Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Murcia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 25
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Di Meo y el rayo de Dios

     

    El día en que el Papa dimitió, hubo tormenta en Roma por la tarde y un rayo cayó sobre la cúpula de San Pedro. Un fotógrafo de la agencia Ansa llamado Alessandro Di Meo captó aquel instante. Todo el mundo dijo que la descarga del cielo era una señal de Dios. ¿Lo era? ¿Y si lo era, qué mensaje nos enviaba?
    Busqué algún dato sobre aquel fotógrafo  por ver si descifraba el arcano. Sé que a veces los dioses utilizan a simples mortales para enviar recados y puede que el jefe de Ratzinger estuviera hablando a través de aquel reportero.
    Encontré en la página web de Alessandro Di Meo pocos datos y ninguno que me indicase que había sido tocado por el dedo eléctrico de Yahvé. Sí había, en cambio, algunas galerías fotográficas. Una, en concreto, retrataba las consecuencias del terremoto de Los Abruzzos, en Italia. Vi el estupor de los hombres ante la ferocidad de la tierra contra ellos. Vi la foto de un cura entre escombros mirando al cielo vacio. Vi una mujer hablando al móvil, sentada y rota, ante de la imagen de un Cristo que había salido indemne al derrumbe. Allí no había ningún mensaje de Dios.
    Pero había otra galería sobre Berlusconi. Maquillado como un muñeco, con su pelo de Nancy y su elástica manera, en aquellas fotos Il Cavaliere se bañaba junto al pueblo en un jacuzzi. Parecía el nieto de sus propios nietos jugando con sus biznietas. En un primer plano, el rey del Bunga Bunga reía con toda su boca de truhán. Y allí había un diente, un único diente taladrado por la caries, podrido de raíz.
    Entonces un rayo cayó sobre mí. Ese era el mensaje que los dioses mandaban a través de un humilde fotoperiodista.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook