Carreras Populares de la Región de Murcia
VII Ruta de las Fortalezas

Antídotos contra las pájaras

La organización de la Ruta de las Fortalezas ha preparado diez puntos de avituallamiento para hidratarse y tomar alimento con el fin de prevenir desfallecimientos durante los 50 kilómetros - También habrá nueve puestos de socorro para atender a los accidentados

13.04.2016 | 17:45
Antídotos contra las pájaras

Los corredores más experimentados saben muy bien que un desfallecimiento en la carrera puede dar al traste con meses y meses de preparación. Por eso, los expertos recomiendan que durante las semanas previas a la disputa de una carrera de largo recorrido, como es la Ruta de las Fortalezas, el cuerpo esté bien hidratado, con un importante aporte de hidratos de carbono y que se haya cumplido a rajatabla los tiempos de descanso.

Si hemos sido consecuentes y hemos sabido mantener esas premisas, llevamos ganados muchos puntos para que nuestro organismo funcione correctamente durante las horas de caminata o de carrera.

Ahora que hemos cumplido el primer paso, el segundo es igual de importante que el anterior, puesto que nuestro organismo gastará mucha energía y se desprende de mucho líquido en las constantes subidas y bajadas de las que consta el trazado de la Ruta. Es por ello, por lo que los organizadores han dispuesto un completo dispositivo de avituallamientos para que a nadie se le escape el hecho de que hay que alimentarse e hidratarse en todo momento, aunque nuestro cuerpo a veces nos diga lo contrario.

El esfuerzo físico, sobre todo, y el calor que puede afectar sobre todo en las subidas nos pueden jugar una mala pasada, de ahí que la ingesta permanente de bebidas, principalmente agua e isotónico, debe ser fundamental.

La Armada ha decidido situar hasta diez puntos distribuidos en los 50 kilómetros de recorrido. Así, tal y como se puede observar en el gráfico de abajo, el Calvario es el primero para que los participantes puedan tomar líquido cuanto están a punto de cumplirse los seis kilómetros de la prueba. La bajada y la subida, a continuación, al Castillo de San Julián vuelve a suponer otro esfuerzo importante en estos primeros compases del recorrido. Fruta y agua antes de bajar a Cala Cortina (punto kilométrico 14,9), donde también encontraremos agua y fruta, al igual que en el Castillo de la Concepción.

Casi en la mitad del recorrido la organización ha previsto más hidratación –isotónico, agua y zumo–, además de alimento –sandwich mixto, donut y plátano–, para reponer fuerzas tras un importante desgaste calórico y afrontar la segunda parte de la Ruta en la mejor disposición posible. Además, el sol está arriba y aprieta el calor, por lo que es importante no descuidar nunca la botella de agua. Este punto estará situado en la Batería Fajardo.

A falta del Castillo Galeras, Castillo Atalaya y Cruce de Sendas, los participantes aún tienen más de 23 kilómetros por recorrer, por lo que se han establecido otros tres lugares más de aprovisionamiento: el primero situado en el estadio Cartagonova (agua, isotónico y barita de cereales); otro en el Coto Dorda (agua, isotónico, frutos secos, dulce, naranjas y plátanos) y, por último, en el acceso al Roldán, a cinco kilómetros para la meta y con el estirón final para llegar sanos y salvos (agua, isotónico, barrita de cereales y naranjas).

Además, hay situados a lo largo de los 50 kilómetros hasta nueve puestos de socorro para atender rozaduras, ampollas, caídas, desfallecimientos o golpes de calor durante la prueba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine