Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 19
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    “Pollos sin cabeza"

    Se le veía suelto a Garre el otro día en su comparecencia ante la comisión de investigación de la desaladora de Escombreras. El partido no le dio la oportunidad, “como a Rita Barberá”, de estar en el Senado, y eso lo hace libre. El Senado, ya se sabe, es para los políticos salientes como el río Leteo para los antiguos griegos. Beber de sus aguas provocaba un olvido completo. Allí es donde se sumerge a los que se quiere reencarnar para que no recuerden sus vidas pasadas.

    Alejado de la Cámara alta por expreso deseo de Valcárcel, Garre conserva la memoria vivay la lengua mordaz. Habló ante la comisión de “mal negocio”, de “palmeros que andan como pollos sin cabeza”, a los que se les “va la olla” porque no les llega el oxígeno al cerebro, y de “aduladores” que en los próximos días van a “pedir cabezas”.

    Que la desaladora de Escombreras ha sido una actuación ruinosa no admite discusión. Por mucho que Valcárcel saque su voz engolada de los días inciertos para leer las notas redactadas con su abogado, a pocos podrá convencer a estas alturas de que unas instalaciones que no iban a costar un euro a los murcianos están costando a las arcas públicas 15 millones de euros al año, y lo que te rondaré morena. Y no queda ahí la cosa. El fiscal aprecia además en este proyecto indicios de malversación, falsedad documental, fraude de subvenciones y delito societario.

    Que se diga que en los próximos días van a caer cabezas tampoco es nada nuevo. Es la crónica de una imputación anunciada. Claro que no es lo mismo que lo diga el tendero de la esquina que lo rubrique quien todavía es presidente del Comité de Derechos y Garantías de Murcia del PP. La imputación, o como se diga ahora, de Pedro Antonio Sánchez, presidente de la Comunidad, está al caer, y los problemas judiciales de Valcárcel, presidente del PP, no han hecho más que empezar. Si echamos cuentas, es posible que Garre hasta se dé el gusto de ver que quien lo defenestró dura menos en la presidencia que lo que él duró. Que fue bien poco, por cierto. Y sobre todo, de constatar que el PP regional empieza a lamentar seriamente no haber optado por él.

    Hubiera sido lo más lógico, tal como estaban las cosas. Pero Valcárcel tenía un plan y quería llevarlo hasta sus últimas consecuencias. Una operación de alto riesgo que empezó en la primavera de 2015 cuando, acosado por la crisis y la corrupción, decidió dejar la presidencia de la Comunidad para asegurarse un puesto dorado de eurodiputado, con blindaje incluido; y apostó por un sucesor imputado.

    Lo que vino después lo conocemos y lo padecemos. La política murciana, tanto la institucional como la del PP, entró en una esquizofrenia de resultados imprevisibles. Garre se negó a ser el títere de Valcárcel mientras se le despejaba el camino a PAS, condicionando para ello la agenda política regional y forzando hasta el límite los tiempos políticos y judiciales, y pagó con el desprecio y el ostracismo su atrevimiento.

    La política tiene razones que hasta la razón desconoce, podríamos decir, parafraseando a Pascal. Y Valcárcel está siendo víctima de un instinto político de supervivencia endiablado. Su mano de hierro, su vocación de Gran Hermano, sus intereses personales, están pasando una factura demasiado grande a su partido y a la región.

    A Garre se le vio suelto el otro día. Como empieza a verse la Asamblea Regional desde que el PP ha perdido la mayoría absoluta. Ahora está tentado por encabezar un partido regionalista, quizá para buscar una segunda oportunidad. Mejor dejar un partido infestado por la corrupción.

    Lo último, lo de Los Alcázares. A este paso, el PP murciano va a acabar por echarle la pata al valenciano y al madrileño en materia de corrupción, despilfarro y mala gestión. Y no sólo sus “palmeros” van a terminar como “pollos sin cabeza”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook