Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 03
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    REVOLUCIONES QUIMICAS DEL SIGLO XVIII

     

    Con cierta proclividad, se hace derivar a la Química de la Alquimia. No es tan fácil formular una sucesión de esta entidad. No están así, dado que la Alquimia es un sistema cosmológico……. Si es cierto que se data en el siglo XVIII la revolución de la Ciencia que se puede racionalizar en cinco fases, según apunta French en una espléndido artículo sobre las revoluciones químicas, aun cuando todo acontezca en el breve periodo de dos décadas.

     

    La primera fase comienza con el cuestionamiento de la teoría del flogisto por Lavoisier a finales de 1772. Posteriormente intentó desarrollar un nuevo esquema conceptual para explicar la combustión y la calcinación. Mientras hacía progresos, fue incapaz de completar el nuevo concepto y en el verano de 1774 llegó a la conclusión tentativa de que el “aire fijo” (dióxido de carbono) era el gas que se combinaba con los metales incrementando su peso cuando se calcinaban.

     

    La segunda fase se inicia con el trabajo de Priestley sobre el “calx de mercurio” (compuesto de mercurio), también en 1774, concretamente en agosto. Esta fase concluye con la publicación de las cartas de Priestley en la Royal Society en marzo de 1775, anunciando su nuevo descubrimiento y la publicación en abril del mismo año, por la Academia de Ciencias Francesa, de la Memoria de Lavoisier titulada “La naturaleza del principio que combina con los metales en calcinación y que incrementa su peso”.

     

    La tercera fase emerge de la segunda. Implica el refinamiento de Lavoisier de su esquema conceptual y el subsiguiente descubrimiento por Priestley  de que la atmósfera está compuesta por dos gases y que solamente uno de ellos es el que soporta la combustión. En esta fase se incluye también los experimentos de Lavoisier con óxido de mercurio para demostrar la composición de la atmósfera.

     

    La cuarta fase completa el esquema conceptual explicando la composición del agua y la naturaleza de la oxidación y la reducción. Estuvieron basadas en el importante descubrimiento de Cavendish de que el agua se producía en la combustión del “aire inflamable” (hidrógeno).

     

    La quinta fase solapa con la cuarta y se completó el establecimiento de una nueva nomenclatura química por parte del grupo de químicos franceses, incluyendo a Lavoisier, que publicó un libro usando por primera vez la terminología. Esta fase marca el crecimiento de la adhesión a la nueva teoría y el ataque y victoria final de Lavoisier sobre el flogisto.

     

    La etapa más controvertida es la segunda, pues sigue en la actualidad la discusión cobre las contribuciones de Priestley y Lavoisier a la solución del problema de la combustión Los historiadores de la Ciencia no se ponen de acuerdo sobre la independencia o influencia de uno en otro. En octubre de 1774 tuvo lugar una reunión entre ambos y muy probablemente ya se hallaba preparando la memoria sobre el aumento de peso de los metales como consecuencia de la calcinación.  Es muy probable que en ese momento Lavoisier no había llevado a cabo los experimentos con éxito. Un numero de autores piensan que lo que Priestley pudo contar a Lavoisier en su reunión fue significativo para que Lavoisier redondeara el descubrimiento. Pero no quiere decir esto que Lavoisier no fuera a llegar al mismo punto que llegó, aunque pudiera ser con alguna modificación.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook