Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Murcia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 11
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    20-D: Rubalcaba no quiere tuitear

    Alfredo Pérez-Rubalcaba, y perdonen que viajemos un ratito al pasado, dice no le gusta esta nueva política a golpe de tuit, que no hay caracteres suficientes para expresar la profundidad del pensamiento político que tenemos por ahí flotando, pendiente de desarrollo argumental. Tiene gracia que lo diga él, que lanzaba los tuits más afilados de la democracia española, antes siquiera de que se inventase el móvil o la aplicación del pajarito. Recuerden, por ejemplo, aquel suyo tras el 11-M –“Este país se merece un gobierno que no le mienta” (37 caracteres)- que tanto pasó de boca a oreja que aupó a Zapatero a la presidencia del Gobierno.

    Dice Rubalcaba que esos tuits no son más que frases vacías de políticos, como si esa misma frase no fuera ya otra frase vacía de político para tratar de hipnotizarnos. ¿Realmente se cree Rubalcaba lo que está diciendo? Probablemente, no. No estaría a la altura de su acerada y sibilina inteligencia. Pero quien sabe. También cabe suponer que empiece a ser víctima del paso del tiempo y, como los que ven un ocaso en un atardecer, esté empezando a creerse que todo tiempo pasado, el suyo, fue mejor. No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió, nos advierte Sabina. Porque, que yo sepa, los políticos siempre nos hablaron tuiteando. Ningún mensaje de calado excedió los 140 caracteres, hubiera Twitter o no. ¿Pero qué es eso de andar llorando por las esquinas por la pérdida de la hondura del pensamiento político patrio? Como si cada español, en todas las anteriores elecciones, se hubiera pasado la noche previa a los comicios repasando los programas de cada partido y haciendo un análisis DAFO para decantar finalmente un voto sopesado, reflexionado, documentado. Se vota con el corazón (o con otras vísceras), casi nunca con la cabeza. Filosofías, las justas.

    -Este país se merece un gobierno que no le mienta.

    -¿Mentira, señor Rubalcaba? ¿Nos está hablando de la mentira? ¿Acaso podríamos decir que ésta es el reverso de la verdad? ¿Le importa que paseemos, señor Rubalcaba y, al modo peripatético, nos lancemos a desentrañar el verdadero concepto de Verdad? ¿Le he hablado alguna vez del concepto de “núcleo irradiador” de Íñigo Errejón. Es también muy interesante y hondo. Pues mire…

    -Perdone usted, es que ahora mismo me pilla fatal. Este país se merece un gobierno que no le mienta. Usted quédese con eso y vaya votando.

    Engaños, los justos. Este es el país que nunca se lee las instrucciones de los productos que compra; y si no funcionan, patadón pa que arranquen. Este es el país donde la política y el fútbol se juegan con la misma pasión en campos embarrados de tercera división. Por eso los británicos también tienen hooligans, pero no tuvieron una guerra civil. Y en eso sí que tiene razón Rubalcaba: un debate político en televisión, de esos que nos entretienen el tiempo antes de ir a votar el 20-D, son como el clásico Madrid-Barça. Nunca nadie fue a verlo para decidir qué equipo prefería.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook