Concierto

El Tigre de Gales ruge en Murcia

El espectáculo atraviesa las épocas y géneros musicales; es un llamamiento a jóvenes y mayores, hombres y mujeres, convencionales y de vanguardia

01.07.2016 | 17:08

El legado que ha cosechado Tom Jones (Treforest, Gales 1940) a lo largo de sus más de 50 años de carrera está al alcance de muy pocos. Sus canciones figuran en la memoria colectiva de fans de los cinco continentes que abarcan casi tres generaciones, ha conseguido todo tipo de éxitos y reconocimientos: más de 100 millones de discos vendidos en todo el mundo, los principales premios de la industria –un Grammy, dos Brit Awards, un Premio MTV o el prestigioso Trust Award Music Industry del Reino Unido (2009) entre otros–, y fue nombrado caballero por la reina de Inglaterra en 2006. Es sin duda una leyenda viva.

El espectáculo con el que llega hoy a Murcia Tom Jones atraviesa las épocas y géneros musicales; es un llamamiento a jóvenes y mayores, hombres y mujeres, convencionales y de vanguardia. Padrino del alma moderna, Sir Tom siempre ha tenido el poder de la canción.

La calidad de sus composiciones, la potencia de su voz y su innata capacidad para reinventarse le han mantenido siempre entre los mejores intérpretes de la historia de la música. Su obra abarca desde himnos generacionales (Delilah, It's not Unusual) o versiones que ha hecho propias, como Kiss de Prince, hasta temas gospel y soul que Mr. Jones sabe llevar a su terreno.

El Tigre de Gales ya no se perfuma con dinamita ni necesita recurrir al sensual contoneo de sus caderas. Nada de eso le hace falta. A Tom Jones, con sus 76 años, le basta con exhibir su carisma de laureado intérprete y aplicar con naturalidad su inimitable libro de estilo para seguir seduciendo.

Su biografía está señalada por el esfuerzo. Procedente de una modesta familia minera de Rhondda Valley, se empleó en su juventud en los más variados oficios, desde albañil hasta vendedor a domicilio y, para ganarse un dinero extra, creó un grupo musical llamado Tommy Scott and the Senators, con el que actuaba por las noches.

En una de sus actuaciones con The Senators fue descubierto por el productor y compositor Gordon Mills, que se convertiría en su manager hasta que murió en 1986. Tom Woodward, que en realidad es su verdadero nombre, llegó a Londres de la mano de su nuevo manager, que lo primero que hizo fue cambiarle el nombre por el de Tom Jones y grabar una demo con una composición suya y de Les Reed, It's Not Unusual, para Sandie Shaw, que rechazó cantarla al oír la desbordante interpretación de Tom Jones. Fue la canción de moda de 1965 en todo el mundo: logró ser número uno en los 'hit parades' británicos y le supuso ser nombrado mejor artista novel en la octava edición de los premios Grammy. En España, Bruno Lomas hizo una versión en castellano. El influjo de Jones se impuso a la mayoría de los cantantes solistas de los 60 y 70, especialmente en otro valenciano: Nino Bravo.

Más tarde vendrían títulos como What's New Pussycat (1965), tema principal de una comedia de Woody Allen, y la balada country Green, Green Grass of Home (1966), que consolidaron su carrera en los 60. El éxito le permitiría en 1966 ser telonero de los Rolling Stones en Londres.

Fue Delilah (1968) la que le abrió las puertas del mercado estadounidense y le consagró a escala internacional. Un año después grabó en Estados Unidos el disco en directo Tom Jones Live in Las Vegas y el álbum This is Tom Jones, con los que consiguió varios discos de oro. Por esta época empezaba a ser conocido como El Tigre, y había pasado de ganar veinte chelines a un millón de dólares por actuación.

En 1970 se había convertido en el único cantante en solitario que había vendido más de un millón de discos sólo en Gran Bretaña, llegando incluso a desplazar a Frank Sinatra del ranking de cantantes mejor pagados del mundo. En 1974 vendió su lujosa residencia en Surrey (Inglaterra) y se trasladó a una mansión de Los Ángeles.

A partir de esta fecha grabó algunos discos en Estados Unidos que no trascendieron fuera de las fronteras norteamericanas, lo que, unido a un contrato que entre 1981 y 1986 lo ligó a una productora que sólo le permitía grabar música country, ocasionó un aislamiento musical que se prolongaría durante algunos años. En 1987 volvió a la primera línea con A Boy From Nowhere, que alcanzó el segundo puesto en las listas británicas. Un año más tarde vendría su versión de Kiss, de Prince. Ya en los noventa grabó varios álbumes y participó en diversos conciertos benéficos y en numerosas producciones televisivas y cinematográficas.

Conocido por sus baladas melódicas, Tom Jones ha cultivado los más variados géneros a lo largo de su dilatada carrera. Raramente ha grabado canciones propias, siendo una excepción uno de sus últimos álbumes, Mister Jones (2002). A finales del año pasado publicó un nuevo álbum, Long Lost Suitcase, la tercera etapa de un viaje a las raíces de una carrera musical de medio siglo. Siempre le gusta recordar parte de Help Youself, una de sus canciones de éxito: «Soy rico en amor, un millonario. Tengo tanto que es injusto. ¿Por qué no tomas una parte?»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine