Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 21
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    LAS LEYES DEL COSMOS

    Desde siempre, la Historia de la Humanidad, ha sido una constante búsqueda de constancias, repeticiones, procesos cíclicos. El día y la noche, repitiendo hasta la saciedad el ciclo en el escenario de la existencia, debió ser la primera regularidad observada. Sin conocer las razones, siempre acontecía lo mismo: uno sucedía a la otra, o viceversa. Cuando Pitágoras pasaba por la puerta de un herrero advirtió que el golpeteo del martillo contra una pieza metálica situada sobre el yunque, emitía un sonido que tenía que ver con la longitud de la barra metálica. Dedujo que había una relación entre frecuencia del sonido y la longitud de la pieza que la producía: existía una ley de la Naturaleza y estudiando, observando, se podían descubrir las leyes que la regían. Desde entonces, toda la Humanidad se ha aplicado en desentrañarlas. Ciertamente, la Naturaleza se muestra muy celosa de su patrimonio. Cada pregunta que la Humanidad se ha formulado y ha logrado respuesta, ha abierto cientos de otras preguntas nuevas que, parecen indicar, que si hay fin en los interrogantes, estamos muy lejos de alcanzarlo algún día. Esa perplejidad, ese asombro, que nos producen las preguntas, es justamente lo que nos ha impulsado como Humanidad al progreso que la Ciencia ha traído de la mano. Como diría Newton, estamos ante un infinito océano desconocido. Esa es la sensación de los que se asoman al balcón del conocimiento. De aquí deriva la humildad con la que hay que enfrentarse a la investigación. Al final, todos los descubrimientos tienen una componente de “algo inesperado”, por lo que el talento nunca puede justificar la arrogancia.


    Ese suponer que las leyes de la Naturaleza son inamovibles, que están ahí, que lo que se trata es de conocerlas, para poder “dominarlas”, llega a integrarse en todas las personas de una forma tan íntima que, no reparamos en su existencia. El que las leyes no fueran las mismas bien en todas las partes del Universo, bien que cambiaran con el tiempo, supondrían un desconcierto fenomenal. La cuestión es que las leyes de la Física podrían no ser las mismas en cualquier parte del Universo. Un estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Cambridge y de Nueva Gales del Sur (Australia), tras medir  en 300 galaxias y empleando los datos de las observaciones realizadas desde el telescopio Keck, situado en Hawai, como el “Very Large Telescope” situado en Chile, concluye que la constante de estructura fina, alpha, que caracteriza la interacción electromagnética, que es la interacción entre partículas con carga eléctrica, no es la misma que la medida en la Tierra y que, cambia según un eje preferencial a través del Universo indicando que en una parte del Universo es mayor y que en el sentido contrario es menor. Las constantes fundamentales son centrales en las teorías físicas. Si varían, hay que revisar la Física y sus leyes.

     

    Las implicaciones son extraordinarias, porque afectan a la comprensión que hemos logrado de la Naturaleza. Para empezar, si los valores cambian de un punto a otro del Universo, estamos diciendo que las leyes Físicas tienen carácter local, dado que su validez está restringida a zonas concretas. Pero las condiciones para que haya vida, son sensibles a los valores de las constantes fundamentales. En la parte del Universo que os humanos, podemos observar, se han dado las condiciones que han favorecido la aparición de la vida y de los seres humanos. Pero en otras zonas del Cosmos, podrían existir leyes diferentes que, no necesariamente, han sido favorables para la aparición de la vida, incluso que pudiera haber otras formas de ésta. Las leyes que podrían regirla pudieran ser distintas. Además, hay indicios para suponer que el valor de esta constante fue menor en otro tiempo, porque la constante alfa de la luz emitida por los cuásares hace unos 12 mil millones de años (poco después de formarse la Tierra) no es la misma que la registrada en los laboratorios terrestres. Probablemente, este es el desafío más grande de la ciencia moderna: ¿las leyes de la Física son o no las mismas en todas las partes del Cosmos?  y ¿han sido las mismas a lo largo de su historia?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook