Blog 
Raíces y alas
RSS - Blog de ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

El autor

Blog Raíces y alas - ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

ANTONIO BALSALOBRE MARTÍNEZ

Miembro del Colectivo de Estudios Locales Trascieza, perteneciente al Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, colabora activamente en las publicaciones que edita esta asociación. Participa, además, en el periódico digital LAtalaya. "Columnista de la La Opinión de Murcia”.

Sobre este blog de Murcia

Este blog se ocupa principalmente de temas de actualidad. Sin embargo, haciendo buena la máxima de que nada humano nos es ajeno, hablaremos un poco de todo: de lo humano, de lo divino, de nuestro entorno más cercano, de tierras lejanas, de hechos que se pierden en el tiempo, de nosotros, de los demá...


Archivo

  • 10
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    “Pídeme lo que quieras y te lo daré"

    La historia es bien conocida. Salomé baila para Herodes ante sus invitados. Para complacerla y poder repetir el baile Herodes le dice: Pídeme lo que quieras y te lo daré. Asesorada por Herodías, Salomé le pide la cabeza de Juan el Bautista. Aun no queriendo castigar a Juan, Herodes se ve obligado a cumplir la orden. La cabeza le es entregada en una bandeja.

    La cabeza de Bascuñana, como la del Bautista, será entregada en bandeja el próximo viernes en el consejo de Ministros. Es la condición que pone Sánchez de Ciudadanos para bailar con Sánchez del PP. En Murcia, ya se sabe, entre Sánchez anda el baile. Pedro Antonio, compuesto y sin novia, ya no puede bailar solo, como ha bailado su mentor Valcárcel durante casi veinte años. Necesita pareja para la investidura. Y esa pareja no puede ser otra que Miguel, de Ciudadanos.

    Una vez entregada la primera cabeza, Sánchez tendrá que pedir muchas otras. Será el pretexto de Ciudadanos para justificar un pacto que no todos sus votantes van a entender. Al fin y al cabo, para que siga gobernando el Partido Popular no hacían falta estas alforjas (y las últimas encuestas, en las que el partido de Rivera pierde apoyos, ya empiezan a apuntarlo). La concesión de cabezas será el peaje que tendrá que saldar el PP para evitar que la otra alternativa –la de PSOE, Podemos y Ciudadanos- se pueda articular. Y quién sabe si una de las cabezas que se acabe pidiendo no va a ser la del propio Pedro Antonio Sánchez, futuro presidente de la Comunidad Autónoma. El asunto del Auditorio de Puerto Lumbreras pinta mal. Muy mal. De hecho, existe un convencimiento casi generalizado de que, a pesar de la maniobra distractora de enviar a un juzgado de Lorca esta causa, más pronto que tarde terminará imputado y entonces vendrá lo inevitable.

    De momento, el PP tiene que ceder a las pretensiones de Ciudadanos. Esa es la lógica parlamentaria. Falta por saber hasta dónde están dispuestos a llegar en sus exigencias los partidarios de Rivera. Si hasta ahora no ha caído Bascuñana es porque el PP está apurando los plazos de la negociación para tener a última hora una cabeza que ofrecerle en bandeja. El escollo está ahora en Cámara, sin cargo en las instituciones pero sí en el partido. Un buen trofeo para Ciudadanos y una concesión no imposible para el PP. Sólo la petición de la cabeza de Valcárcel, técnicamente imputado, aunque no formalmente todavía, podría dar al traste con cualquier acuerdo. Y eso, visto lo visto, no se va a dar de momento.

    En cualquier caso, que lleve cuidado Ciudadanos con conformarse solamente con el sacrificio de peones de segunda fila, por muy delegado del gobierno que alguno de ellos sea. Pocos entenderían que a un partido minado por la corrupción, como es el PP murciano, se le exigiera tan endeble contrapartida.

    Lo cierto es que se le ve incómodo al PP en todo este proceso de negociación. Lo ha reconocido el propio Víctor Martínez. "En la Región de Murcia no estamos acostumbrados a negociar”. No hace falta que lo jure. Ya se ha visto cómo han tratado a los vecinos de la plataforma contra el AVE sin soterramiento, y cómo se las han gastado durante veinte años con el rodillo parlamentario de sus mayorías absolutas en la Asamblea regional.

    Esa incomodidad en la negociación de una partido acostumbrado al ordeno y mando y a considerar la región su cortijo adquiere, a veces, formas un tanto pintorescas y contradictorias. Unos días se muestran “dispuestos a todo”, incluso a “sobrepasar las exigencias” que les plantean; y otros amenazan con convocar elecciones anticipadas si no hay acuerdo. En qué quedamos?

    Los electores han emitido su veredicto en las urnas: antes pactos entre partidos que mayorías absolutas. Y a eso habrá que atenerse. Pero los pactos piden negociaciones serias sobre programas, sobre proyectos para erradicar la corrupción, para acabar con la pobreza, el paro y la injusticias sociales, para hacer más justo el sistema electoral, para potenciar la participación ciudadana…. Dejémonos de chalaneos y trueques del tipo: “estamos dispuestos a todo”, que tan mal suenan. Ese “pídeme lo que quieras que te lo daré” debería ser sustituido en el PP por “no tengo en mis listas ningún imputado, no hay corrupción ni corruptos en mi partido y vamos a negociar de tú a tú”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook