Agua de mi aljibe

San Isidoro, Cervantes, Japón

19.04.2016 | 04:00
San Isidoro, Cervantes, Japón

De los cuatro hijos del duque Severiano, cultos y santos de Cartagena, San Isidoro fue el más erudito y el que más cultivó las letras, siendo un escritor muy prolífico: Cientos trabajos litúrgicos, teológicos, históricos, geográficos, diálogos, enciclopedias, biografías de personas ilustres, libros de matemáticas, geometría y astronomía y hasta minuciosos y novedosos trabajos musicales, no en vano dijo que «sin la música, ninguna disciplina puede ser perfecta, puesto que nada existe sin ella». Todo un doctor de la Iglesia y un sabio para el mundo que, merecidamente, da nombre a varios colegios, institutos y bibliotecas de Cartagena y de Sevilla, donde fue arzobispo.

En el Algar, desde hace más de 40 años se encuentra un colegio que lleva su nombre: el CEIP San Isidoro, que hace honor a tan culto patrón y que todos los cursos organiza numerosas actividades culturales de gran relevancia, destacando siempre, en torno al día del libro, su tradicional Semana de las Letras, repletas de encuentros con escritores y artistas, exposiciones, bailes, juegos, teatro, charlas, cine, conciertos, etc. Cada año se dedica a un tema: unas veces los cuentos clásicos, otras la literatura y el cine, la ciencia ficción, el circo, la literatura y el mar, cuentos e historias de terror, etc.

Por muchas de estas actividades, este colegio público algareño ha sido reconocido y premiado en varias ocasiones a nivel nacional, tanto por el ministerio de Educación como por varias fundaciones y organismos, anteriormente con su directora Pilar Hernández a la cabeza y en la actualidad con la inquieta Olga Catasús y su equipo en el que destacan Isabel Rivera y César Grau,y un elenco de maestras y maestros que están acometiendo toda una revolución en las aulas e implicando a los padres en todas las actividades.

Las semanas de las letras y el día del libro se celebran en los colegios en torno a la fecha en la que se recuerda la muerte, hace cuatro siglos, de Cervantes y de Shakesperare. En esta ocasión, el tema elegido por este centro escolar ha sido 'Letras del sol naciente', en torno a la literatura y la cultura japonesa y, como siempre, si entramos en el colegio, nos trasladamos a sus lejanas tierras y no por arte de magia, sino gracias a semanas de trabajo del profesorado, de los padres y de los niños. En el patio cuelga la pancarta con el cartel de las jornadas y cuando nos adentramos por los pasillos y las aulas, vemos que todas las paredes y techos están decorados con un verdadero trabajo oriental (de chinos). Hay que ir a verlo para creerlo.

Que en el país del idioma de Cervantes se homenajee a la cultura y la literatura japonesa no es una novedad, tal vez lo es más que lo haga un colegio del campo de Cartagena que, por cierto, cuenta con alumnos que provienen de muchos países, incluido el del sol naciente. Tampoco es novedad la relación de Cervantes con Japón, o mejor dicho, de Japón con Cervantes.

Es cierto que hay pocas referencias en la obra de nuestro más grande escritor a aquellos países del extremo oriente, pero es digno de referirnos aquí la trascendencia, sobre todo, de Don Quijote, en la cultura y la tradición japonesa. Tal es así que hasta una de las más importantes cadenas de supermercados se llama 'Quijote' y que existen versiones manga de esta novela del 'Manco de Lepanto'.

En el siglo XIX, el pensador Inazo Nitobe elaboró su conocido código sobre el alma de Japón (bushido) y subrayó la figura del Quijote por su humildad y una forma de pensar muy japonesa. Desde 1968 el actor Koshiro Matsumoto ha representado en el teatro la obra El hombre de la Mancha y declaró que ello les enseñaba a los japoneses el valor «de los sueños imposibles».

Digno de destacar es el caso del académico Seiro Bantarou, que después de leer El Quijote, cambió su nombre por el de Cervantes, adaptándolo a la pronunciación de los ideogramas japoneses, y confiesa que intenta adaptar su vida a los valores del hidalgo caballero. Cervantes no gozó, en su época, del éxito, la fama y las riquezas que Lope de Vega, pero como señala el José Manuel Lucía Mejías, uno de los más grandes especialistas en su persona y obra, quizás eso le permitió ser más libre, profundo, audaz y novedoso. Por eso Cervantes, como adelantado a su tiempo, hoy está más vivo que nunca en todo el orbe. Valga el ejemplo de Japón, que hemos señalado. El primer encuentro de Japón con España fue el 15 de agosto de 1549, con la llegada a aquel país de tres misioneros españoles, entre ellos San Francisco Javier. Ya en 1632 el dominico Diego Collado escribió un diccionario japonés.

Ahora es este colegio de San Isidoro, siempre puntero, quien hace de lugar de encuentro durante unos días con dos grandes culturas: la japonesa y la española. Se ha abierto el telón con un gran escultor, Antonio Soler, que ha tallado un Buda en directo para los niños, vendrá Joaquín Paz el compositor y productor de los Caballeros del Zodiaco, vendrá Katarzyna Rogowwicz ilustradora de cuentos infantiles, el cuentista Mariano Cegarra y habrá música, cine, mercadillos del trueque literario, recitales?

La fiesta del libro continúa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Tu servicio WhatsApp


Noticias Levante-EMV WhatsApp

Suscríbete

Toda la actualidad local de la Región de Murcia en tu teléfono. Descubre en qué consiste y cómo suscribirte a este nuevo servicio gratuito de alertas informativas por WhatsApp

 

Especial

 

Carthagineses y Romanos

No te pierdas toda la información de las fiestas de Cartagena que rememoran la historia de la ciudad

Flamenco

Festival Internacional del Cante de las Minas

Festival Internacional del Cante de las Minas

Toda la información del Festival Internacional del Cante de las Minas, un punto de encuentro para todos los amantes del flamenco

 
Enlaces recomendados: Premios Cine