Biprovincialidad y alcaldía

El proyecto de Cartagena Provincia por fin irá a la Asamblea gracias a la presión del actual regidor, José López

20.06.2016 | 10:59
José Hernández Mondéjar

Por fin irá a la Asamblea Regional el proyecto de Cartagena Provincia, gracias a la presión del actual alcalde José López, de Movimiento Ciudadano, sobre el partido socialista, en virtud del pacto ´de princesa a reina´, dos años uno y dos el otro.

El PSOE se ve en la obligación de cumplir primero todos los acuerdos, para que después cumplan sus socios de gobierno, como ratificó el otro día el alcalde, mi héroe de Cavite, que él votará dentro de un año a Ana Belén Castejón para que sea alcaldesa. Biprovincialidad y alcaldía, lo uno por lo otro, como debe ser.

Estas dos cuestiones, la biprovincialidad y el relevo en la Alcaldía, van unidas de forma inseparable, si la una no va para la Asamblea, la otra podría peligrar. Así que las dos p´alante.

Que la biprovincialidad es beneficiosa, es ya más que consabido, pero ¿están todos los implicados de acuerdo con el proyecto? Veamos.

El PSOE se ve forzado a pedir una biprovincialidad regional sin el apoyo de los habitantes de todos los municipios que, en teoría, conformarían la nueva provincia, a cambio de la segunda alcaldía regional por orden de importancia, eso sí, rezándole a San Miguelín de Ciudadanos para que se abstenga en las votaciones y que sea el PP el que cargue con el peso de tener que rechazarla, que es lo que, presumiblemente, va a ocurrir.

Y digo que será rechazada porque para que haya provincia cartagenera falta un requisito tonto y sin importancia, como es que los ciudadanos de Mazarrón, La Unión, Los Alcázares, San Javier, San Pedro del Pinatar, Torre Pacheco y Fuente Álamo, quieran pertenecer a ella, renunciando a llamarse murcianos para ser llamados cartageneros.

Y es que a pesar de la buena voluntad de un grupo de cartageneros, totalmente cargados de razones, bondades y beneficios para el proyecto de la nueva provincia, me huelo que éstos no han tenido en cuenta que los ciudadanos colindantes también opinan y juegan.

Si a esto le sumas la campaña de desprestigio que algún que otro político está haciendo del nombre ´murcianos´, asemejándolo a un insulto o vergüenza; solo puede acarrear que los murcianos limítrofes a Cartagena que se sienten orgullosos de serlo, rechacen el cartagenerismo.

Porque pretender imponerle a los habitantes de los municipios enunciados una denominación de origen, atacando las raíces que tienen y han tenido durante toda la vida, y la de sus antepasados. Es un innecesario flaco favor al proyecto biprovincial.

Lo primero que habría que hacer es saber cuántos municipios apoyan la idea de la segunda provincia, y dentro de ellos cuántos ciudadanos la respaldan.

Si todos manifiestan su apoyo a la creación de la segunda provincia, el proyecto será un éxito..., pero, si los cartageneros se quedan solos, mejor sería empezar de nuevo y por el principio, creando primero la provincia económica que una en un proyecto común todos los intereses de los municipios que, de manera voluntaria, deseen formar la nueva provincia.

Hay que hacer faustos de unión intermunicipios, con intercambio de proyectos, fiestas, servicios, ligas deportivas..., y todo aquello que una ideas, sentimientos y fines. Hay que crear una riqueza conjunta y compartirla. Y tras cientos de miniproyectos en común, una vez consolidado el proyecto de que todos juntos son uno solo, es cuando se puede llevar a la Asamblea la biprovincialidad.

Porque, aun en el supuesto de que la idea o proyecto sea aprobado por la Asamblea Regional, si es rechazada por los municipios a los que se pretende cambiar el nombre de murcianos por cartageneros, ¿de qué va a servir?..., como no sea para terminar de hundir al PSOE en los municipios que se puedan sentir molestos, no creo que sirva para otra cosa. Bueno sí, para asegurarle la Alcaldía a mi Ana Belén Castejón..., aunque el mérito siempre será de mi héroe de Cavite y de otros valientes cartageneros que luchan por esta tierra contra la marginación sufrida durante ya demasiados años.

Así que, en esta aventura de la biprovincialidad -que comparto- y del aseguramiento de una futura alcaldía -de la que dudo-, me da el tufo de que ambas ni fú ni fá.

De la primera bastante me he mojado ya, a sabiendas de las críticas que voy a recibir; y de la segunda ya hablaremos que aún falta mucho tiempo..., que es como aquel trato entre un avispado y una reina, consistente en enseñar hablar a un burro en diez años a cambio de buena vida durante ese tiempo y si no lo conseguía podían cortarle la cabeza. Alguien sensato le susurró al hombre avispado que el burro nunca hablaría y que su cabeza sería cortada, a lo que este le respondió: «En diez años, ¿no ha de morirse el rey, el burro o yo?».

Lo dicho, un año para la Alcaldía es mucho tiempo y la decisión final no estará en las manos de mi Pepe Cavite, sino en las de Pilar Marcos, de Podemos, y a esta política los ninguneos baratos, como los que les están metiendo, les sientan muy mal y no los olvida. ¡Ojo! que todavía podemos ver de alcalde a Paco Espejo, si no habla el burro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 

Especial

 

Carthagineses y Romanos

No te pierdas toda la información de las fiestas de Cartagena que rememoran la historia de la ciudad

Flamenco

Festival Internacional del Cante de las Minas

Festival Internacional del Cante de las Minas

Toda la información del Festival Internacional del Cante de las Minas, un punto de encuentro para todos los amantes del flamenco

 
Enlaces recomendados: Premios Cine