Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 24
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    Valcárcel y el champán

    Desde que el expresidente regional anda por Estrasburgo de europarlamentario, sus metáforas se han vuelto más refinadas. Si la política de Zapatero era la imagen de una autovía que acababa en un bancal, el auge electoral de Podemos se queda ahora en un sorbito de champán. "Podemos es como una copa de champán -vino a decir-, cuando la llenas, se ve una efervescencia pero poco a poco se queda a la mitad". Eso es lo que pasará con esta formación, augura él, cuando lleguen las elecciones.

    Puede que no le falte razón y que así sea. Pero estas dotes adivinatorias bien nos habría gustado a los murcianos que las hubiera utilizado para diseñar su política en los casi veinte años que estuvo al frente del gobierno regional. Porque casi todas las “botellas de champán” que descorchó a lo largo de sus mandatos han quedado en eso, en espuma, en pompas, en burbujas o burbujitas, en nada.

     Empezando por el culebrón del aeropuerto de Corvera, convertido en una tomadura de pelo en toda regla. Lleva dos años terminado y aún no se sabe cuándo abrirá ni cómo abrirá. Para ser precisos, ni siquiera si abrirá. Durante meses nos han estado entreteniendo con el préstamo participativo de 182 millones cuando de antemano se sabía que Europa no le daría su visto bueno. Y ahora, vuelta a empezar. Mientras tanto, un día tras otro, aquí seguimos pagando decenas de miles de euros en intereses. Y eso que se nos prometió que no costaría un euro. Mal arreglo tiene el asunto. Tanto más cuanto que junto al de Corvera, casi tocándolo, hay otro aeropuerto subvencionado y remozado no hace tanto, el de San Javier, que funciona a medio gas por falta de demanda y cuyos trabajadores se han desplazado a Bruselas a defender su puesto de trabajo.

     Si dejamos la aviación y cogemos el ferrocarril, tendremos más de lo mismo. Un acuerdo firmado en 2006, cuando gobernaba el PSOE, exigiendo la llegada del AVE a Murcia bajo tierra, que se ha volatilizado con el PP. O qué decir de aquella campaña propagandística del “Agua para todos”, con la que Valcárcel ganó elecciones tras elecciones. En qué ha quedado sino en un río de espuma que nunca se convertirá en trasvase del Ebro, o ni siquiera, como parece, en Plan Hidrológico. ¿A qué espera el PP para reactivar esta reivindicación en la “que le va la vida a la región”? ¿A perder las elecciones? Porque volverán a sacar las pancartas cuando pasen a la oposición, que a nadie le quede ninguna duda. Si ha habido una madre de todas las mentiras, esa ha sido la del “agua para todos”, que sin ser champán ya sabemos en qué ha quedado.

     El descorche de la Paramount tampoco ha pasado de gaseoso a líquido. Aquel proyecto estrella de parque temático en Alhama –otro gancho electoral- fue presentado, además, sin ningún rubor en plena crisis económica, lo que tiene más delito. Y qué decir de aquellos macroproyectos urbanísticos que nos iban a convertir en la California de Europa. Con cientos de miles de viviendas y decenas de campos de golf para jubilados de oro. Bien poco queda de todo aquello, señor Valcárcel, si no es especulación, recalificaciones millonarias, deudas colosales y políticos imputados, algunos de ellos ocupando incluso consejerías y delegaciones de gobierno.

     Recordando a Boris Vian, esta es “la espuma de los días” que tuvimos durante gran parte de su mandato. Y esta es la herencia que nos ha dejado. La metáfora de la copa de champán aplicada a Podemos puede que esté bien, pero es poco castiza. De hecho, evoca a la casta, de la que, según Iglesias, usted debe de formar parte. Mejor nos quedamos con el gran Jorge Manrique, que en el siglo XV hubiera definido su paso por la política regional como “verduras de las eras”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook