Blog 
Tecnospan
RSS - Blog de Jorge Alcázar

El autor

Blog Tecnospan - Jorge Alcázar

Jorge Alcázar

Equipo formado por un grupo de ingenieros cuya vocación y vacación gira en torno a la tecnología.

Sobre este blog de

Toda la actualidad tecnológica en un solo sitio: noticias, rumores, opiniones…


Archivo

  • 16
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crowdfunding ley Crowdfunding

    La Ley del Crowdfunding o cómo proteger una ensalada de patata

    La Ley del Crowdfunding o  cómo proteger una ensalada de patata

    El crowdfunding es actualmente un método inversionista de gran auge que ha captado la atención de múltiples agentes económicos, desde el emprendedor que busca financiación para su proyecto hasta el inversor o potencial empresario, que podía ser cualquiera.

    El problema suscitado por el crowdfunding es que si bien es divertida la extraordinaria financiación que recibió una ensalada de patatas, para la que se pedía 10 dólares, que acabó recaudando 55.000 dólares, es algo más serio el préstamo económico para cubrir gastos hipotecarios o la compra de un coche, actualmente permitidos en este tipo de plataformas.

    La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha aprobado una ley de legislación del crowdfunding, que cambia ligeramente el panorama para todos los que intervienen en este sector.

    En lo referente a las propias plataformas, se les exige un capital mínimo de 60.000 euros, así como un pago anual de 2.400 euros. Del mismo modo, también se modifica el perfil de inversor, distinguiendo entre profesionales y no profesionales, es decir, cualquier usuario.

    Los inversores no cualificados como profesionales, tienen una mayor limitación de participación en el sector del crowdfunding, de modo que sólo pueden invertir 3.000 euros en cada proyecto, sin superar los 10.000 euros anuales de inversión.

    Dado que el crowdfunding se basa principalmente en la inversión masiva de dinero, también se regula en la nueva ley los distintos proyectos, en función de su inversor final. Si son no profesionales, el proyecto no podrá superar los 2 millones de euros. En el caso de que sí vaya destinado a profesionales, se aumenta la cifra a 5 millones de euros.

    Como medida para regular los préstamos mediante estas plataformas, también se prohíbe que cualquier proyecto presente garantías hipotecarias en base a la vivienda de quien recibe el dinero.

    En suma, una ley de Crowdfunding más restrictiva que permisiva, celosamente protectora y con márgenes de permisibilidad todavía difusos. Si las plataformas se acoplan a esta normativa y todo transcurre de forma corriente, puede que el sector siga creciendo, aunque más lentamente. Sin embargo, una oposición efectiva podría dirigir la mirada de estas plataformas a países más permisivos e, incluso, prescindir de los usuarios españoles como ha sucedido con otros servicios por Internet.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook