Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Murcia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 16
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Dell, el hombre ha vuelto

    Dell es el nombre del modelo masculino de moda. Tiene las orejas de soplillo y los dientes de conejo y aún así es el protagonista de la última campaña de la marca italiana Diesel. “Dell es feo de forma grandiosa”. Así lo ha definido Marc French, el hombre que lo descubrió para el mundo de las campañas publicitarias. French regenta desde 1969 la agencia “Ugly Models” especializada en todo tipo de rostros imposibles. Su empresa ahora vive uno de sus mejores momentos, pues los feos empiezan a protagonizar los grandes desfiles de moda masculina.  La presencia de figuras poco agraciadas en este mundo antes habitado por las más hermosas criaturas hace casi imposible de diferenciar ya la pasarela Cibeles de una rueda de prensa  del ministro de Hacienda.

    Estamos ante la “montorización” de la belleza. Negros albinos, mujeres barbudas, ancianas con más de 2.500 piercings en sus cuerpos están empezando a sustituir a esos seres celestiales que veíamos desfilar en las pasarelas como si fueran enviados de una raza superior. Para convertirse en el elegido de las grandes marcas ya no hace falta estar musculado ni tener un hoyuelo en la barbilla. También vale si tienes un hoyuelo en la frente del tamaño de un regodón. Y tampoco pasa nada por ser una persona normal. Al contrario, ahora incluso resulta de lo más recomendable. La gente corriente vende.

    Está bien. Algo bueno sacamos de esta recesión. La economía  ha perdido músculo, así que llega el momento de relajarse y sacar a pasear la lorza, para que la vea todo el mundo. Como ya no vamos a ser ricos, no hace falta convertir nuestro cuerpo en un producto de lujo. Vuelve el hombre. Es decir, vuelve el hombre a ser hombre.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook