Carreras Populares de la Región de Murcia

Enamorados de Fuente Álamo

La madrileña Marina Damlaimcourt y el gandiense Jesús Gomar, que mantienen un largo idilio con el 'triatlón de los triatletas', repiten triunfo en una edición marcada por el calor y el viento La caravaqueña Marina Martínez brilla con un cuarto puesto

31.05.2016 | 00:38
Enamorados de Fuente Álamo
Enamorados de Fuente Álamo

Marina Damlaimcourt y Jesús Gomar están enamorados del Triatlón de Fuente Álamo. La madrileña, de 36 años de edad y olímpica en Londres 2012, y el gandiense, de 28, mantienen un largo idilio con la carrera. Ayer, en una jornada dura, se alzaron con el triunfo absoluto en la vigésimo séptima edición de una cita especial, marcada por los contratiempos que ha tenido que superar la organización para que salga adelante. Ni el aplazamiento de un mes ni el fuerte viento que tiró ayer por los suelos las vallas del recorrido han podido en 2016 con 'el triatlón de los triatletas', una prueba con un corazón tan grande como el dibujado sobre su camiseta conmemorativa.

El noviazgo de Damlaimcourt y Gomar con Fuente Álamo se mantiene pese al paso del tiempo, en el que ambos deportistas han pasado por diversas fases. La menuda madrileña apareció por primera vez por la localidad en el corazón del Campo de Cartagena en 2001 para disputar un duatlón. Desde entonces ha estado cuatro veces en el podio, los dos últimos años como campeona. Esta deportista que a punto estuvo de dejar el triatlón en 2014, cuando su marido sufrió un accidente, se ha reinventado, convirtiéndose en profesora de natación y directora de una escuela de triatlón en la Sierra de Guadarrama, donde reside, para así no tener que abandonar el deporte después de ser olímpica en Londres 2012. Ayer, en la subida al alto de La Cuesta, cuando más incómoda era la compañía de la espigada María Ortega de Miguel, una toledana que venció en las bodas de Plata de Fuente Álamo, dio un golpe de efecto a la carrera para presentarse en solitario en las calles de la localidad, donde selló el triunfo con un tiempo de 1 hora, 15 minutos y 14 segundos. La tercera plaza fue para una de las jóvenes valores de este deporte a nivel nacional, la toledana María Varo.

Quien se quedó con la miel del podio en los labios fue la caravaqueña Marina Martínez López, que acabó en el puesto más ingrato, el cuarto, aunque fue segunda sub-21 y con el dulce sabor de haber realizado una gran prueba tras superar en el último segmento a Sara Guerrero, del Triatlón Ferrol.

El triunfo de Gomar (1 hora, 2 minutos y 21 segundos) se fraguó en el sector de carrera a pie. El gandiense, que logró su cuarto éxito en cinco participaciones en Fuente Álamo, tuvo siempre la incómoda compañía de Emlio Aguayo, campeón de 2015, y del también valenciano Roberto Sánchez Mantecón, cuarto el pasado año en la Copa del Mundo júnior. Por las calles de la localidad, cuando más soplaba el viento y obligaba a los voluntarios a correr tanto como los deportistas para mantener en pie las vallas protectoras, Gomar se lanzó a tumba abierta a por el éxito: «Ha sido muy dura la prueba por el calor y el fuerte viento, pero al final he logrado imponer mi ritmo y me he quedado solo», decía el gandiense después de un esfuerzo titánico para alcanzar la línea de meta. El mejor murciano fue el aguileño Pedro Antonio López de Haro, dominador del circuito regional, quien concluyó en la octava posición.

En la prueba de grupos de edad, el cadete Ander Noaín fue el más veloz, con el murciano Sergio Baxter en la segunda plaza y Pedro Moreno, del CT Petrer, tercero. Los paratriatletas, como ya es tradicional en esta prueba, también tuvieron cabida, siendo el mejor Francisco José López Salar.

En Fuente Álamo no solo corrieron ayer los triatletas, también esa legión de voluntarios que hacen posible que todos los años salga adelante la carrera. Si la comisión organizadora tuvo que realizar un espectacular esprint cuando le denegaron los permisos para que se celebrara en su fecha inicial, el 30 de abril, y salvar así la vigésimo séptima edición, ayer tuvo que superar otro obstáculo cuando minutos antes de la entrada de los atletas en la localidad, se iban al suelo multitud de vallas. Pero gracias al tesón de esa legión de jóvenes que todos los años reúnen Ginés Bermúdez y su equipo para que ningún detalle quede al azar, de nuevo el 'triatlón de los triatletas' salió adelante con matrícula de honor, dejando a un lado todas las trabas encontradas por el camino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine