Blog 
SEMICIRCULO
RSS - Blog de Alberto Requena Rodríguez

Archivo

  • 03
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología Murcia

    AGUA VIRTUAL

     

    La luz nos permite desenvolvernos en la complejidad de la Naturaleza. Interactúa con nuestro sistema de visión y nos permite percibir sensaciones y evocar escenarios en armonía. ¿Quién no se ha maravillado alguna vez al contemplar el azul del cielo, los tonos rojos de un atardecer o la belleza sin par de un arco iris?

     

    No es fácil imaginar ¿cómo sería un mundo sin colores?, pero también cabe preguntarse ¿de qué está hecho un arco iris?, ¿por qué tiene colores? e incluso ¿por qué es circular? Una de las primeras personas en dar respuesta a estos interrogantes fue Newton. En 1666 hizo pasar, en su habitación, un rayo de luz blanca del sol, por una rendija (hueco) de una ventana y ya dentro de la habitación hizo pasar el rayo de luz a través de un trozo de vidrio con forma de prisma. Observó que a la salida del prisma el haz era más ancho y contenía todos los colores, con una distribución similar a la que se observa en el arco iris. Hoy, a esta banda multicolor se le denomina espectro. Nuestros ojos distinguen siete colores y Newton observó que siempre aparecían en el mismo orden: primero rojo, luego naranja, amarillo, verde, azul, índigo (azul marino) y violeta. Lo primero que hizo Newton fue comprobar que los haces de luz de los distintos colores no se descomponían, a su vez en otros. Para ello seleccionó un color y lo hizo incidir sobre un segundo prisma y vio que no se descomponía de nuevo. Con ello concluyó que la luz blanca estaba compuesta de luces de todos los colores y que cuando se separaban los componentes (proceso denominado dispersión cromática de luz) se debía a que cada componente se desviaba o refractaba un ángulo diferente cuando pasaba a través de un prisma. Por contra, si todos los colores que se producían a la salida del prisma eran componentes de la luz blanca, si se combinaban de nuevo se obtendría otra vez la luz blanca original. Para ello puso un prisma tras el primero y la banda de colores volvió a generar la luz blanca.

     

    Para explicarlo hay que analizar qué le pasa a un rayo de luz cuando pasa de un medio, por ejemplo el aire, a otro distinto, como el vidrio. Sufre una desviación en su trayectoria, que se denomina refracción, cambia su velocidad. En el prisma, tanto a la entrada como a la salida, se da la refracción, debido al cambio de medio. La refracción se entiende bien si situamos una moneda pequeña en el fondo de una taza opaca, cuando mirando con un cierto ángulo, podemos ver la moneda. Ahora, nos retiramos poco a poco, hasta que solamente veamos el borde de aquélla. De esta forma, la luz que proviene del borde de la moneda incide directamente en nuestros ojos. Si pedimos a alguien que agregue poco a poco agua a la taza, comprobaremos que la moneda comienza a verse completa. ¿Cómo se explica? Con el agua, el rayo que va desde el borde de la moneda hacia el ojo pasa del agua al aire y, por tanto, se refracta y produce la ilusión de que la luz viene de más arriba de donde lo hace realmente. La vemos más cercana. También explica el cambio de forma de los objetos en el agua (un lápiz, parece romperse) y que para pescar con un arpón una pieza, desde fuera del agua, tendremos que lanzarlo corrigiendo el efecto de la refracción. En el desierto o en una carretera caliente (o fría, la imagen sería inversa), parece que hay agua, que desaparece cuando nos acercamos. En pleno día, el aire más cercano al suelo se calienta más que el más alejado. Esta diferencia de temperaturas hace que la luz se refracte de forma diferente a cada altura (distinta densidad).Se produce la refracción total y la superficie se comporta como un espejo que refleja el entorno. La luz que viaja desde un objeto lejano se descompone en varias trayectorias antes de alcanzar al observador. Lo que aparentemente se ve como un lago, es el cielo cuya imagen virtual se ve sobre el piso. Solo espejismo. Agua virtual.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook