El CSI real no lleva tacones

Los ponentes de la mesa redonda 'Lo policiaco, lo policial y lo judicial' tratan de desmitificar cada una de las profesiones que intervienen en una investigación criminal y recuerdan que algunas de las técnicas que salen en la tele ni siquiera existen

13.09.2015 | 04:00
El CSI real no lleva tacones

Desentrañar la compleja labor de los profesionales que han de investigar un crimen fue el objetivo que se marcó ayer el comisario de Cartagena, Ignacio del Olmo, en la tercera mesa redonda del festival Cartagena Negra.

Bajo el nombre de Lo policiaco, lo policial y lo judicial. Un juego de muñecas rusas, los participantes trataron de explicar en qué consiste realmente su labor y acabar así con los tópicos procedentes de la literatura o el cine.

Los ponentes fueron la inspectora jefe de la Policía Científica, Silvia Pérez Pavía, el forense Juan Pedro Hernández del Rincón, y el policía y escritor, Rubén Sánchez Fernández, que acaba de presentar en Valencia su primera novela Hadas con tacones afilados, de la mano de Manuel Marlasca.

En referencia a las diferencias entre lo que vemos en la televisión y leemos en algunos libros, el comisario Del Olmo preguntó a Silvia Pérez Pavía: «¿cómo se puede resolver un homicidio en cincuenta minutos?», a lo que ella respondió: «¡y encima con tacones!».

La inspectora jefe de la Policía Científica indicó que, debido a la proliferación y el éxito de series como CSI, «cuando llegamos a una escena nos encontramos con personas que nos dicen cómo tenemos que buscar las huellas. Tienen el 'síndrome del CSI' y nos sorprende porque parece que ahora todo el mundo sabe hacer nuestro trabajo».

A este respecto también intervino el forense Juan Pedro Hernández del Rincón, quien recordó a los presentes que «algunas de las técnicas que salen en televisión ni siquiera existen. Por ejemplo, en la vida real el proceso para identificar el ADN de alguien tarda un mínimo de 72 horas, cuando no una semana entera».

El policía Rubén Sánchez manifestó que en su profesión también hay muchos mitos que destruir. «Lo que se ve o se lee no tiene nada que ver con nuestro trabajo, pero entiendo que los lectores o telespectadores no quieren un manual o un documental policial. La parte buena de todo esto es que ahora, a diferencia de las novelas policiacas de los años 50, las técnicas que sí que empleamos se detallan mucho más».

Del Olmo, esta vez ataviado con el mono blanco de la Policía Científica, propuso también un caso práctico para que cada uno de ellos explicara cuál sería la labor que deberían desempeñar en una misma escena del crimen. El primero en llegar al lugar sería el policía. «Nosotros nos encargamos de proteger y preservar la escena para facilitar el trabajo de los compañeros que han de venir después. Además, tenemos que buscar a los testigos, ya que cuanto antes lo hagamos más cosas recuerdan y menos influenciados están por factores externos», indicó Rubén Sánchez.

A continuación, comienza el trabajo de la Policía Científica. «Primero debemos abrir una única vía de acceso y se hace pasar al equipo de inspección ocular, lo documentamos todo con fotografías y vídeo y sectorizamos la escena para poder hacer después una reconstrucción. Después recogemos las evidencias que existan», afirmó Pérez Pavía.

El trabajo del forense también incluye fotografiar la escena y el cuerpo, así como buscar evidencias que, al igual que el cadáver, se analizarán en un entorno seguro. «El primer trabajo que tenemos que hacer es sensorial, después hay que emplear el raciocinio. No debes tener ninguna idea preconcebida», explicó Hernández del Rincón.

Luna de miel en Cartagena Negra
La ilusión y la pasión con la que se vive la literatura en Cartagena Negra no tiene precedentes, prueba de ello es que el policía y escritor Rubén Sánchez se casó el pasado viernes en Valencia e igualmente aceptó participar y pasar su noche de bodas en Cartagena acompañado, eso sí, de su esposa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine