Tribunales

"Antonio Pita dijo: 'Traed al promotor aquí, aunque sea chorreando sangre'"

Arranca el juicio contra siete personas por retener y golpear a un inmobiliario para que firmara certificados de obra - Uno de los acusados manifiesta que el entonces director territorial de Cajamar le sugirió "que por las buenas no iba a conseguir nada"

10.10.2016 | 20:36
Banquillo de los acusados (Pita, en segunda fila) en la primera sesión del juicio que comenzó en la Audiencia Provincial.

«Le dimos dos collejas y le pusimos el soplete detrás, en el culo»

  • «Le dimos dos collejas, tampoco fue una agresión... Tampoco es que se le maltratara. Se encendió el soplete, sí. Y se lo pusimos en la parte de atrás, en el culo». Lo reconocía en su declaración Antonio M. L., otro de los procesados y el primero en comparecer.
  • Según el Ministerio Público, la víctima de esta retención «sufrió lesiones por las que recibió asistencia facultativa, y de las que curó en ocho días, sin impedimento para sus ocupaciones habituales y precisando tratamiento psiquiátrico posterior, del que no consta que haya alcanzado su sanidad».
  • La víctima declarará este martes, mediante videoconferencia, desde un juzgado de Madrid, se detalló en el tribunal.

«Vosotros traédmelo aquí, aunque sea chorreando sangre. Esto son palabras textuales de Antonio Pita». Es lo que declaraba este lunes ante el juez Jesús M. L. uno de los siete hombres que se sentaban en el banquillo acusados de retener a un promotor para que les firmara certificados de obra.

La Audiencia Provincial de Murcia era escenario de la primera sesión del proceso, del que se encarga el juez Juan del Olmo. Entre los acusados destaca la presencia del citado Antonio Pita (ya que fue director territorial de Cajamar y, por tanto, un hombre conocido en la Región) y de su entonces subordinado José Antonio V. C, director de la oficina de esta entidad bancaria ubicada en el Tontódromo de la capital murciana.

En su declaración, Jesús M. L. admitió que, allá por mayo de 2009, forzaron «un poco» al promotor para que se metiera en un coche, con la intención de llevarlo al banco para que estampase su rúbrica en los papeles que era preciso, pero que el hombre «se puso muy nervioso», por lo que «decidimos llevarlo a una nave, donde estaba toda la documentación. A ver si se le ablandaba un poco el corazón».

El procesado reconoció que, una vez en la nave (en un polígono industrial de Ceutí), golpearon al promotor, e insistió en que lo hicieron «inducidos por la entidad». El objetivo, aseveró, era que la víctima «firmase en blanco, y después se redactaría el documento».

La víctima era administrador de la empresa Promufermu, empresa que había gestionado la construcción de sendos bloques de viviendas en Abarán y en la pedanía de San Ginés, de Murcia, que atravesaron por dificultades económicas que impidieron hacer frente a las deudas.

Según el fiscal, lo abordaron por la fuerza en el parking donde dejaba su coche, lo llevaron en otro vehículo hasta una nave de Ceutí y allí lo retuvieron y agredieron con la intención de que firmase unos papeles que no llegó a firmar.

Entonces los acusados falsificaron la rúbrica del promotor y fueron a la oficina bancaria a intentar cobrar, pero el director de la misma se negó, tras hablar con la víctima (ya liberada) y explicarle el calvario que había pasado.

Jesús M. L. señaló ante el tribunal que él, hasta el día de los hechos, ni siquiera conocía a este promotor. «Yo confiaba en la caja», subrayó, «y en la entidad nos dijeron que este hombre estaba loco, que se le había ido la chaveta». «Yo me quedo a cuadros», prosiguió, a lo que añadió que «yo en mi vida he hecho daño a una mosca. Yo jamás en la vida he pisado un juzgado ni he hecho nada. Todo esto nos ha venido muy grande». «Si me dice que cante por Rafael Farina, canto por Rafael Farina. Esto pensábamos que era... nada. Que no iba a pasar nada», remarcó.

«Estamos arruinados»

También compareció otro de los acusados. Enrique G. Y., quien destacó que Pita le dijo «que por las buenas no le íbamos a sacar nada» al promotor. Cuando comenzó a haber problemas para cobrar, porque desde Promufermu no se firmaba, «me dijeron que sería bueno hablar con esa persona (la víctima) y el director de la oficina de Alfonso X me dio todos sus datos. Con el consentimiento, supuestamente, de Antonio Pita», hizo hincapié el procesado.

«Gracias a esta caja estamos arruinados. Me estafaron», espetó Enrique G. Y.

A cinco de los acusados (Antonio M. L., Jesús M. L., Antonio G. Y., Enrique G. Y. y Pedro José L. G.) se les atribuyen los delitos de detención ilegal, extorsión en grado de tentativa y lesiones, y a dos de ellos además el de falsedad documental. A los dos directivos de banca a los que se acusa como inductores de los delitos de extorsión en grado de tentativa y lesiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine