Festival

¿Hacia un nuevo SOS 4.8?

Manic Street Preachers, The Libertines, Amaral, Love of Lesbian o Chvrches desfilarán por los escenarios de La Fica hoy y mañana, dos jornadas en las que se sucederán las conferencias y en las que el arte sale del recinto para quedarse en la ciudad de Murcia

07.05.2016 | 17:06
¿Hacia un nuevo SOS 4.8?

Ya está aquí, mirando los cielos, la 9ª edición del Estrella de Levante SOS 4.8, el Festival Internacional de Acción Artística que se celebrará durante este fin de semana en el Recinto de La Fica de Murcia. El festival, que nació bastante inspirado por la música electrónica, ha evolucionado hacia una clara tendencia indie, lo que quizás tenga que ver con la salida de dos de sus tres cabezas dirigentes, que han puesto en marcha otro festival, de corte electrónico, en Madrid.

La actividad musical se desarrolla en cuatro escenarios con una nueva distribución: Estrella Levante, Inside, Jägermusic y Radio3 SOS Club.

Por vez primera el SOS contará con dos escenarios principales muy próximos y que alternarán actuaciones con sólo cinco minutos entre sí. Por ellos desfilarán sin solaparse –dicen desde la organización– Manic Street Preachers, The Libertines, Amaral, Love of Lesbian o Chvrches. De la música más electrónica se encargan en esta edición The Martínez Brothers, que actuarán en exclusiva, además de Seth Troxler, Luciano, Pional o Edu Imbernón. Más de 50 actuaciones concentradas en 48 horas, a las que se añaden los Aperitivos SOS, que en esta ocasión se van a llevar a cabo en el mismo recinto: han ofertado un espacio gastronómico con conciertos gratuitos y atracciones para los más pequeños.

En ese espacio, que estará abierto sábado y domingo hasta las cuatro y las seis de la tarde, respectivamente, se podrá ver a artistas como Kiko Veneno, Ángel Stanich, The Meatpies y Bosco, entre otros, sin pagar, o, pagando 15 euros, disfrutar en el Auditorio Víctor Villegas de Santiago Auserón en su concierto con la Orquesta Sinfónica de Murcia y el guitarrista Joan Vinyals en el que presenta su espectáculo Vagamundo. La Orquesta Sinfónica, con cerca de 60 músicos, estará dirigida en esta ocasión por Ricardo Casero, director titular de la Sinfónica Reino de Aragón.

«La idea es que venga la gente un poco más reacia a ir al festival o la gente de la zona que va con su grupo de amigos», explica Pepo Márquez, responsable de Comunicación del festival.

Otra novedad son los horarios tempranos; veremos qué tal funciona esta adaptación europea. Se va a hacer duro ver a un grupo a las once de la mañana con resaca del día anterior. Otra iniciativa del nuevo equipo es Uk Calling!, una nueva propuesta para presentar bandas emergentes británicas elegidas por un jurado formado por los presentadores de Radio 3. Las bandas elegidas para actuar en el festival han sido Kassassin Street, Spring King, The Big Moon y Exmagician.


Las británicas de The Big Moon

Si bien la música es la expresión que lidera el evento, también destacan el arte contemporáneo y el espacio Voces, donde se desarrollará un conjunto de conferencias.

Estará a cargo de importantes pensadores nacionales e internacionales, expertos en la materia, aunque haya que lamentar la cancelación a última hora del sociólogo polaco Zygmunt Bauman, padre de ´la modernidad líquida´ y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2010 (en su lugar se confirma la presencia de Marc Augé). Nacho Ruiz y Carolina Parra, de la galería T20, están al frente de la sección de Arte, que este año pasa a desarrollarse en dos lugares distintos: el barrio de Vistabella y la galería T20.

Amaral vienen por primera vez al Estrella de Levante SOS 4.8. Esta es la primera fecha de la gira de Nocturnal, que también les llevará al Contempopránea.


De Love of Lesbian se puede decir que son habituales. Curiosamente, no estarán en el primer escenario. Presentan El poeta Halley, un disco más conceptual e introspectivo de lo que nos tenían acostumbrados. Otros habituales del circuito festivalero son Second, que esta vez actúan en 'primetime' para presentar su autoproducido Viaje Iniciático.

Será además una de las primeras ocasiones para escuchar en directo las canciones de 2 (Warner Music), segundo álbum de estudio de León Benavente, repleto de letras críticas y ácidas. Anárquico en su espíritu, ordenado en su configuración, en 2 se mantiene la idea de un mundo hostil y la búsqueda de reductos de supervivencia que había en León Benavente (2013), el disco que los encumbró, y que presentaron en el Lemon Pop, como constató su larguísima gira y los dos Premios de la Música Independiente a la mejor canción y a mejor artista revelación.

Nueva oportunidad de ver a Toundra, ahora que es más difícil verlos en sala, la banda de post-rock instrumental que no solo se ha consagrado como una de las más importantes de nuestro país; transpasaron fronteras con dos giras europeas en 2014. IV es su último trabajo, publicado a través del sello alemán Century Media. A tener en cuenta otras bandas nacionales como Baywaves, que llamaron la atención en Proyecto Demo 2015 y de quienes se han hecho eco en algunos medios británicos por su 'hipnopop' con ramalazos jangles, en la línea psicodélica de unos Tame Impala.

Chvrches
El synth pop de Chvrches encaja perfectamente con la filosofía del SOS: electrónica y hits aderezados con la voz de Lauren Mayberry, para bailar sin parar. Si ya fueron uno de los mejores grupos revelación en 2013 internacionalmente con su disco debut, el pasado año, con su segundo disco, Every Open Eye, subieron el nivel quizás un poco más. Parecía un hype, pero a pesar de no ver mucho fuego en su actuaciones del reciente Coachella, suelen gustar en directo. Electrónica edulcorada por la bonita voz de Laurie.

Matt & Kim vienen con una propuesta musical fresca y desenfada, digna de cerrar una noche épica. Para aquellos que decidáis iros con más calma, podéis dejaros sorprender por The Big Moon, cuarteto londinense con un sonido que toma un poco del grunge, las girl bands de los 80 y el pop. A descubrir.

Manic Street Preachers
El cabeza de cartel es el grupo galés Manic Street Preachers. Cuando en 1991 anunciaron la llegada de su álbum debut, el mundo estaba a su favor. En aquel mismo año, unas cuantas canciones en forma de EP habían servido para su presentación en sociedad; la crítica y los medios habían quedado rendidos a sus pies y la expectación creada para su puesta de largo no podía ser más propicia.

Su rock teñido de los últimos coletazos del punk melódico, con guitarras estimulantes y seductoras, unido a unas letras de gran trascendencia política, había dado en el centro de la diana. Eso era lo que su público reclamaba, y ellos supieron dar a la generación de los 90 lo que necesitaba.

De esta manera, y tal y como se esperaba, llegó el aclamado disco: Generation Terrorists. En un principio iba a llamarse Culture, alienation, boredom and despair. Un mensaje demasiado directo que prefirieron ocultar tras la 'ambigüedad' de Generation Terrorists, dirigida tanto a la corrupta clase política de la época como a la forma en que esta misma tenía de denominar a la juventud que se revolvía contra ellos.

Los constantes ataques hacia el capitalismo, y la forma en que el propio pueblo asumía y se iba encaminando hacia esa forma de vida, fueron las bases del contenido crítico de la banda de Gales, que nunca tuvo reparo en declararse abiertamente socialista.

Entre 1991 y 1994, cuando editaron sus tres primeros discos, eran insultantemente jóvenes e insolentes: cuatro chicos del interior de Gales que querían cambiar el mundo y sacudir cerebros, que se pintaban los ojos, lucían camisas pintadas con aerosol y citaban a The Clash, Sylvia Plath, J. G. Ballard y Guy Debord.

Pero el 1 de febrero de 1995 el guitarrista y letrista de la banda, Richey James Edwards, tomó una decisión misteriosa que cambiaría todo. Poco antes de que la banda saliera para su gira a Estados Unidos, abandonó el hotel donde esperaban para tomar el avión y desapareció. Nunca más volvieron a verlo.

El Estado británico lo dio por muerto en 2011. Richey tenía 27 años, como Cobain, como Janis Joplin, como Morrison. Decidió regalarle su mito a la banda y hacerlos muy famosos.

El siguiente disco, Everything Must Go (1996), los llevó a estadios y los convirtió en la banda más popular del Reino Unido. Cabe decir que el título del álbum fue tomado de una obra escrita por el hermano de Wire, Patrick Jones.

El primer adelanto del álbum fue una de las mejores canciones de los 90, A Design For Life, una canción que se convirtió en un éxito crítico y comercial (llegó al número 2 en Inglaterra), y aunque sus letras hablaban de la identidad de la clase obrera, fue confundida por muchos como una oda a la juventud.

Y en esa canción se veían ya las armas que iban a utilizar los Manic en su nuevo disco: búsqueda de melodías perfectas, el uso de armonías vocales, un tono más optimista y épico, arreglos de cuerdas, mayor instrumentación en las canciones y un sonido más accesible y más limpio, a medio camino entre el pop y el rock comercial. Todo ello sumado a la voz de un James Dean Bradfield en estado de gracia.

No habrán conseguido convertirse en un grupo de rock asiduo a las radios comerciales como Coldplay o U2, pero sí hay una cosa que han conseguido los Manic con álbumes como éste: convertirse en una de las bandas indispensables de los últimos 20 años.

Everything Must Go ganó un premio Brit al Mejor Álbum Británico, 4 premios NME, y también fue nominado para el premio Mercury, pero se lo arrebató Pulp con Different Class. Everything Must Go se reedita el 20 de mayo por su 20 aniversario, y les lleva de gira de celebración.

El grupo ha anunciado un concierto en el Liberty Stadium del club de fútbol Swansea. Va a ser el concierto más grande de Manic Street Preachers desde su actuación en el estadio Millennium en 1999. Los Manic tocarán íntegramente Everything Must Go por su 20 aniversario.

Ah, y parece que les ha entrado cierta 'pelusa' al leer en muchos medios que los Stones han sido la primera banda de rock en tocar en Cuba, y se han visto obligados a corregir esa inexactitud y a recordar que antes fueron ellos.

The Libertines
Volviendo al sonido de aquí, el sábado están Nueva Vulcano, imperdibles , con sus letras cargadas de emotividad, que se entrelazan con maestría entre las fuerzas de las guitarras. Eso sí, la noche del sábado es para The Libertines. Su tercer álbum, Anthems for a Doomed Youth, que salió el año pasado, aunque no ha tenido una mala acogida, parece que tampoco ha transcendido tanto como su reunión.

Pete Doherty ya pasó por aquí con sus Babyshambles; esta vez se subirá al escenario con The Libertines. El chico tiene una biografía por la que deberían estar pujando en los despachos de Hollywood.

No hay guionista que no pueda sacar rendimiento a un historial bohemio como el suyo. haciendo el payaso con su amigo Carl Barât para los turistas en el Speaker's Corner de Hyde Park, peleándose con él en el escenario de Reading, reconciliándose con él a la salida de la cárcel, componiendo juntos en un hotel del barrio parisino de Montmartre, burlándose de Marilyn Manson en el backstage del David Letterman Show, recitando el poema Suicidio en las trincheras de Siegfried Sassoon al recibir el premio NME al grupo revelación, escapando de un monasterio tailandés donde se sometía a una cura de desintoxicación para comprar droga en Bangkok.

Hay quien ve en Pete Doherty una nueva versión de Sid Vicious, el bajista de los Sex Pistols, más famoso por su instinto autodestructivo que por su talento. Malcolm McLaren aportó un matiz clarificador: «Doherty es demasiado intelectual. Es una combinación de Sid Vicious y Morrissey».

En efecto. Y no solo porque en escena se comporta como una mezcla de ambos, entregándose a los leones porque cree poder amansarlos con su arte, sino porque incluso cuando sus canciones buscan la salida más fácil y rápida siempre tienen giros melódicos de inspiradísima factura pop. «Es William Blake, es Thomas de Quincey, aunque solo lo sepa en parte», decía McLaren.

Doherty fue becado por la facultad de literatura de la Universidad de Londres. Oscar Wilde, Arthur Rimbaud, John Keats y el Marqués de Sade habían despertado esa atracción por el exceso, lo prohibido, el vivir el instante, que tanto tiene en común con el ideario romántico.

En vez de ir a la guerra como Lord Byron, montó The Libertines. Luego vino la fama, el romance con Kate Moss: la modelo se enamoró del falso punk y ahí el invento se les escapó de las manos. El presunto yonqui romántico quiso entonces ser libre, rompió el contrato con sus creadores y grabó un disco con una banda nueva.

The Libertines nacieron con el siglo y pusieron la escena del rock alternativo británico patas arriba, sacándola de una resaca post-britpop que parecía no tener fin.

Aglutinaron un cóctel repleto de actitud punk y drogas, con The Clash, The Stranglers e Ian Dury como referencias de cabecera y una mirada nostálgica a la decadente Inglaterra victoriana como coartada literaria. Una vez presto, lo arrojaron al suelo y, sí, le prendieron fuego, inmolándose en una espiral de adicciones y excesos sin fin que les convirtió en carne de tabloide y les hizo caer tan rápido como se alzaron, con dos álbumes en un par de años.

The Libertines, una de las bandas más convulsas de los últimos tiempos, llega tras su reunión de 2014 y pasar por el Low Festival y el FIB, aunque han anunciado que están preparando nuevo disco, según declaraciones de Carl Barat y John Hassall a NME , en la noche de la entrega de sus premios. «Estamos negociando un nuevo contrato con Virgin en este momento para el nuevo álbum. Así que todo se ve bien», declaró John Hassall.

Los neoyorquinos Blonde Redhead, el trío de rock experimental, no suelen visitarnos, por eso es una gran noticia que haya escogido SOS 4.8 como una de las paradas para presentar su nuevo disco, que ya está grabando y saldrá este año. Han acumulado interesantes discos desde su último trabajo, Barragán, a clásicos como Melody of Certain Damaged Lemons y 23, el disco que definitivamente les abrió las puertas a una nueva generación de seguidores.

Con trece discos en el mercado, entre los que se encuentran obras maestras como Hissing Fauna, Are You the Destroyer? o discos tan controvertidos como Skeletal Lamping.

Of Montreal, el grupo de Athens, Georgia, liderado por Kevin Barnes, son los grandes supervivientes del colectivo Ellephant 6. Sus directos suelen ser una fiesta que no podemos sino recomendar. Además, los de Kevin Barnes presentarán su último largo, Aureate Gloom, que no está nada mal; suena muy 70', muy Bowie por momentos, en otros muy T. Rex, Television... Además, lo han grabado en analógico, y sus actuaciones son muy teatrales. Hasta Beyoncé se ha declarado fan de Of Montreal.

La noche se cerrará con la distorsión y electricidad de Triángulo de Amor Bizarro, que se consolidan como una de las grandes formaciones del momento con su último disco, Salve discordia.

Tal vez recuerdes a los daneses Mew, que tienen ya cinco álbumes y se hicieron populares especialmente a comienzos de la década pasada con canciones como Comforting Sounds o She Came Home For Christmas. Bueno, pues ahora han vuelto, seis años después de su último trabajo, y al nuevo disco, que salió justo hace un año, lo han titulado ': +-'. Así, tal cual.

El pop psicodélico y progresivo de Mew está a punto de cumplir dos décadas. Un placer, por lo tanto, poder ver a los autores de la magnífica Comforting Sounds. Tienen trazas de la lisergia y el prog-rock de los años 60 y 70, además techno pop de los 80 y, entre otros sonidos, el dream pop de My Bloody Valentine. A falta de unos Sigur Ros...

Aunque cola de león, las dos últimas ediciones del Estrella de Levante SOS 4.8 han abierto las puertas para algunos grupos murcianos, muchos con el marchamo de pertenecer a la misma escudería. Así The Purple Elephants, Los Últimos Bañistas, los ganadores del TalentoSOS (Alien Tango), Bosco, Myuko, o los ya internacionales Lofelive. Igualmente se han incorporado (aunque a última hora han sacado del cartel a Tardeo Dj's) numerosos dj's murcianos: Sala REM residentes, Vincent Valera...

Disfruta lo que puedas o quieras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine