Mañana

Foyone, el rapero reptiliano

En ´La jaula de oro´ muestra una paradoja entre la libertad y la falta de ella

12.02.2016 | 04:00
Foyone, que mañana estará en Murcia, rapea mirando fijamente al objetivo casi sin pestañear.

­Antes su terreno era el graffiti, y aunque no elude la crítica ni la denuncia social, no es el eje acostumbrado de los temas de Foyone, el rapero malagueño: sus letras no siempre hablan de este mundo. Le interesa la ciencia ficción, la mecánica cuántica, la filosofía del ocultismo y las teorías de la conspiración; y es lector de autores como Isaac Asimov. Así se entiende que sus versos vayan en muchos casos más allá de la realidad, jugando con símbolos y mensajes ocultos que sus seguidores intentan descifrar. Su premisa es «cuestionarlo todo y, a la vez, valorar todo como posible», desde las creencias más extendidas a las más minoritarias.

La jaula de oro, el nuevo disco de Foyone –alter ego de Pedro Navarro–, muestra una paradoja entre la libertad y la falta de ella. Todos nacimos enjaulados, condicionados por nacer en determinado lugar, por ser quien somos... El disco consta de un bloque de 26 canciones donde el grueso del disco son 19 tracks disponibles en Youtube. El formato físico añade 3 temas exclusivos. La mayoría están producidos por Sceno, con la ayuda de Zevex y Manu Beats para darle forma a la parte instrumental del disco.

Basta con que una frase funcione y conecte para dar el salto. A Foyone le pasó. «Hola, humano, estás hablando con el reptiliano». En un año, el vídeo #RapSinCorte VII se ha reproducido más de medio millón de veces en Youtube. Suma ya una legión de reptilianos a la causa –seguidores de una teoría de la ufología que habla de supuestos reptiles humanoides–, con sus letras cargadas de metáforas, dobles sentidos y un peso importante de la ciencia ficción. El acierto fue ir a lo más básico y directo: grabar rimas en una sola toma sobre una base sacada de la red, sin más producción. Nacieron así los #RapSinCorte, pildorazos de poco más de dos minutos en los que Foyone rapea mirando fijamente al objetivo casi sin pestañear. No hay corta y pega. Es Foyone en estado puro, una fórmula que le ha abierto las puertas de decenas de salas y le ha llevado a saltar el charco y hacer las Américas.

Ahora viene de girar por México, Perú, Chile, Colombia, Argentina y Uruguay antes de comenzar a hacer los propio por España y las capitales europeas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine