Música

"Yo soy música 24 horas al día"

Paco Loco responderá a las dudas sobre la industria musical el próximo viernes dentro del programa de actividades del congreso Big Up!

28.09.2015 | 10:13
"Yo soy música 24 horas al día"

Productor y músico. ¿Hacemos un disco? ¿Producimos un disco? Son las preguntas a las que responderá Paco Loco en Murcia el próximo viernes, en la segunda jornada del congreso Big Up! Innovación en el oficio de músico, que comienza el día 1 de octubre y contará con la participación de numerosos expertos, como la de este músico (Australian Blonde) y productor, convencido y entusiasmado de poder llevar con la música «alegría a la gente». El músico de Australian Blonde y productor impartirá una de las conferencias del congreso de Murcia

Paco Martínez, Paco Loco, lleva toda la vida dedicado a la música. En los escenarios, con grupos como Australian Blonde y The Ships, y en el estudio, donde ha producido a los grandes de la escena indie –Maga, Golden Smog, Josh Rouse, Nacho Vegas, The Sadies.... y son solo algunos ejemplos–. Ha trabajado con Neuman y ahora ha apostado por los murcianos The Purple Elephants que, por cierto, participarán en el Big Up! Calle como uno de los seis grupos seleccionados. Y, como no sólo de músicos vive la música, Paco Loco nos cuenta cómo se ve el mundo desde 'el otro lado'.

¿Cómo es la vida en la pecera del estudio de grabación?
A veces divertida, otras aburrida, como la vida; yo paso más tiempo en el estudio que en mi casa y tengo la suerte de que casi todos los grupos con los que empiezas a trabajar se convierten en parte de tu familia, aunque su música te guste más o menos; generalmente he tenido suerte y he trabajado con músicos abiertos y divertidos, aunque claro, siempre hay algún soso, pero no es lo normal.

El título de su conferencia en el Big Up! es ¿Hacemos un disco? ¿Producimos un disco? ¿La respuesta no sería 'estás loco con los tiempos que corren' o hay que seguir apostando por los discos?
¡Claro! Hay que seguir haciendo discos. A veces me entra la duda existencial sobre mi trabajo, sobre si moralmente es bueno vivir de esto, con la de problemas que hay en el mundo, cuando hay gente que se dedica a poner paz entre países o a investigar sobre vacunas que curan vidas... de repente uno se siente como pequeño, pero luego te das cuenta de que la música está en todo y en todas partes y de que lleva la alegría a la gente.

Y ahora va a producir el disco de The Purple Elephants. ¿Cómo surgió esta colaboración?
Me hablaron de ellos, querían grabar conmigo y siempre que me llaman me intereso por el grupo. Me pareció estupendo, es un grupo muy interesante.

¿Conoce la escena murciana?
Sí, he trabajado con muchos grupos de Murcia, con Neuman por ejemplo, he asistido a conferencias y estoy al tanto. Es más que interesante, la verdad.

¿Qué debe tener una buena canción? Consultando una entrada de su blog parece que los estribillos pesados no le gustan mucho... ¿Tiene algo en contra?
Nada, nada, sólo estoy en contra de cuando sólo se piden buenos estribillos y se olvida la estrofa. Una buena canción debe tener un buen estribillo, un buen puente, una buena estrofa y una buena instrumentación y letra. A partir de ahí, ya podemos hablar de una canción que durará para toda la vida si tiene un buen estribillo.

¿Y qué tiene que tener un buen grupo?
Una buena actitud, buenas canciones y, sobre todo, que sepa defenderlas en directo. No tienen por qué tocar bien si saben transmitir su trabajo y hay mucha gente a la que le pasa eso.

¿Es cierto que hay grupos que llegan al estudio de grabación sin saberse la canción? ¿Hay que tener mucha paciencia?
¡Muchos! Algunos no saben ni qué canción van a grabar. En mi trabajo hay unas normas y unos horarios (no trabajo más de doce horas al día con un grupo, aunque luego siga con otras cosas) y tienen que tener en cuenta lo que se quieran gastar. Pero más que una cuestión de paciencia es una cuestión de impotencia.

¿Lamenta que haya músicos que prefieran grabar en casa? ¿Qué se están perdiendo?
No creo que se dé mucho... Me da pena que se pierda el rollo romántico de los estudios, la experiencia de vivir ese ambiente, tener un tiempo para grabar, un límite, que haya alguien que te diga por dónde vas y cómo lo estás haciendo y no perder así la perspectiva al estar grabando solo.

Nos ha contado cómo es la vida en la pecera, ¿pero cómo es encima de un escenario?
Para mí son las vacaciones, me divierto y no pienso en nada. A mí me gusta mucho tocar.

Pero es como no 'desconectar' nunca de la música...
Mi vida es música 24 horas al día. Yo no he trabajado en otra cosa que no sea esto, no he puesto copas en un bar ni he estudiado una oposición.

Y después de tantos años, ¿qué ha aprendido de sí mismo gracias a la música?
Soy un tipo cabezón que, cuando sabe lo que quiere, lo consigue a base de mucho trabajo. Soy muy testarudo; cuando sé a dónde quiero ir me gusta llegar, tarde lo que tarde.

¿Existe la escena independiente o es un concepto 'de moda'?
Claro que existe. Es lo que surge para las grandes compañías. Es como la Fórmula 1, donde los músicos se prueban y donde surgen los movimientos y los grupos que más tarde ficharán las discográficas.

¿Y de qué depende un grupo independiente?
De la suerte; ahora mismo de la suerte. Hay muchos grupos buenos que no consiguen que los fichen nunca, grupos malos que son fichados y también grupos buenos que logran un buen contrato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine