Blog 
Tecnospan
RSS - Blog de Jorge Alcázar

El autor

Blog Tecnospan - Jorge Alcázar

Jorge Alcázar

Equipo formado por un grupo de ingenieros cuya vocación y vacación gira en torno a la tecnología.

Sobre este blog de

Toda la actualidad tecnológica en un solo sitio: noticias, rumores, opiniones…


Archivo

  • 17
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    drones

    ¿Drones profesionales o drones personales?

    ¿Drones profesionales o drones personales?

    Me encantan los drones. Leo con atención cualquier noticia relacionada con el sector porque en verdad me apasiona lo que se está consiguiendo. ¡Y lo estamos viviendo en primera persona!

    Sin embargo, no sólo me informo de los desarrollos tecnológicos en este sentido, sino también de la realidad que rodea a estos productos. Porque lo cierto es que están apareciendo muchos obstáculos en el camino.

    La normativa internacional y nacional sobre estos productos, el precio en ascenso de los componentes de fabricación, los sistemas de control que se hacen cada vez más complejos… Esto sólo se dirige hacia un final queridos lectores y lectoras, la profesionalización de los drones que eliminaría casi por completo la posibilidad de disfrutar de ellos de forma personal como sucede con los pequeños aviones. En el cielo sólo se sitúan los profesionales y para todos nosotros puede quedar todo en un sueño de un “pudo ser bonito” que de nuevo se nos cae a pedazos.

    Las razones están cada vez cobrando más fuerza. Las empresas de mensajería están potenciando el desarrollo de estos drones porque para ellos supone una ventaja competitiva importante. Pero este tipo de dron poco o nada tiene que ver con el típico dispositivo que ponemos en el aire para disfrutar de las vistas. Es puramente funcional y, por descontado, mucho más caro de fabricar. De hecho, no está a la venta para el usuario particular.

    Hablar de los drones militares es completamente ilógico. Su tecnología está a años luz de los drones de venta a consumidores y llevan armamento, así que nadie va a tener uno propio, salvo que en Estados Unidos la situación se recrudezca tanto que el derecho a las armas se extienda a los drones.

    Por tanto nos quedan los drones que “simplemente” vuelan y captan imágenes. Y lo cierto es que son muy limitados actualmente, así que las empresas comienzan a crear los súper drones, dispositivos de gran calidad con materiales de aerodinámica y pilotaje sorprendentes, pero cuyo precio por debajo de los 1.000 euros la unidad es simplemente un mal chiste.

    La tecnología en este sentido sigue evolucionando a costa de un precio cada vez más lejano del bolsillo del usuario. Drones de miles de euros o decenas de miles de euros están planteándose como la mejor alternativa para un mercado de calidad. Un mercado empresarial, por descontado. Cada vez los usuarios personales nos quedamos más fuera de juego.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook