Aliados para afrontar la vuelta de las vacaciones

Alimentos para combatir la vuelta a la rutina

Incluir ciertos productos en la dieta mejora el ánimo, el rendimiento físico y el mental

29.09.2016 | 20:47

Los excesos de las vacaciones pasan factura tanto en nuestro físico como en nuestra mente. La inclusión de algunos alimentos en la dieta diaria, además del cambio de hábitos y horarios, ayuda a que la tan temida vuelta a la rutina sea algo más llevadera. Todo ello, sin olvidar la práctica moderada de algún deporte para facilitar la pérdida de los kilos de más.

­La odiada vuelta a la rutina es una bendición para el cuerpo. Durante el verano, las comidas copiosas y la ingesta de alcohol o bebidas azucaradas y con gas tienen como consecuencia inmediata la hinchazón, el mal tránsito intestinal o la sensación de cansancio; y otras a más largo plazo como la sobrecarga del hígado y la vesícula. Estas condiciones complican el regreso al trabajo o los estudios. Incluir algunos alimentos en la dieta y ajustar horarios puede ayudar al cuerpo y a la mente a reforzarse y, de paso, a perder los tres kilos que se ganan de media durante el periodo estival.

Lo primero que hay que atajar es la fatiga y hastío de pensar en la jornada laboral. «Al irse el sol antes, hay menos horas de luz y con la vuelta a la rutina baja el ánimo y eso puede llevarnos a comer de manera compulsiva», advierte la nutricionista y farmacéutica Amil López. Para combatir estos síntomas y sus consecuencias recomienda alimentos ricos en triptófano como el pavo, el plátano, las legumbres, el atún o el salmón. Esta sustancia es precursora de la serotonina, la conocida como «hormona de la felicidad», por lo que ayuda a mantener el equilibrio emocional además de imprimir energía.

La experta aconseja fijarse «objetivos reales» para volver a la vida ordinaria y poner una fecha límite, no demasiado amplia, para no desmotivarse: «Durante dos meses, por ejemplo, nos proponemos reducir grasas o no tomar postre». En este tiempo hay que esforzarse también en comer cinco veces al día y dormir el tiempo suficiente.

Un estudio de la Universidad de Chicago demostró que la falta de sueño provoca una reacción química en el cerebro que incrementa el gusto por la comida, sobre todo por los aperitivos dulces y salados que contienen un alto nivel de grasas.

Al haber ingerido más calorías de las que el organismo puede quemar se producen toxinas que contaminan el cuerpo. Librarse de ellas ayuda a agilizar su funcionamiento y evita enfermedades. Los caldos a base de verduras como el apio, los puerros o el calabacín son eficaces para eliminarlas. Además, estimulan la función renal, lo que provoca una pérdida de líquidos que da la sensación de mayor ligereza. López los recomienda como cena e incluir lechuga, ya que tiene un efecto sedante óptimo para conciliar el sueño.

Otra secuela del verano es el bloqueo del tránsito intestinal. Las legumbres, los cereales integrales o frutas ricas en fibra pueden ayudar a solventar el problema.

En cuanto a los alimentos funcionales –los que llevan añadidas sustancias activas, como pueden ser yogures para el tránsito o leche con omega 3–, López recomienda hablar con el médico o el farmacéutico antes de comprarlos: «En muchos casos no merece la pena gastarse el dinero en ellos porque las cantidades que añaden son insuficientes para ser realmente efectivos. Además, la publicidad puede ser engañosa, por ejemplo, todos los yogures ya tienen probióticos».

Entre los buenos hábitos no puede faltar el deporte. El primer motivo es que ayuda a mantener un peso correcto, pero también tiene otros beneficios. Cuando se practica deporte se segregan endorfinas, otra vez la hormona de la felicidad; dopamina, relacionada con el placer; y serotonina, una sustancia que deja el cuerpo en calma y ayuda a olvidarse del estrés. Esta hormona, unida al cansancio de practicar deporte, ayudará a dormir antes y mejor.

Los niños también sufren el regreso al cole
Los más pequeños también se están enfrentando estos días a la vuelta al colegio y esto les puede generar las mismas sensaciones que a los adultos. «Regular las horas de sueño, desde ahora, es importante porque son las que controlan el apetito y la acumulación de grasas», explica López. Incide además en la importancia del desayuno, ya que de él depende la memoria y la concentración en clase. «El tentempié de media mañana también es muy importante porque refuerza el azúcar, que es la gasolina para seguir funcionando», añade. Para este momento o la merienda aconseja incluir frutos secos como las almendras. El azúcar refinado no es recomendable en ningún caso, como vienen alertando los profesionales, además de los problemas de obesidad a los que conduce puede provocar ansiedad o sensación de tristeza. Por la noche, lo mejor son las proteínas de los vegetales como las espinacas o ensaladas con atún, que ayudan a mantener el buen humor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine