Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 21
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    MITO, TRADICIÓN Y LEYENDA EN NAVIDAD

    Es Navidad, nos sumergimos en un tiempo donde mito, tradición y leyenda se viven con intensidad. A la luz de los conocimientos actuales, los matices son abundantes. Solamente los evangelios de San Mateo y San Lucas citan la Navidad y difieren. Nadie propone fecha concreta. El nacimiento de Jesús se sitúa en la época de César Augusto, que ordenó un censo entre 6 y 8 a.C. Según el evangelio de Lucas, José, de la familia de David, se desplazó de Nazaret (Galilea) a Belén (Judea), para inscribirse, con María, que estaba embarazada. Coincide con Herodes, que falleció el 4 a.C. Fue quién envió a los Magos para que le avisaran de la presencia de Jesús para ir a adorarle, según relata Mateo. Los Magos, conociendo la intención de Herodes, no volvieron y esto provocó que, ordenara matar en Belén a todos los niños menores de 2 años, (Jesús tendría dos años por entonces). Si ocurrió poco antes de la muerte de Herodes, Jesús debió nacer entre  7 y 6 a.C. En 2008  arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén, descubrieron, datado en el siglo 1 a.C.,  muchos cadáveres de niños de edad inferior a 2 años. Hay serias dudas, de que el nacimiento aconteciera el 25 de diciembre, dado que Lucas narra que había pastores cuidando ovejas recién nacidas durante la noche, cosa que ocurre en primavera. El 25 de diciembre los romanos celebraban la festividad de las Saturnales. Así, para evitar ser perseguidos,  los cristianos eligieron esta fecha para celebrar el nacimiento de Jesús. Fue Constantino en el siglo IV, al adoptar el cristianismo, quién lo instituyó oficialmente. Además de estas circunstancias, la cronología que seguimos es la propuesta por monje Dionisio el Exiguo en 523 d.C. que introdujo la referencia a.C. y d.C. Pero contiene varios errores: sitúa el año 1 d.C. tras el 1 a.C., sin pasar por el año cero (hay que descontar un año). Otro error es que al aceptar la afirmación de Clemente de Alejandría de que el nacimiento de Jesús ocurrió el año 28 del reinado del emperador César Augusto, como en los cuatro primeros años de mandato su nombre era Octaviano, hasta que el Senado le otorgó el de Augusto, hay un desfase, nunca corregido de cuatro años. Considerando todo esto, el nacimiento pudo producirse en primavera y entre los años 7 y 2 a.C.

    El portal de Belén tiene menos misterio, pues el Papa anterior, Joseph Ratzinger en su último libro, La infancia de Jesús, publicado en 2012, mantiene el nacimiento de Jesús, pero hace desaparecer en el capítulo tercero, la iconografía del portal, afirmando que no hubo ni mula ni buey y que la estrella, probablemente, fue una supernova. Atribuye a la tradición, la literatura vertida con el cuadro del pesebre.

    Por su parte, la estrella que guió a los Reyes Magos no recibe mucha ayuda de la Biblia, al no concretar fecha alguna. Hay cuatro posibilidades: a) un meteorito. Poco probable, duran segundos cuando entran en la atmósfera terrestre (brilló varias semanas), b) un cometa. Si fuera el Halley que se aproxima cada 76 años fue visible en Judea entre agosto y septiembre del año 11 d.C. No hay coincidencia. Pudo ser otro cometa que todavía no ha regresado. Habrá que esperar c) Muerte de una estrella: nova o supernova. En el primer caso, es una explosión termonuclear, liberando hidrógeno y el brillo, dura semanas. Ocurre cada veinte años, la última en 1975. Si fuera una supernova, la explosión se ve, incluso de día y puede durar meses. Se han referido varias desde el siglo XI, pero no en aquella época. En textos chinos se refiere una posible nova, poco espectacular, en primavera del año 5 d.C. d) Lo más probable es una conjunción planetaria, con brillo espectacular. Los astrónomos sitúan una en el año 6 a.C. con Marte, Júpiter y Saturno (en Piscis); otra entre mayo y diciembre del año 7 a.C. con Júpiter y Saturno, brillando unos 8 meses, (suficiente para recorrer mil kilómetros entre Babilonia de Judea). Otra conjunción se produjo en Leo, en agosto del año 3 a.C., con Venus y Júpiter, durando diez meses. Sí el encuentro Reyes Magos y Herodes aconteció en primavera del año 2 a.C., encajan las fechas. Es difícil asegurar nada, salvo que coinciden en el tiempo con los relatos bíblicos. ¿Leyenda?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook