Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 11
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    MODELOS UTILES

     

    Es usual considerar que los problemas hay que segmentarlos adecuadamente, con objeto de poder abordarlos. Delimitar los problemas no sólo es un arte, sino que requiere una habilidad poco usual para considerar e incluir en un modelo los elementos y las relaciones significativas, con objeto de que resulte útil. Probablemente se ha ido demasiado lejos en muchas ocasiones y se ha fragmentado en demasía y se ha perdido perspectiva. En todo caso, hay que aceptar que el progreso del conocimiento tiene mucho que ver con el acierto en la delimitación de los problemas, con la especialización que ha supuesto y la fragmentación a que nos ha llevado. Los químicos estudian las moléculas, los físicos las partículas, los psicólogos la consciencia… Los filósofos se ocupan de todo un poco, muchas veces con una superficialidad irritante y en casos, contados, dando esa perspectiva de la que carecen los demás.

     

    Hay que aceptar que la delimitación de un problema es el primer paso para lograr resolverlo. Las Ciencias experimentales han dado buen ejemplo de ello. Su capacidad predictiva deriva de los pocos aspectos cuantitativos que tratan. Un modelo solamente resulta útil si es más simple que la realidad a la que representa. Esto implica que los datos que contiene son menores en cantidad. Se pierde información, pero, sin duda, se gana comprensión. Así es como está progresando el conocimiento. Una de las claves ha sido la objetividad de los datos. Si el observador tiene incidencia en el resultado de sus experimentos, tenemos un problema de gravedad extrema.

     

    No siempre es posible efectuar una separación nítida de lo que se pretende estudiar. Cuando a principios del siglo XX se descubrió que el observador, por el solo hecho de medir, tiene influencia en lo que mide, se destapó un drama del que todavía no nos hemos repuesto. Hay que tomar en consideración al observador, pese a los enormes problemas de carácter técnico, matemático y también filosófico, que conlleva. Tanto en la teoría Cuántica como en la Relatividad, quién mide y cómo lo hace tiene tanta importancia como lo que se está midiendo.

     

    Los psicólogos se ocupan de la consciencia, dejando para la neurología el estudio del cerebro y ocupándose de la interacción entre estados mentales. Para las Ciencias Experimentales, la consciencia ha venido siendo un reducto aparte, sobre el que “mejor no entrar”. Pero ahora, con la demostración de la incidencia del observador en lo observado, la consciencia tiene que tenerse en cuenta, con lo que supone de ataque frontal a la objetividad en la que pretenderían mantenerse las Ciencias Experimentales. Nos enfrenta a un dilema de dimensiones capitales: ¿es la consciencia lo único real? ¿pudiera ser la consciencia una ilusión, creada fuera de nosotros, por el mundo? La filosofía no salió indemne del vuelco conceptual que supusieron las teorías desarrolladas en el siglo XX: Cuántica y Relatividad. Las consideraciones que se aplican al mundo microscópico no dejan indemne a la consciencia y el libre albedrío. Entre la teoría Cuántica y el modelo estándar, desarrollado a partir de la Teoría de la Relatividad, se da cuenta de, prácticamente, todas las experiencias cotidianas. El éxito en la predicción de los fenómenos microscópicos ha impulsado, todavía más, la creencia de que la interacción entre partículas elementales es capaz de explicar el mismísimo Universo. Ciertamente, hay que decir que hasta el presente, no nos hemos encontrado con ningún caso en el que no se cumplen las leyes establecidas, sin excepción. La cuestión es que, si estas teorías reduccionistas interpretan que las personas somos una colección de moléculas y átomos, podríamos pensar que nos comportamos de forma mecánica, con lo que todos son interrogantes sobre el significado de la libertad, la consciencia, de donde viene, etc. Por otro lado, no hay explicación alternativa a la que da la Ciencia. Si la consciencia no se genera a partir de la interacción entre partículas ¿Cómo se origina? No se trata de reclamar conjeturas, sino teorías razonables. Nadie parece saberlo. Debemos ahondar en ello. Lo haremos. Poco a poco nos enfrascamos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook