Blog 
Tecnospan
RSS - Blog de Jorge Alcázar

El autor

Blog Tecnospan - Jorge Alcázar

Jorge Alcázar

Equipo formado por un grupo de ingenieros cuya vocación y vacación gira en torno a la tecnología.

Sobre este blog de

Toda la actualidad tecnológica en un solo sitio: noticias, rumores, opiniones…


Archivo

  • 29
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reino Unido

    ¿Invertirías en Reino Unido?

    ¿Invertirías en Reino Unido?

    Los británicos solicitan paciencia tras la aprobación del Brexit, por la que dejarán de ser miembros de la Unión Europea. Las empresas internacionales, sobre todo del ámbito de la exportación han otorgado ese periodo indefinido de espera para ver cómo evolucionan las cosas, sin embargo, no tienen tanto tiempo en realidad.

    Me pareció realmente impresionante la fatalidad con la que los analistas económicos y empresarios llegaron a considerar tras el primer día tras el Brexit aprobado, que Reino Unido tardará entre 2 y 3 décadas en recuperarse. Obviamente, las empresas exportadoras no van a esperar tanto, ni siquiera puede que esperen apenas unas semanas.

    De hecho, mientras estas empresas van gastando su paciencia, todos debemos tener en cuenta que la economía no se para, las Bolsas de todo el mundo abren cada día y la libra está en caída libre. Por mucha espera o deseo de confluencia que se tenga, esto afectará ineludiblemente a las exportaciones y los derivados gastos e ingresos de ellas.

    Además de las exportaciones, quedan en vilo todos los empleados que pertenecen a filiales exportadoras y que, por necesidad laboral y práctica, están destinados o viven en Reino Unido. Independientemente de que el contrato firmado sea el más indefinido del mundo, su futuro es actualmente uno de los más inciertos.

    La posición de todo el mundo, empleados, empresarios y estrategas empresariales es la de esperar. ¿Pero realmente qué más hay que esperar? La UE ya ha afirmado que el proceso de desvinculación será lento pero irrenunciable y ha comenzado a enumerar todos los privilegios y derechos que van a comenzar paulatinamente a ir eliminando.

    Esto a nivel comercial puede suponer un desinterés de empresas exportadoras en Reino Unido por incertidumbre y pérdida de beneficios. Como ejemplo más reciente podemos fijarnos en el petróleo. La falta de acuerdo entre miembros de la OPEP ha provocado una devaluación del barril, que por cierto está ahora aún peor tras el Brexit.

    Finalmente queda la pregunta que se hacen todas las empresas que tienen relaciones comerciales con este país, ¿invertimos o no invertimos en Reino Unido? Si yo me hiciera esa pregunta contestaría que a largo plazo no y a medio y corto lo haría con prudencia.

    Se cumple de esta forma el vaticinio de los analistas que antes del Brexit anunciaban los efectos de un triunfo de la separación. Nadie confía en Reino Unido. Nadie confiará a medio plazo en Reino Unido. Es posible que alguien confíe en ellos dentro de muchos años. Veinte o Treinta nada menos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook