El bosque salvador

El árbol, seguro de vida de la humanidad

Europa aspira a recuperar antes del año 2020 un 15 % de los ecosistemas más degradados - La Comisión Europea admite que los cambios de uso de suelo en la Región de Murcia afectan a Centroeuropa

14.03.2016 | 07:54
El árbol, seguro de vida de la humanidad

Los ecosistemas naturales y en particular los árboles constituyen una herramienta para mitigar el cambio climático, al tiempo que contribuyen a frenar otros procesos como el de la erosión y la desertificación. Invertir en árboles es una apuesta de futuro.

La Estrategia Europea sobre Biodiversidad 'Nuestro seguro de vida y capital natural', aprobada por el Parlamento Europeo en 2011 y adoptada por la Comisión Europea (CE), mantiene como objetivo el mantenimiento y mejora de todos los ecosistemas presentes en el viejo continente mediante el establecimiento de lo que llaman «la infraestructura verde «y la restauración de un 15% de los ecosistemas degradados antes de 2020.

Los objetivos europeos en este terreno podrían beneficiar claramente al arco mediterráneo, donde se concentran algunos de estos ecosistemas dañados y donde se ha producido una notable pérdida de la calidad de la cubierta vegetal.

Ramón Vallejo, revisor del informe de Naciones Unidas sobre Impactos , Adaptación y Vulnerabilidad, frente al Cambio Climático» asegura que existe una «sensibilidad creciente que va calando en los ámbitos internacionales y que convierte a los proyectos de recuperación de ecosistemas y en particular los de reforestación «en un caballo ganador».

«Los servicios que la naturaleza nos proporciona, como el agua limpia, el aire limpio, el suelo fértil, la comida, no solo son cruciales para el bienestar de la humanidad, sino que también representan un valor económico astronómico. Según los economistas, cada año perdemos un 3% del PIB debido a la pérdida de biodiversidad. Eso le cuesta a la Unión Europea 450.000 millones de euros cada año. «¡En comparación con estas cifras, la inversión de 5.8oo millones por año en la red Natura 2000 es una ganga!», manifestó el relator Gerben-Jan Gerbrandy, parlamentario del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa durante el debate de la estrategia.

Ramón Vallejo, que es también responsable del área de investigación forestal en el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, asegura que junto a la estrategia europea de biodiversidad, existen otras iniciativas internacionales que sitúan la recuperación de la cubierta forestal como objetivo prioritario. Así, el conocido como 'Desafío de Bonn', lanzado en 2011, coordina proyectos para restaurar más de 150 millones de tierras degradadas y deforestadas.

Vallejo desvela que existen grupos financieros dispuestos a invertir en reforestación en el sur de Europa y particularmente en España. Ven los informes, ven el problema y cómo puede solucionarlo un plan de reforestaciones bien hechas y comienzan a ver en estas iniciativas un caballo ganador».

«La reforestación es un mecanismo para fijar el carbono y si se hace bien puede mejorar mucho algunos otros servicios que nos prestan los ecosistemas», añadió. El problema pendiente es ver ahora «cómo se hace y de dónde sale la financiación», añade el experto.

En este sentido, la cuantificación económica de los servicios que presta la biodiversidad y los ecosistemas ha venido en auxilio de las posiciones conservacionistas. Ahora es posible comparar y ver en números la rentabilidad de conservar el medio ambiente.

La Comisión Europea encargó un estudio para dictaminar los costes financieros asociados al objetivo de conservación de la biodiversidad europea. El estudio, adjudicado a un consorcio liderado por Arcadis, está terminado y en manos de la CE, que literalmente se dispone ahora «a pasar a la acción».

Según este estudio, el coste adicional anual de mantenimiento de las condiciones ecológicas de todos los ecosistemas europeos se estima entre 618 y 1.660 millones de euros anuales, de los que los ecosistemas forestales requerirían entre 196 y 488 millones.

Respecto a los costes de la recuperación, podrían alcanzar los 9.150 millones en su planteamiento más ambicioso, con inversiones anuales de entre 140 y 519 millones de euros.

En el cálculo de los costes de rehabilitación, incluyendo la recuperación de los ecosistemas perdidos desde 2000, Europa recuerda que el objetivo de recuperar un 15% de lo perdido lo es para la Unión Europea en su conjunto. Este año, los países miembros deben establecer prioridades para restauración de ecosistemas y aquí empieza la batalla en la que la Región de Murcia debería estar jugando sus bazas si quiere ser beneficiaria.

Las ventajas
La repoblación de terrenos forestales degradados permitiría incrementar la fijación de carbono tanto en la biomasa arbórea como en el suelo. Aunque las cifras exactas de captura o inmovilización dependen del tipo de árboles, del clima, de las características del suelo y de las labores silvícolas que se realicen, es un hecho indudable que la fotosíntesis es, probablemente, el método natural más eficaz que existe para reducir el exceso de CO2 que está provocando el Cambio Climático.

Se estima que un kilómetro cuadrado de bosque genera mil toneladas de oxígeno al año; que una hectárea arbolada urbana produce al día el oxígeno que consumen seis personas, o que un árbol de unos 20 años absorbe en un año el CO2 emitido por un vehículo que recorre de 10.000 a 20.000 kilómetros, según un informe elaborado por la Universidad de Sevilla.

Otro trabajo reciente del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales de Cataluña asegura que los suelos forestales de España guardan unas reservas de unos 2.544 millones de toneladas de carbono, un valor que equivale a todo el dióxido de carbono emitido por la población en los últimos 29 años.

Pero los árboles son más, mucho más y su desaparición por los incendios, la urbanización o la construcción de nuevas infraestructuras, está teniendo repercusiones tanto en el ámbito localcon pérdidas de suelo, descenso de la infiltración y de determinados tipos de precipitacióncomo en zonas muy alejadas del continente.

«Europa ha comprendido por fin, casi con 16 años de retraso, que todos los cambios en el uso del suelo que han tenido lugar en el Mediterráneo en general, tienen un impacto directo sobre fenómenos que se están produciendo ya en centroeuropa como el incremento del número y la virulencia de las inundaciones», señala Millán Millán, exdirector del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo. Un argumento más a favor de la reforestación de toda la fachada mediterránea, aunque otras regiones podrían estar ya adelantándose, según Millán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 
Enlaces recomendados: Premios Cine