Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 03
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    ENLACE NEURONAL

     

     

    Partiendo de la base de que la consciencia está conectada con las neuronas, por cuanto son éstas las unidades neurofisiológicas básicas, parece natural que la consciencia requiera una actividad concreta de las neuronas.  ¿Cuáles pueden ser las características del comportamiento de las neuronas implicadas en la consciencia? Todo depende de qué partes del córtex estén implicadas. Crick y Koch proponen un único mecanismo básico que subyace en todas las neuronas. Es decir, la consciencia se corresponde con un tipo de actividad de un conjunto de neuronas que forman parte de uno mucho mayor. Precisamos conocer en qué parte del cerebro están, de que tipo son, si tienen algo especial, qué tipo de conexiones, si es que hay algo especial en ellas y cuál es el mecanismo de disparo, si también lo logran de alguna forma especial.

     

    Como la consciencia, es fácil suponer, implica atención, debemos escudriñar los mecanismos que utiliza el cerebro para prestar atención a un objeto visual más que a otro. Probablemente, la consciencia implica algún tipo de memoria a corto plazo. Ello conllevaría que deberíamos prestar atención a cómo se comportan las neuronas en ese tipo de almacenamiento y el uso que hacen de ese tipo de memoria. Pero, también es cierto, que podemos prestar atención a varios objetos a la vez y esto también debemos intentar explicarlo. Somos capaces de ver un elevado número de objetos diferentes. Sería poco razonable suponer que hay una neurona asignada a cada uno de ellos. La representación de tantos objetos debe consignar: profundidad, movimiento, color, orientación y localización espacial. Esto nos indica que es más razonable suponer que un objeto implica el disparo de un conjunto de neuronas. Esto podría requerir proximidad entre estas neuronas, incluso interacción entre ellas, como si se tratara de una red neuronal simple. La contrapartida de esto es que podrían haber limitaciones al tratamiento de los objetos y que tuviera que ser uno a uno. En todo caso, un objeto como tiene características diferenciales, tendría que ser procesado por áreas visuales distintas. De aquí deriva un problema sobre cómo se activan temporalmente como una unidad. Es el denominado “problema de enlace”. Por si fuera poco, un objeto que se ve, normalmente, se oye o se huele o se siente, es decir, que este enlace al que nos referimos tiene que darse con muchas otras áreas, que actúan de forma parecida. Es posible que el cerebro tenga algún truco para soslayar esta dificultad de las conexiones que deben establecerse coherentemente. Hay que establecer una etiqueta enlazando neuronas afectadas en la percepción de una cara, pongamos por caso.

    Hay varios tipos de enlace. No cabe duda de que nuestros genes, que recogen, también, la experiencia de nuestros ancestros, deben condicionar el comportamiento inicial de nuestras neuronas. Reconocer una línea recta como sucesión de puntos, puede ser un enlace genético. Pero reconocer objetos familiares se puede adquirir a través de experiencias repetidas, o sea, aprendiendo, como puede ocurrir con las letras del alfabeto. Esto quiere decir que el aprendizaje consiste en estar fuertemente interconectadas. La zona cortical está llena de conexiones, aunque se califican de débiles, es decir, que aprender una cosa bien, requiere que el cerebro debe estar ya conectado aproximadamente de la forma apropiada. Por esta vía podemos entender que estos tipos de enlace, relativamente permanentes, producirán neuronas que representan muchos objetos, pero no hay suficientes para los objetos concebibles que existen: cada lengua consta de un numero de palabras, pero las frases que se pueden formar son prácticamente infinitas.

     

    Otro tipo de enlace ni es genético ni se forma con el aprendizaje. Se trata del que se establece cuando el objeto tiene características que nos parecen nuevas, cuando es desconocido. Es muy improbable que estén las neuronas conectadas y el enlace se debe construir rápidamente y, por su naturaleza, debe ser transitorio y capaz de establecer enlaces en una infinidad de combinaciones posibles. Si se repite la situación, puede devenir en el segundo tipo de enlace. Puede parecer que somos conscientes de más de un objeto a la vez, pero puede ocurrir que solamente atendamos a uno y que podamos recordar algunos de ellos. Es más seguro formular la hipótesis de que el cerebro maneja un solo objeto cada vez.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook