Blog 
Tecnospan
RSS - Blog de Jorge Alcázar

El autor

Blog Tecnospan - Jorge Alcázar

Jorge Alcázar

Equipo formado por un grupo de ingenieros cuya vocación y vacación gira en torno a la tecnología.

Sobre este blog de

Toda la actualidad tecnológica en un solo sitio: noticias, rumores, opiniones…


Archivo

  • 28
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Blablacar Cabify

    Primera victoria de Blablacar y Cabify: De sentido común

    Primera victoria de Blablacar y Cabify: De sentido común

    Los jueces de los casos abiertos de Confebus y FPT (Federación Profesional del Taxi de Madrid) hacia Blablacar y Cabify, respectivamente, han considerado desestimar la petición de cierre cautelar de estas aplicaciones. En el argumento de estas decisiones parece haber imperado el sentido común.

    Han sido contundentes los jueces en cada una de sus exposiciones. En el caso de Blablacar han confirmado los medios de comunicación que ha sido la transparencia de los datos y la explicación del sistema para generar ingresos y beneficios lo que les ha convencido, casi como si fueran inversores que asisten asombrados a un negocio con proyección de futuro.

    Es de sentido común ya que, ¿si es un sistema rentable, legal, totalmente transparente y que gusta al usuario por qué se debe frenar su avance? La respuesta a esta pregunta realmente podría influir más en la decisión final de si Blablacar es o no un sistema suficientemente normalizado como para convertirse en una alternativa nueva al sistema de transporte tradicional, igual que Cabify.

    Sin embargo, no es la única argumentación lógica con la que se defienden las dos aplicaciones. Los jueces han coincidido en analizar el tiempo de puesta en práctica de estas dos apps. En ambos casos llevan años de funcionamiento y, curiosamente, es ahora cuando los responsables de Confebus y FPT mueven ficha. ¿No tendrá nada que ver el reciente caso de Uber, empresa que por cierto no acertó al presentar un confuso sistema de negocio a los jueces? En la conclusión de esta sentencia preliminar se considera que si hubiera habido perjuicio económico (algo que los datos no demuestran), éste no va a ser mayor o diferente los siguientes meses por el hecho de que las aplicaciones sigan abiertas, mientras que si se cierran sí se afecta directamente a los intereses de las dos compañías.

    Blablacar y Cabify consiguen de esta forma un triunfo basado en el sentido común. Ciertamente cabe la posibilidad de que la evolución del negocio exija un cambio (o varios) en su funcionamiento y, desde luego, una actualización normativa respecto al uso de estos sistemas tecnológicos a todos los niveles, pero no es algo excepcional. La ley está muy lejos de los requerimientos tecnológicos y profesionales actuales, como cualquier profesional relacionado con Internet podrá haber constatado en cualquier trámite con la Administración. Sin embargo, si sigue siendo el sentido común el que impere a la hora de establecer conclusiones, estaremos circulando por el buen camino.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook