Dependencia

Isabel Padilla, abnegada madre y esposa que resultó ser la asesina

Esta vecina de La Unión, condenada por matar a sus dos hijos y a su marido, falleció en 2008 tras más de una década en un psiquiátrico - Siempre negó los hechos y culpaba a los médicos de estos decesos

27.03.2016 | 04:00
Isabel Padilla, abnegada madre y esposa que resultó ser la asesina

Fue considerada culpable de cinco delitos de parricidio por haber envenenado a su esposo y a dos hijos y haberlo intentado con otros dos familiares. El Tribunal Supremo ordenaba en 1996 el ingreso en un psiquiátrico de Isabel Padilla, la envenenadora de La Unión. Salía en 2007, y en 2008 fallecía por un tumor cerebral. Dijo ser inocente.

Allá por el verano de 2008 fallecía, víctima de un tumor cerebral, Isabel Padilla. La mujer, que era enterrada en el cementerio de su localidad natal, La Unión, en la más estricta intimidad, había sido protagonista, diecisiete años antes, de un suceso que había helado la sangre no sólo a la Región de Murcia, sino a toda España.

Y es que Isabel acababa de salir de un psiquiátrico, donde había sido confinada tras ser declarada culpable de la muerte de su marido y de dos de sus hijos. Quedó probado que metía en la comida de sus parientes fármacos para la diabetes. Otros dos hijos sobrevivieron.

Detenida en 1991, la Audiencia Provincial de Murcia la condenó a 98 años de cárcel. Un año después, el Supremo ordenó su ingreso en un psiquiátrico, al entender que no era consciente de sus actos. Isabel sufría síndrome de Münchhausen. Salió a la calle para morir.

Cuando sus familiares comenzaron a enfermar, Isabel era la doliente madre. «Padilla, una mujer de escasa preparación, fue capaz de acumular una extensa cultura sobre enfermedades y medicamentos que aplicó sobre sus hijos y su esposo», escribe sobre el caso el veterano periodista, experto en sucesos, Francisco Pérez Abellán. «Así les provocó una serie de síntomas que conformaban una grave enfermedad», remarca.

«La muestra más alarmante de ese mal eran una serie de hipoglucemias que acabaron conduciéndoles al coma y a la muerte. A los pacientes les fue extirpado el páncreas y, pese a todo, presentaban exceso de insulina en sangre», cuenta el periodista.

Añade que, en el caso de Isabel, «los extraños episodios de insulinismo empezaron a finales de los años setenta y sólo fueron descubiertos casi veinte años después».

Ella misma enfermó

«Tras la muerte de su hija pequeña, la mujer fue ingresada a su vez con los síntomas que había provocado en los otros. Los médicos sospecharon esta vez que la enfermedad podía ser inducida y al intervenir su bolso encontraron una caja de un medicamento antidiabético. Eso les llenó de sospechas y dieron parte a la Policía. Una vez interrogada, sólo confesó que le había administrado aquellas pastillas a su hija Francisca por error y que cuando se dio cuenta rectificó suministrándole azúcar», recuerda Pérez Abellán.

Los médicos se percateron entonces de que «los conocimientos que Isabel Padilla mostraba sobre las enfermedades eran aterradores», apunta el periodista. «Normalmente, quienes lo sufren acompañan a los enfermos constantemente y fingen que les atienden con abnegación. Sin embargo, una constante es que los pacientes empeoran tras la visita de las madres con síndrome», manifiesta.

La insulina, un potente reductor de los niveles de glucosa, puede ser mortal si se inyecta en personas sanas y en dosis excesivas. Además, su rastro desaparece a las pocas horas de haber hecho efecto, y puede confundir a los forenses sobre las causas de la muerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine