Entrevista

«Los casos de corrupción y el desfile de políticos en la cárcel crean sofocos a toda España»

Prostitutas, peluqueras, gente adinerada o incluso óvulos y espermatozoides son algunos de los papeles que interpretará Ana Obregón

14.08.2015 | 14:33
Ana Obregón, Fabiola Toledo, Elisa Matilla y Teté Delgado interpretan a cuatro mujeres que se enfrentan a la menopausia de distinta manera

Actriz. Uno de los rostros más populares de la televisión continúa de gira por los escenarios de España con la obra Sofocos Plus, una comedia que promete liberar a las féminas del falso mito de la histeria hormonal una vez alcanzado el medio siglo. «Las mujeres de 50 años estamos maravillosas», sentencia Ana Obregón, quien hoy, junto a Fabiola Toledo, Elisa Matilla y Teté Delgado, actúa en El Batel de Cartagena. «Uno debe aprender a reírse de sí mismo e intentar ver la parte positiva», asegura la intérprete

Prostitutas, peluqueras, gente adinerada o incluso óvulos y espermatozoides son algunos de los papeles en los que Ana Obregón, Fabiola Toledo, Elisa Matilla y Teté Delgado se tienen que meter, y todo bajo un mismo trasfondo: las distintas situaciones a las que se enfrentan las mujeres en su viaje hacia la tan temida menopausia. Así se presenta Sofocos Plus, una obra de teatro en la que la ironía está muy presente en cada uno de los varios sketches y monólogos que componen el show y que transcurren en momentos y espacios cotidianos como pueden ser la peluquería, una visita al psicólogo o un supermercado.

A pesar de sus 32 años de carrera, Ana Obregón debuta en el teatro con Sofocos Plus, un guiño irónico sobre los cambios hormonales de las féminas al llegar a la tan temida menopausia. Esta noche sube al escenario del Auditorio El Batel de Cartagena. La bióloga promete 120 minutos de carcajadas tanto para hombres como para mujeres. «El espectador estará dos horas desconectado de sus problemas», resalta.

Debuta en el teatro con la tercera entrega de esta comedia sobre la mujer.
El teatro era mi asignatura pendiente. Ha sido una experiencia increíble. La gira está teniendo mucho éxito.

¿Sofocos plus supera a sus antecesoras?
No tiene nada que ver porque el guion es diferente. Eso sí, tiene el mismo éxito. Los espectadores se pasan riendo las dos horas de función, ríen desde el principio hasta el final.

¿Es un guiño irónico sobre los cambios hormonales al llegar a la menopausia?
Esta comedia pretende desdramatizar la menopausia y deja claro que este periodo se puede superar sin dramatismos. Es una etapa por la que pasa todo ser humano al hacerse mayor y se debe tomar con sentido del humor. Así presenta a las mujeres en diferentes momentos: en la peluquería, en las rebajas, en una clase de pilates, en un supermercado... pero siempre en tono de humor.

¿Es la clave tomarse estos cambios con sentido del humor?
Todos los cambios deben tomarse con sentido del humor. Como bióloga, le aseguro que reírse es muy bueno porque se liberan endorfinas, que son las hormonas del placer. Reírse es una buena terapia para la salud y una buena herramienta contra las enfermedades. Uno debe aprender a reíse de sí mismo e intentar ver la parte positiva de las cosas.

¿Es una comedia para las mujeres o los hombres también se convierten en cómplices?
Totalmente. Primero pensé que era una función para las féminas. No es que ataquemos a los hombres pero damos una vuelta de tuerca. Y cuando hablamos de la andropausia se escuchan muchas carcajadas masculinas en el patio de butacas. Fue una de las cosas que me sorprendió.

¿Los 50 de ahora son los nuevos 40?
Ahora las mujeres de 50 años estamos maravillosas. En cambio, los hombres están hechos polvo. A no ser que sean gais, porque se cuidan más.

¿Qué le provoca sofocos a Ana Obregón?
Me crea sofocos la situación política actual, el paro o el yihadismo.

¿Y los casos de corrupción y el desfile de políticos hacia la cárcel?
Esto nos provoca sofocos a toda España. Nosotros trabajamos a diario para que ellos malgasten el dinero. Este dinero debería ir a sanidad y a educación para el futuro de nuestros hijos. Todos los españoles lucharíamos para poner fin a la corrupción.

¿Qué le espera al espectador que acuda a ver Sofocos plus?
El espectador estará dos horas desconectado de sus problemas diarios y riendo a carcajada limpia. En una ocasión, creí que a una señora la daba algo de tanto reír.

Agatha Ruiz de la Prada firma el vestuario y la escenografía, dos elementos característicos de esta producción.
Está todo muy cuidado. Es una explosión de colores y de corazones para que todo sea muy positivo, como nuestra comedia. Las letras de las canciones están enfocadas a la mujer y son muy positivas porque el mensaje es mirar el futuro con positividad.

¿Por qué aceptó esta comedia?
Llevaba mucho tiempo queriendo hacer teatro pero entre series, películas y programas no encontraba el momento. También debo confesar que me daba miedo y cierto respeto. El teatro es una prueba de fuego para el actor. No existe el 'corten' de las series. En el preestreno me sentí como pez en el agua. La satisfacción que siento al acabar la función es indescriptible. Sentir el calor del público no se puede equiparar a cuando te dicen el porcentaje de share de las series. Y es que la televisión y el teatro no tienen nada que ver.

¿Hay más teatro en sus próximos proyectos?
Solo puedo decir que a final de año rodaré la película El secreto del retrato, que se ha retrasado por problemas económicos, unos problemas que ocurren en España y en todo el mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine