Literatura

La vida de un espadachín valiente

Alfaguara reúne en un solo volumen las novelas de Alatriste, personaje creado por Arturo Pérez-Reverte

23.05.2016 | 04:00
El escritor cartagenero creó al personaje por su hija.

Los siete volúmenes de la serie Las aventuras del capitán Alatriste han quedado reunidos en un solo volumen, de 1.773 páginas, cuando se cumplen los veinte años de la publicación de la primera novela del cartagenero Arturo Pérez-Reverte, una serie mítica de la que se han vendido casi cuatro millones de ejemplares.

Este volumen, editado por Alfaguara, cierra una primera etapa de las historias protagonizadas por el Capitán Alatriste, el soldado veterano de los tercios de Flandes que malvive como espadachín en el Madrid del siglo XVII. Todo un hito que ha traspasado la literatura para ser también protagonista de la gran pantalla, el cómic, cine, series de televisión y hasta juegos de rol.

Un Alatriste que también ha conseguido ser uno de los libros que se utilizan en los colegios para aprender historia en España y en América, algo de lo que su autor, escritor y académico, dice sentirse más orgulloso.

«Con este volumen cierro una etapa. No es el final de Alatriste; se cierra una primera vida, y volverá, supongo que dentro de cuatro o cinco años, pero de una forma más cansada. Volverá más viejo más escéptico, supongo», explicaa Pérez-Reverte.

Traducida a más de 40 idiomas, con más de 20 millones de lectores, el volumen de Alatriste encierra: El capitán Alatriste; Limpieza de sangre; El sol de Breda; El oro del Rey; El caballero del jubón amarillo, Corsarios de levante y El puente de los asesinos e, incluye, además, un prólogo del autor sobre la historia del personaje, una introducción del catedrático español Alberto Montaner y la biografía del capitán Alatriste.

Pérez-Reverte comenzó a escribir Alatriste para explicar a su hija, Carlota, qué es lo que había sucedido en la historia de España en el siglo do Oro y para que con ello pudiera entender el presente, el «por qué somos como somos».

«El libro tiene muchas lecturas –explica el autor– y ha tocado la fibra a mucha gente. He recibido tantas cartas, complejas y sentimentales, que he llegado a coger miedo a los lectores, porque a lo mejor esperan cosas de las que no soy capaz».

De ahí, que el autor diga que necesita tomarse un tiempo, aclarar su cabeza, para poder seguir con el personaje, por lo menos dos volúmenes más. Volveré cuando tenga yo 70 años, más viejo y más sabio, espero». «Es una novela multidisciplinar, tiene muchas lecturas, desde la novela de espadachines, hasta el estudio del lenguaje, la definición ética del personaje o el trabajo histórico», añade Pérez-Reverte.

Y del lenguaje utilizado en la novela, el autor dice que se siente muy satisfecho y que fue lo que le llevó a entrar en la Real Academia de la Lengua. «Cuando me plantearon entrar en la RAE, yo no quería, y una de las razones que me dieron era por el lenguaje que hay en los libros –argumenta–. No quise usar un lenguaje arcaico, sino que fuera híbrido, mixto, con el aroma de lo clásico pero que fueran moderno».

Y visto con el tiempo, Pérez-Reverte dice que se siente muy satisfecho del proyecto, que se daría un notable. «Cuando salió algunos tontos del culo dijeron que era un canto a la España Imperial; y es al revés, porque Alatriste es una mirada lúcida, desencantada. Sabe que España es oscura vil y llena de infamia, no hay nada de nostalgia», concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine