Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Murcia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 25
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Amalia y el Espíritu Santo

     

    Ningún proceso de selección de personal alcanza la intriga y el interés planetario que tiene la elección de un Papa. Es un espectáculo inmejorable. Las entrevistas de trabajo, por ejemplo, se celebran en la Capilla Sixtina, que bien mirada parece más el local de una agrupación nudista que el lugar donde se elige al jefe de una multinacional nada proclive al destape.
    Pero de esta elección, lo mejor es que la decisión última se atribuye al Espíritu Santo, una especie de director de recursos humanos que, según la tradición, tendría forma de paloma.
    Pero yo creo que no. Yo creo que todos estos días hemos tenido delante a quien realmente decidió que Bergoglio se convirtiera en el primer papa argentino, aunque vista su austeridad sospecho que seguimos con papa alemán. Quien realmente eligió al pontífice Francisco es una argentina que hoy tiene 76 años y cuyo nombre es Amalia Damonte.
    Amalia fue casi la novia de Bergoglio, allá en el pasado limpio y lindo de la adolescencia, como dice ella. A los doce años, fue casi su novia porque le dio calabazas y eso que él no le proponía cosas malas. Eran amigos no de tocarse ni nada, dice Amalia. Bergoglio sólo quería comprarle una casita. Pero el Papá de ella se opuso y el muchachito, enojado, juró que si no había amor, él se metía a cura. No hubo amor, se metió a cura y acabó convertido en el jefe de todos los curas del mundo.
    Así que fue ella, Amalia Damonte, la que provocó, a la postre, la elección de este papa. Si le hubiera dicho que sí, el tal Bergoglio sería hoy tanguista o taxista en Buenos Aires. Conclusión: El espíritu santo también es argentino. ¿Viste?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook