que Abellán Juliá es ya 'budista tántrico', profesor de 'yoga kundalini' y maestro en 'energía eleanor'. Tal preparación crea un círculo perfecto a la hora de plasmar su pensamiento a modo de trazos y esbozos que se unen casi mágicamente para conformar su impronta. Y todo, hecho con un propósito primordial: llegar a la gente a través de la pintura y el arte, llamar la atención para procurar un mundo mejor y crear armonía y paz a todo el que ve su trabajo.

Abellán Juliá (Cieza, 1961) atesora una fructífera y dilatada trayectoria artística dentro y fuera de España. Ha trabajado en países como Francia, Portugal, México o Estados Unidos, y entre otros lugares, sus murales pueden verse en la Casa de las Artes y la Música de Cieza (2000) y el Centro de Folclore (2015) o el de la Sierra Gorda en México DF (2007). También es muy destacable la pieza Ofrenda: aroma de rosas ubicada en la plaza del ayuntamiento en Blanca (2009) o en la Ciudad de la Justicia de Murcia (2011).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine