Cómo lograr el éxito escolar

La consejería de Educación edita un decálogo de consejos a los padres para facilitar el ambiente adecuado para los alumnos

04.09.2016 | 04:00

La consejería de Educación ha editado un decálogo de consejos para padres con recomendaciones para facilitar el ambiente adecuado para el éxito escolar desde los propios hogares.

La directora general de Innovación Educativa, Ana Millán, explicó que «los padres deben comprometerse a participar de forma efectiva en el proceso de aprendizaje de sus hijos para obtener mejores resultados y crear pautas en la vida familiar a favor del nuevo periodo para que el año escolar sea un éxito».

Educación también sugiere establecer objetivos al comienzo del curso: preguntar a los niños cuáles son sus expectativas, qué les gustaría aprender este año y en qué les gustaría profundizar, al tiempo que se aconseja comentar con ellos las nuevas materias que les motivan, algo que también favorece el aprendizaje en el aula.

1º. Tener en cuenta el curso anterior.

Antes de comenzar, es importante que las familias de los alumnos, junto a ellos, reflexionen sobre lo ocurrido en el curso anterior. Es importante encontrar las fortalezas y debilidades académicas que lo marcaron, y analizar sus causas. Buscar aquello que funcionó bien, que favoreció el proceso de aprendizaje, y aquello que falló o que pudo hacerse mejor. Es muy importante reforzar los éxitos, buscar varias explicaciones de los motivos que propiciaron o no el éxito y, dependiendo de la edad del alumno, definir medidas para reforzarlas o superarlas.

2º. Establecer objetivos.

Es recomendable que las familias conozcan cuáles son las expectativas de los estudiantes: qué les gustaría aprender este año, qué tienen previsto aprender en el curso, qué retos les esperan y cuáles son las áreas o materias que les motivan, les interesan e ilusionan. De esta forma, se identificarán nuevos intereses y se podrán establecer objetivos a desarrollar. Asimismo, es importante que los alumnos conozcan cuáles van a ser sus objetivos durante el curso escolar y no los perciban como imposiciones, sino como acuerdos, dividiéndolos en anuales, trimestrales, mensuales e incluso semanales y diarios. Tenerlos en un lugar visible de la casa y del lugar de estudio del niño, para que no caigan en el olvido.

3º. Elaborar una «planificación para el curso».

Una vez establecidos los objetivos, es importante identificar las estrategias necesarias para su cumplimiento y realizar una planificación para todo el curso. Esto puede incluir la elaboración de un calendario que fije un ritmo de trabajo y que permita ordenar las tareas que se deben realizar, dedicando un tiempo diario a repasar lo visto en clase y no dejando atrás tareas ni trabajos.

4º. Fijar horarios.

Es fundamental fijar los horarios para el estudio que deben seguir los alumnos, incluyendo también periodos de descanso ya que, según los expertos, los tiempos de trabajo no deberían extenderse más de dos horas seguidas. Es recomendable que ellos participen en la elaboración de ese horario, para que adquieran mayor compromiso. Es fundamental revisar el tiempo de ocio, que deberá reducirse tras el período vacacional, limitando el uso de la televisión, los videojuegos o los teléfonos móviles, para dedicarlo a otras actividades como las deportivas o las actividades culturales.

5º. Crear hábitos.

Antes de empezar el curso escolar, es importante retomar horarios e ir adecuando las horas de sueño a la época de estudios, haciendo que la transición sea progresiva. De esta manera, es más fácil lidiar con el cambio de rutina y asegurar el máximo rendimiento desde los primeros días de clase. Desarrollar hábitos en la vida familiar que favorezcan la puntualidad y asistencia a clase, el aseo, la higiene, la alimentación sana y equilibrada, el orden y la organización, el respeto hacia los demás, el cuidado del

medioambiente, del mobiliario y material escolar, entre otros.

6º. Revisar los espacios y materiales dedicados al estudio.

Preparar las condiciones de estudio que se van a tener, buscar el espacio adecuado que favorezca la concentración, sin ruidos ni sonidos que distorsionen, con una adecuada iluminación y, en la medida de lo posible, con mobiliario adecuado para evitar problemas musculares. Es fundamental revisar con detalle que el alumno disponga de todo lo necesario para iniciar el curso. Es clave organizar los materiales escolares utilizados el año anterior (mochilas, textos y útiles), para saber cuáles están en buen estado y si se pueden seguir usando. Es importante fomentar el consumo responsable y evitar el comprar por comprar, ya que se pueden reciclar los materiales del año pasado y colaborar en no generar más residuos de los que ya generamos, siendo respetuosos con el medio ambiente. Recordamos también las cuatro 'r' del reciclaje: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar.

7º. Fomentar la motivación y la autoestima.

Es imprescindible transmitir a los alumnos que ellos son los responsables de su estudio y su trabajo durante el curso, elogiando sus éxitos, por pequeños que sean. Es más importante valorar el esfuerzo que los resultados, por ello, en el proceso de aprendizaje es necesario animar al alumno cuando tenga dificultades, evitar el reproche ante fracasos o las comparaciones con los demás. Recompensar los logros con frases de ánimo y felicitación es más efectivo que comprarle un regalo.

8º. Colaborar con el centro educativo.

Abrir canales de comunicación con los docentes, colaborando con ellos y mostrando una actitud positiva hacia el centro. Visitar al profesorado y tener entrevistas con el tutor permitirá la participación de la familia en el aprendizaje de sus hijos. No ocultar información al tutor ni quitar autoridad a los docentes delante de su hijo, fomentando el respeto a sus profesores y al resto de miembros de la comunidad educativa. Conocer las normas del centro ayuda al proceso educativo de los alumnos y respetar el horario del mismo, siendo puntual en la llegada. Es importante controlar las faltas de asistencia de su hijo.

9º. Usar la agenda.

Desde la primera semana, es conveniente que sus hijos lleven una agenda personal donde figuren los horarios de clase y las tareas que deben realizar, con sus respectivas fechas de entrega. Puede, además, llevar un listado con los temas vistos y el cronograma del centro, que incluya fechas de reuniones, celebraciones y entrega de boletines. Si la agenda escolar es el instrumento de comunicación entre el centro educativo y las familias, compruebe diariamente la agenda y lea las anotaciones que su hijo o los profesores han hecho y responda a las mismas en caso necesario. Fomentar la responsabilidad y autonomía de los alumnos sobre su propio trabajo: no han de ser los padres quienes tengan que estar investigando cuáles son las tareas diarias de sus hijos o preguntándolo a otros padres.

10º. Despertar la curiosidad.

Usar materiales que despierten la curiosidad y el interés de los alumnos por el aprendizaje. Programe durante el año visitas a museos y bibliotecas, conciertos, librerías o visitas a municipios cercanos, donde puedan complementar lo visto en clase y las temáticas que les interesan. Utilizar estrategias efectivas de estudio como la elaboración de resúmenes y esquemas facilitará el aprendizaje. Por otra parte, realizar actividades extraescolares en el propio centro educativo favorece la curiosidad, estimula la creatividad, fomenta el compañerismo, la identificación con el centro y la integración en la comunidad educativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine