Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 26
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD

    Sobresueldos en tiempos de sudor y lágrimas

    Les ha faltado tiempo a los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma para sentenciar que el sobresueldo de 18.000 euros que cobra del PP Valcárcel es legal. Bueno, ¿y qué? ¿Alguien había dicho que no lo fuera? Lo que sí ha dicho mucha gente es que es de dudosa moralidad. Que es algo bien distinto. Una cosa es que, además de los 83.000 euros que cobra por ser presidente, perciba legalmente casi veinte mil euros de su partido en gastos de representación, y otra cosa es que en estos tiempos de crisis la percepción de este sobresueldo tenga una justificación ética. Y por recurrir al tópico, estética.

    Hemos visto y oído infinidad de veces en los últimos años a Valcárcel pedir sudor y lágrimas a los murcianos para salir de la crisis. Se nos ha pedido insistentemente que arrimemos el hombro, que trabajemos más y ganemos menos. Hemos oído hasta la saciedad que sólo con el esfuerzo y el sacrificio de todos saldremos adelante, o que los “ajustes” son necesarios para enderezar nuestra maltrecha economía. Los gobiernos centrales y autonómicos han recortado varias veces, en los últimos años, los sueldos de los empleados públicos. Se eliminaron las pagas extras en el ejercicio pasado y acaban de reducir a la mitad las próximas de diciembre y junio. Cientos, miles, de interinos se han quedado sin trabajo en educación y sanidad por los recortes presupuestarios. La supresión de ayudas ya concedidas a personas dependientes adquiere proporciones obscenas. Eso y mucho más está ocurriendo en el sector público. En la empresa privada, no hay trabajador que no haya sufrido mermas en su salario, a veces de forma brutal, y casi siempre de forma callada. Esto es lo que hay. Y mientras tanto, mientras que la inmensa mayoría de los murcianos ve cómo disminuye o se desmorona su poder adquisitivo y sus condiciones de vida, Valcárcel sigue cobrando un sobresueldo que triplica el salario mínimo o quintuplica los 400 euros de ayuda social destinada a quienes han agotado sus prestaciones por desempleo. ¿Para gastos de representación? Pero, ¿es que no van incluidos estos gastos en el sueldo que recibe como presidente?

    Podrá decirse que el PP como institución privada puede hacer lo que le venga en gana con sus militantes y con su dinero. Si no fuera porque la mayor parte de los ingresos que obtiene este partido proviene de las arcas del Estado. En cualquier caso, admitamos que así sea. Ya hemos dicho que no estamos ante un problema de legalidad, sino de moralidad. ¿Es moral que la cúpula del PP se haya repartido más de 22 millones de euros en sobresueldos en los últimos años? Esto, que se sepa. ¿O que sea el mismísimo Rajoy el que encabece la lista con más de un millón y medio de euros?

    Acabamos de conocer que la región gastó hasta abril 188 millones por encima de sus ingresos. Sabemos desde hace tiempo que es una de las más endeudadas de España. Y que a diferencia de su correligionario de Extremadura, que anuncia que va a bajar los impuestos, Valcárcel castiga a la región con un nuevo “reajuste” de 200 millones de euros, que ya se sabe en quienes recaerá.                           

    Nadie cuestiona que el sobresueldo del presidente de la comunidad pueda estar dentro de la más estricta legalidad. Deberían preguntarse, sin embargo, quienes se llenan la boca con educar en valores y no paran de darse golpes de pecho, si también está dentro de la más estricta moralidad.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook